Diálogo nacional suspendido por falta de consenso

Compartir:

La Conferencia Episcopal de Nicaragua se retiró del diálogo nacional ante la falta de consenso, pero sugirió la creación de una comisión mixta, tres de ambas partes, para que se logre un consenso y se “supere el impase”, informó el Cardenal Leopoldo Brenes.

“Dado que hoy no se ha logrado ningún consenso entre las partes, los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), como mediadores y testigos del diálogo nacional, lamentamos vernos obligados, debido a esta falta de consenso, a suspender, por ahora, esta mesa plenaria del diálogo nacional. No obstante, sugerimos la conformación de una Comisión Mixta de seis personas, tres por cada parte, con el objetivo de que logren un consenso para superar este impase […] cuando hayan alcanzado este consenso, les rogamos nos lo comuniquen para poder reiniciar el diálogo y nuestro servicio de mediación”, dice el comunicado leído por Brenes.   

“Fue imposible seguir adelante con el Diálogo Nacional por no poder ni siquiera iniciar con la agenda para buscar la democratización del país. Los obispos lo dejamos claro desde el inicio; el objetivo del Diálogo Nacional era allanar el camino de la democratización de Nicaragua”, escribió el Obispo Silvio Báez en su cuenta de Twitter.

Ante la sugerencia de escribir una carta a Daniel Ortega para agilizar la toma de decisión de parte de la delegación gubernamental, el canciller Denis Moncada dijo que estaba “en constante comunicación con el presidente Daniel Ortega” y dijo le expresó “que apoya la propuesta de la delegación, que pasa por la suspensión de los tranques. No es necesario escribirle a Ortega”, manifestó.  

El gobierno propuso la suspensión inmediata de todos los tranques del país para permitir la libre circulación de las familias nicaragüenses, cese inmediato de todo acto de violencia venga de donde venga y garantizar los empleos, pero dicha propuesta no obtuvo consenso, añade el comunicado de la CEN.  

Por su parte, la Alianza Cívica por la Justicia y por la Democracia puso sobre la mesa que la Conferencia Episcopal de Nicaragua le solicitara directamente al presidente Daniel Ortega que la delegación del gobierno aceptara la discusión de los puntos uno, dos, tres y b 11 de la agenda del 23 de mayo 2018.

Estos puntos son: 1) Reforma parcial de la constitución política, en el presente año, a fin de adelantar las elecciones presidenciales, municipales y legislativas y de las regiones autónomas, a la mayor brevedad posible. 2) Reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, adicionando un artículo transitorio que establezca que las dos legislaturas se realicen en el presente año, con la finalidad de que entre en vigencia inmediatamente. 3) Aprobación de una Ley Marco para la transición y la gobernabilidad democrática para la implementación de los acuerdos políticos del diálogo nacional, siendo la Organización de Estados Americanos (OEA), la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea, los garantes.

A cambio, la Alianza Cívica por la Justicia y por la Democracia, se comprometía a aunar esfuerzos y enviar un mensaje para la flexibilización de los tranques.

La Alianza también propuso que ambas partes acordaran apoyar la creación de un mecanismo internacional para investigar los hechos de violencia de acuerdo a las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero tampoco hubo consenso.  

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa