Seguimos la lucha de Sandino. Los abuelos y las abuelas nos enseñaron

Compartir:

Rosario del Carmen Rugama, es ocotaleana, recuerda las historias que sus abuelos le contaban de Sandino, “imagínese 20 chavalos alrededor de una fogata”, dice mientras sonríe apesarada. “Sandino era la resistencia en esa época, él entregó la vida para dejarnos territorio libre de explotación de nuestros recursos naturales” vuelve a reiterar, mientras encara a cuatro policías antimotines que bloquean la entrada del camino que conduce a la comunidad de San Albino, a diez kilómetros del municipio de El Jícaro.

Rosario, junto a otras cuarenta personas de diversos territorios, querían homenajear con una actividad cultural ese 21 de febrero, el 84 aniversario del asesinato de Augusto César Sandino.

Los antimotines bloquearon el paso y no dieron razón alguna por qué impedían el derecho a la libre movilización. Haydee Castillo del Instituto de Liderazgo de la Segovias les recordó el Artículo 53 de la Constitución Política de Nicaragua que establece el derecho a organizarse y movilizarse libremente por todo el territorio nacional, norma magna ratificada por el actual gobierno de Daniel Ortega. 

Artículo 53, de la Constitución Política de Nicaragua. Se reconoce el derecho de reunión pacífica; el ejercicio de este derecho no requiere permiso previo.

      Jóvenes policías antimotines impedían el paso a la entrada de San Albino. Foto: Rose Ramos 

Para los cuatro jóvenes antimotines nada fue suficiente. “Solamente estamos esperando indicaciones, nosotros trabajamos con orden”, dijo uno, mientras contestaba a alguien. "01, definitivo".

El grupo de personas no se detuvo ante la obstaculización. Recorrieron como en época pasadas las montañas de Nueva Segovia y buscaron otras alternativas para llegar. A veces caminando, otras en camioneta, bajando y subiendo cerros llegaron hasta un lugar llamado Camino Real, en la comunidad El Jobo, pero otra vez los antimotines y la policía les salieron al paso, esta vez eran más y atravesaron su camioneta a lo largo del camino.

                                          Comisionados impide el paso. Foto: Rose Ramos 

Los bienes de la nación deben respetarse

Alejandro Bendaña, historiador de la vida de Sandino, estaba entre el grupo que llegó a San Albino, cuna del sandinismo. Repetía a policía, déjennos pasar. “Era importante que ellos se reconocieran en su historia y no sólo San Albino, Murra, El Jícaro, Quilalí, porque vinieron a buscar trabajo a la mina. Se unen a Sandino, se toman la empresa, no se puede permitir a una empresa extranjera, desgarrar lo que él llamaba las entrañas de la nación”, expresaba ante el silencio y la escucha de la policía, antimotines y ciudadanía.

“Soberanía es que el pueblo tenga control sobre sus propios recursos. Sandino fue minero e insistió que la soberanía del pueblo sobre el agua, sus recursos, sus montañas y su subsuelo. Él está pensando que Nicaragua necesita un gobierno responsable, el gobierno del lado del pueblo y no de las empresas.”, agregó el historiador.

Caravana oficialista  

Un comisionado de la policía se acercó al grupo para decirles que si dejaban pasar a una caravana del gobierno, les dejarían pasar después. Las personas confiaron en las palabras del comisionado. La caravana de adolescentes uniformados de azul y blanco, motorizados y adultos pasó sin problemas. Pero la promesa no se cumplió y bloquearon el camino justo después de pasar la caravana oficialista.

“Moncada el pueblo sabe lo que es justicia y cuando se le niega se la toma”

Mónica López Baltodano, abogada y defensora de derechos humanos, señaló que con el actuar de la policía se comprueba que se está creando “ciudadanos de primera categoría, que son los que están con el gobierno y ciudadanos de segunda, que no tienen derecho. No vamos a permitir que el legado de Sandino sea dinamitado”.

Antes los intentos de la ciudadanía de no dejar pasar a más camionetas de la bancada oficialista hasta que se les garantizará a ellos el derecho a la libre circulación, Mónica López, Haydee Castillo y Arlen Centeno fueron agredidas por antimotines y policías, quién dieron la orden de “échenles la camioneta”.

Encarnación Landero y su hermano Ángel Landero Guerrero saben que la música es una acompañante de las luchas. Llegaron a dedicarle cantos a Sandino. La letra de su canción “Ecología”, animó a las y los presentes a seguir exigiendo la libre circulación.

En memoria de Sandino, les vamos
a reclamar
Que nuestra naturaleza no la
vamos a explotar
Que nuestra naturaleza no la 
vamos a explotar

Y si Sandino viviera les volvería a 
reclamar
Que nuestra soberanía no se puede
negociar
Que nuestra soberanía no se 
puede negociar.

“Aunque nosotros no habíamos nacido, él ya estaba luchando por nuestros derechos”, me dice Encarnación quien es ciego. “La policía está actuando como una policía de una dictadura o sea que no es la policía del pueblo, no es defensora de los ciudadanos como nosotros pretendemos”, agrega su hermano, también no vidente.

Hay vienen decían, unos emocionados, en el fondo sonaba Ay Nicaragua, Nicaragüita. Era de la comunidad de San Albino, que decidieron dejar su lugar y salir al encuentro del grupo para conmemorar juntos al héroe nacional. Tres hombres a caballo encabezan la marcha, seguidos de una manta en la  que se leía “En memoria de Sandino, fuera la minería de las Segovias”.

                                                     Caminata hacia el Río Jícaro. Foto Rose Ramos 

“El general Sandino nos enseñó a perder el miedo. La Segovias vive del maíz y los frijoles, tenemos agua y recursos naturales, eso es lo que defendemos”, relata Domingo Gutiérrez, líder de San Albino, quien cuenta que han logrado llegar después de cruzar veredas, “el mero jefe policial nos puso a detener un barranco con el pecho y las manos, nos registraron a todas las mujeres y a los hombres. Me dijo el jefe de la policía que a quién iba a ir a traer de los huevos era a mí”.   

Domingo asegura que llegaron a pedir permiso a la delegación policial.  “Me dijo que totalmente no había permiso porque iba a celebrar el Frente Sandinista en la comunidad”.

El mayor temor de la ciudadanía en San Albino es quedarse sin un pedazo de tierra donde sembrar frijoles, sin agua y sin bosques. En San Albino la minera canadiense Nicoz Resources S.A. pretender hacer una explotación a cielo abierto.

              Vilma Núñez, durante el acto cultura en conmemoración a Sandino. Foto: Duyerling Ríos

Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos humanos, llegó para acompañar a las y los campesinos “…aquí se respira convicción, ánimo, decisión de defender los que les pertenece. No vamos a permitir que este lugar sea entregado por unos cuantos pesos, por unos cuantos dólares a los nuevos filibusteros del siglo XXI que son las empresas explotadoras de los países que nos dicen pobres, pero no somos pobres somos empobrecidos”, dijo en el acto que se realizó con la llegada de la gente de la comunidad.

¡Sí se pudo!

Después que terminó la actividad oficialista, la policía también se retiró y las personas que resistían en el mismo sitio lograron llegar a San Albino.  Los frijoles cocidos y las cuajadas que había preparado la gente de la comunidad para quienes llegaran, fueron repartidos.  

“Yo estoy aquí por conciencia, porque conocí el ideal de Sandino”, refiere Patricia Martínez. “Casi todo el departamento está concesionado, pues las empresas extranjeras no van a venir hacer algo que el gobierno no está dando permiso”.

Quelvin Díaz, es joven. Está alegra de estar en el mismo sitio donde Sandino empezó su lucha. “Si nos llamamos el país más seguro de Nicaragua no es porque ellos estén haciendo bien su trabajo, sino porque seguimos una lucha de Sandino y porque nuestros abuelos nos enseñaron valores”.

Maritza Rodríguez, de Madriz, pertenece a la Red de Mujeres Segovianas. “Madriz no está excepta de la extracción, allá los bosques no los están desbaratando, igual hay concesiones. San José de Cusmapa que es uno de los sitios más lindos de Nicaragua, está siendo deforestado por empresa que tienen la venia del gobierno ¿cómo afecta esto a la salud y a la vida de las mujeres?” se pregunta.

Le hizo un llamado a la policía a perseguir los femicidas. “Nos dimos cuenta de la muerte de una niña y siguen los femicidios, recientemente un femicidio en Madriz que quedo en la total impunidad. La policía no investiga y hasta ha prohibido a las defensoras acompañar a los familiares, por eso estamos en esta lucha y seguiremos”, recalcó.

                                         Cantando el himno nacional en el Río Jícaro: Foto Rose Ramos 

Antes de finalizar, el grupo de visitantes hizo un recorrido por San Albino y llegaron hasta Río Jícaro, donde cantaron el himno nacional de Nicaragua. En San Albino son guardianes del Río Jícaro, para que los niños no se queden sin agua.

                                     Niños jugando en las aguas del Río Jícaro. Foto: Duyerling Ríos 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa