Más asesinatos y represión en el día del Paro Nacional

Compartir:

La Policía de Nicaragua y los paramilitares de Daniel Ortega y Rosario Murillo, una vez más, se ensañaron contra la población nicaragüense. Mientras Murillo, en los medios de comunicación oficialistas, dice que trabajan para recuperar la paz y la seguridad de Nicaragua, en las calles las fuerzas paramilitares continúan sembrando el terror, hiriendo y asesinado.

Este 14 de junio; día en que la población se sumó al paro nacional, manteniendo al país desolado, con la mayoría de los comercios cerrados y con escasa circulación vehicular, Ortega y Murillo optaron por atacar Nagarote, León, Tipitapa, Bilwi, Nindirí, Masatepe, entre otros municipios.

En Bilwi, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, dos personas murieron y al menos veinte resultaron heridas, luego que las fuerzas de choque vinculadas al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y la policía atacaron la marcha realizada por el partido indígena YATAMA, en respaldo al Paro Nacional. La casa de dicho partido se mantiene sitiada por paramilitares, bajo amenazas de quemarla.  

En Tipitapa, Managua, Ezequiel Martínez, de 22 años, murió la mañana de este jueves 14 de junio, cuando los paramilitares de Ortega y Murillo, junto con antimotines atacaron las barricadas que mantenían pobladores en el barrio Oronte Centeno. Ezequiel grababa la represión con su celular en el momento que recibió el disparo. En un video, publicado en redes sociales, aparece desangrándose hasta que se desvaneció. Un grupo de ciudadanos intentó socorrerlo, pero no pudo hacer nada.  

En el municipio de Nagarote, León, la represión gubernamental provocó otro asesinato. Alberto Urroz, de 55 años, recibió un disparo en el pecho mientras el padre de la iglesia recorría la ciudad para tratar de calmar los enfrentamientos. Toda la mañana se registraron enfrentamientos entre pobladores y antimotines y grupos paramilitares.

Sándor Manuel Dolmus, de 15 años, también murió de un disparo en el pecho. Según los pobladores, al adolescente le disparó un francotirador. Sandor Dolmus era monaguillo de una iglesia en León. La información fue corroborada por el padre Víctor Morales, del área de comunicación de la Diócesis de León.

El adolescente murió en el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello, hasta donde fue trasladado después de recibir el disparo cerca de su casa en el barrio San Juan.

El 13 de junio, La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su alarma y profunda preocupación por la continuidad y el agravamiento de la violencia en Nicaragua, que ya ha cobrado la vida de más de 160 personas. Para la CIDH, esta situación constituye una grave crisis de derechos humanos que debe ser atendida por el Estado nicaragüense con la máxima urgencia.

 Asimismo, condenó enérgicamente la agudización del uso excesivo de la fuerza estatal y la continuidad de los ataques por parte de actores parapoliciales y terceros armados, los cuales el Estado tiene la obligación de desmantelar. La CIDH urgió, una vez más, al Estado de Nicaragua a cesar de inmediato la represión de manifestantes y opositores, y a investigar y sancionar todos los hechos de violencia que hayan tenido lugar. También, condenó las prácticas de humillación y hostigamiento, por tratarse de conductas indignas para los derechos humanos. La Comisión instó al Estado nicaragüense a buscar una solución pacífica, constitucional y democrática a la actual crisis y saluda los esfuerzos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua por retomar el diálogo nacional, este 15 de junio de 2019.

Por su parte, este 14 de junio, expertos en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, pidieron el cese inmediato de la violencia y la represión en Nicaragua, para terminar con una crisis nacional de disturbios sociales y políticos que dura ya dos meses.

"Estamos profundamente preocupados por la violencia sostenida en Nicaragua desde el 18 de abril de 2018. Hay que encontrar un camino inmediato y coherente a través de un diálogo político genuino como primer paso para aplacar la situación y poner fin a la crisis", han afirmado los expertos en una declaración conjunta.

"Instamos al Gobierno a cumplir con todas las recomendaciones emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tras su visita al país entre el 17 y 21 del pasado mayo, y que ya han sido aceptadas por el Gobierno nicaragüense”.

"También alentamos al Gobierno a cooperar plenamente con el mecanismo de seguimiento encargado de verificar la implementación de las recomendaciones, así como con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investigará los recientes actos de violencia en el país.

No ha habido llamado internacional que frene al Gobierno de Nicaragua. Este 15 de junio de 2018, la Conferencia Episcopal ha llamado a reinstalar la mesa del diálogo. Rosario Murillo confirmó que la delegación de la presencia será presidida por el Canciller Denis Moncada.

Foto/ La Prensa

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa