Casa por cárcel para Alex Vanegas: La cárcel es una trinchera de lucha

Compartir:

Saca una bandera y una paloma de papel por la ventana del microbús de la policía que lo traslada, a pesar de haber estado casi cuatro meses encerrado sin delito alguno. Sonríe, alza la banderita de su mano y canta el Himno Nacional. Para terminar, en la parte que dice “Es tu enseña triunfal”, saca más la voz, con más fuerza. Es el maratonista Alex Vanegas, a quien Nicaragua admira y quiere, por su singular manera de protestar contra el régimen Ortega Murillo, corriendo por las calle del país. Su lema, “corro para correr a Daniel”.

Fue precisamente lo que hizo, empezó a correr después de ser puesto en libertad condicional. Aunque no estuvo procesado por ningún delito, “no hallaron de qué acusarme”, dice.  Vanegas fue capturado por sexta vez el dos de noviembre de 2018 en el cementerio Milagro de Dios, en la zona oriental de Managua, mientras corría por la liberación de las y los presos políticos. “Ahorita tuve un descanso, porque cada vez que me agarraban eran una paliza”, declara.

En su casa, en el Barrio La Luz de Managua, le dice a los medios de comunicación que aunque él estuvo preso su mente estaba libre. “Soy de mente libre, no salgo acalambrado, no le tengo temor a nada, no le tengo temor a Daniel, él es el terrorista” afirma.

Vanegas es parte de los cien presos políticos (94 de la cárcel La modelo y 6 de El Chipote) que el gobierno puso en libertad para mostrar su benevolencia. No teme regresar a la cárcel. “Si me vuelven a mandar que me manden, no importa”, refiere mientras grita fuerte “Si la Patria es pequeña” para que los presentes les respondieran. “Uno grande la sueña”.  

Abraza a su hijo Byron Vanegas con quien comparte miradas de alegría y de orgullo. Nos recomienda no temer. Mientras brinda entrevistas a colegas, la gente le pasa gritando “Nicaragua Libre”, él amable hace un pausa y les contesta ¡Viva!

Este nicaragüense de 62 años, reta a Daniel Ortega a que haga elecciones anticipadas. “Nos estaban “pisporreando” por cantar el Himno, le echan los perros a los presos políticos porque ellos no se atreven a entrar, porque a pesar de todo nos tienen miedo porque no tenemos miedo”.

Vanegas recuerda que aunque las jaulas sean de oro siguen siendo jaulas, en alusión a la ocasión en que la Comisión de la Verdad de Gustavo Porras llegó a preguntarle cuál era mejor El Chipote o la Modelo. A lo que respondió “si yo tengo que estar libre, no he cometido ningún delito”.

También aprovecho para decirles “me están comiendo los jelepates (chinches) por la espalda y los zancudos por el frente, ellos no son Comisión de la Verdad, la verdad es que no son de la verdad, por hacer un símbolo patrio le quebraron un diente a uno. Nos dividen entre los reos comunes para que no estemos reunidos”.

Se define pacifista y quiera la paz para toda Nicaragua. “Hasta que Nicaragua esté libre voy a sentirse gozoso”.

Foto de portada: Cortesía

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa