Alcaldes en la lista

Compartir:

“Alcalde tu amigo, tu vecino”, decía parte del slogan de una antigua campaña en plenas elecciones municipales en Nicaragua. Recogía esa idea de que las autoridades municipales son las personas que conocen mejor la vida local, porque comparten un espacio territorial en el que nacieron y crecieron. De ahí la importancia de lo que contempla la tantas veces violentada Ley No.40, Ley de Municipios. “El Municipio es la unidad base de la división política administrativa del país. Se organiza y funciona con la participación ciudadana…La autonomía es el derecho y la capacidad efectiva de las municipalidades para regular y administrar, bajo su propia responsabilidad y en provecho de sus pobladores”.

Pero todo parece haber cambiado después de cinco elecciones municipales, independientes de las nacionales, que se han realizado en el país (2000, 2004, 2008, 2012, 2017). 153 municipios en su mayoría no tienen autonomía, alcaldes han sido reelectos y otros fueron destituidos, secretarios políticos al mando y una reducida participación ciudadana, en eso se han convertido las alcaldías municipales.

Cinco alcaldes podrían ser sancionados si se aplica restricciones individuales conforme la carta que la diputada Ana Gómez dirigió al Parlamento Europeo, donde propone una lista de funcionarios como candidatos a ser sancionados. Sadrach Zeledón de Matagalpa, Francisco Valenzuela de Estelí, Orlando Noguera de Masaya, Leónidas Centeno de Jinotega y Reyna Rueda de Managua figuran entre los posibles inhabilitados en sus cargos.   

El Parlamento Europeo, en su más reciente resolución, exige además la liberación de las y los presos políticos.

Sadrach Zeledón Rocha se sentó en la silla de la municipalidad de Matagalpa en el período 2001-2004. Volvió en el 2009 y gracias a la -reelección no ha dejado el puesto durante 10 años. También ha dirigido la Asociación de Municipios de Nicaragua, Amunic, y fungió como secretario político del Frente Sandinista en ese departamento. Desde abril 2018, Sadrach es acusado por la población de dirigir la represión en ese municipio norteño.

En el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, GIEI, en referencia a la represión ocurrida en Matagalpa, recoge este testimonio:

“Empezamos a escuchar detonaciones de morteros y de armas de fuego. Decidí bajar y vi al Alcalde actual de Matagalpa el Ing. Sadrach Zeledón junto con CPC, juventud sandinista y policía con él (...) alcancé a ver que, en unas casas frente a la Coca Cola, tenían unos sacos de morteros y unas cajas con molotovs, además que ahí se encontraban personas de los municipios a lo que nosotros les llamamos campesinos, a los cuales más tarde nos dimos cuenta que les estaban pagando, muchos de ellos son desmovilizados del ejército”.

Un video que circuló en las redes sociales muestra a Zeledón rodeado de jóvenes de la Juventud Sandinista, que cargan explosivos.

                        

Francisco Valenzuela, alcalde de Estelí y a la vez secretario político del FSLN, se le escuchó decirles a simpatizantes sandinistas “Ya podemos decir que Nicaragua está totalmente libre de tranques, heroicos policías y a nuestros compañeros que acompañan a la policía que se han tendido en todo el territorio nacional para liberarnos”.

Nadie olvida que Franco Valdivia Machado fue asesinado el 20 de abril frente a la alcaldía de Estelí, en la exhumación de su cuerpo y los resultados de la autopsia encontraron que “el proyectil de pólvora entró sobre la ceja izquierda de arriba hacia abajo, lo que indica que el tirador estaba en posición privilegiada”.

“Qué se siente andar haciendo compras en el PriceSmart mientras el pueblo de Masaya está sufriendo, no le da pena, se tapa la cara”, dijo un ciudadano que encaró al alcalde de Masaya Orlando Noguera, mientras se comía un helado en este centro de compras.

El 23 de julio de 2018, Noguera sirvió de mediador, en representación del FSLN, para que 80 personas detenidas por protestar contra el régimen fueran puestas en libertad. En agosto de 2018, Orlando Noguera en representación del Consejo Municipal de Masaya condecoró como “hijo dilecto de Masaya” al comisionado Ramón Avellán, señalado de ser uno de los jefes de la represión en este municipio y otros, donde se le ha visto dirigiendo operativos. El GIEI refiere:

“En la represión ocurrida en Masaya hubo una actuación conjunta de grupos de choque, personas de la Alcaldía y la Policía Nacional. La presencia de alto mando como Ramón Avellán en el lugar ratifica que esta metodología fue decidida a nivel nacional. Existen imágenes que comprueban el accionar de grupos de civiles que, junto con la policía, atacan a un grupo de manifestantes que intentaba avanzar por la calle principal del Barrio Monimbó.”

No se queda atrás Leónidas Centeno, alcalde de Jinotega. También es señalado por la población de ser el responsable de movilizar a paramilitares para atacar las marchas de los autoconvocados. Se debe “aniquilar" cualquier intento -golpista, expresó:

                         

De Reyna Rueda, alcaldesa de Managua. La alcaldía fue durante mucho tiempo el centro de reunión de paramilitares. Una Investigación de Radio Corporación y Confidencial evidenciaron que la camioneta Nissan Frontier con placas M175-870 en que se movilizaba un paramilitar encapuchado portando un fusil de guerra AR-15, el 11 de mayo era propiedad de la Alcaldía de Managua.

¿Fueron estas autoridades locales, en los momentos más críticos de la protesta social, amigos de la población? ¿Dónde quedó la lucha por la autonomía municipal?

Las fotos de portada: Confidencial, La Prensa, Periódico Hoy y La Jornada.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa