Derechos Humanos en deterioro y retroceso en Nicaragua

Compartir:

Por Cristopher Mendoza Jirón

En el marco de su 24 aniversario, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), presentó la mañana de este miércoles 28 de mayo, el Informe 2013, Derechos Humanos en Nicaragua, en el que se muestra un panorama de claro deterioro de la situación de los Derechos Humanos en el ámbito de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales en el país, a lo largo del 2013.

 

El Informe indica que el derecho más violentado es el de seguridad jurídica y a su vez, recoge relatos de hechos que confirman “un deterioro importante” en términos de participación ciudadana. Según lo expresado por Mauro Ampié, director ejecutivo del CENIDH, en Nicaragua, leyes de mucha trascendencia han sido aprobadas sin contar con la opinión “indispensable” de los distintos sectores de la ciudadanía y particularmente de los pueblos y comunidades indígenas y afro descendientes, rama y creole.

 

"Como ocurrió en el caso de la Ley del Gran Canal; las reformas constitucionales, en sí mismas, ameritaban consulta mayor, por cuanto establecieron la reelección indefinida, lo que da pie para el establecimiento de una dictadura en nuestro país. La reforma a la Ley del Seguro Social, que reduce las pensiones de los futuros a pensionarse, son decisiones todas inconsultas que evidencian que el gobierno está prescindiendo  de nuestra opinión como ciudadanos y ciudadanas, en decisiones que nos conciernen” puntualizó el defensor de derechos humanos.

 

De las  un mil 610 denuncias de violación de derechos humanos atendidas por el CENIDH en el 2013, en el 87 % de los casos (1402) fueron denuncias en contra de instituciones. La Policía Nacional, fue la entidad mayormente señalada; lo cual a juicio de Ampié,  evidencia la parcialidad con que la entidad policial ha abordado algunas situaciones como el caso de Ocupainss y la protesta anti minera en Santo Domingo.

 

La institución policial, también acumula una serie de acusaciones por delitos sexuales y agresiones por parte de custodios hacia las y los detenidos; así como de grave hacinamiento en las celdas preventivas y sistemas penitenciarios. 

 

Respecto al derecho a educación de calidad, refiere de las deficitarias condiciones que enfrentan niñas y niños en el caribe y resto del territorio nicaragüense. El presupuesto asignado a la educación sigue siendo bajo pese a las recomendaciones que Nicaragua recibió en el Examen Periódico Universal (EPU). Una situación semejante se refleja en materia de salud, donde hay muchas tareas pendientes en el orden preventivo de las enfermedades. 

 

En el tema de libertad de expresión y libre prensa, el documento hace particular alusión al proceso de concentración mediática por parte del gobierno. En el 2013, se entregó licencia de operaciones a Canal 22, la cual fue concedida a un miembro de la familia de Daniel Ortega, señala el informe. “Los medios en poder de la familia presidencial es una preocupación que ha llegado ya incluso al conocimiento de El Consejo de Derechos Humanos y motivó recomendaciones en ese sentido, en el reciente Examen Periódico Universal”.

 

Por su parte la Doctora Vilma Núñez, presidenta del CENIDH, dijo que en una evaluación global, se evidencia un franco deterioro y retroceso de la situación de los derechos humanos en Nicaragua. “Cada año vemos que la situación de derechos humanos retrocede. No vemos por parte del gobierno, ningún esfuerzo real, evidente, de buscar como enmendar todo este tipo de situaciones. Lo que hace es únicamente, hacerse eco ellos mismos, de los presuntos logros basados en cifras y en encuestas de dudosa procedencia", concluyó.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa