Elecciones 2021 | Daniel Ortega "gana" votación sin competencia y pierde legitimidad

Daniel Ortega "gana" votación sin competencia y pierde legitimidad

Julio López

Foto: El 19 Digital / Medio Oficial del Gobierno

La madrugada de este lunes 8 de noviembre, Brenda Rocha, presidenta del Consejo Supremo Electoral (CSE), dio a conocer su primer informe preliminar acerca de las votaciones nicaragüenses 2021. Como estaba previsto, Daniel Ortega, quien encarceló a la oposición para conseguir su cuarto periodo presidencial consecutivo, obtiene el 74.99 por ciento de la votación.  

Para los partidos colaboracionistas de Daniel Ortega, los resultados del CSE son los siguientes: PLC (14.40%), Camino Cristiano Nicaragüense (3.44%), Alianza Liberal Nicaragüense (3.27), Alianza por la República (2.20%) y el Partido Liberal Independiente (1.70%). Este primer corte corresponde al 49.25 por ciento.

 

Rocha informó que la participación de la población nicaragüense apta para votar fue del 65.34 por ciento. No obstante, Urnas Abiertas, señala en su informe preliminar que la banda de participación ciudadana en promedio fue del 18.5%, lo que implica una abstención promedio del 81.5 por ciento.

Daniel Ortega ilegitimo

La ilegitimidad de Daniel Ortega es la ruta trazada por organizaciones opositoras nicaragüenses que han llamado a la comunidad internacional a desconocer los resultados de estas votaciones.  

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó la jornada “una elección pantomima que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática”.  En su pronunciamiento Biden condena el encarcelamiento arbitrario de casi 40 figuras de la oposición nicaragüense que ha realizado el régimen Ortega-Murillo desde mayo pasado, “incluidos siete posibles candidatos presidenciales, y el bloqueo de la participación de los partidos políticos, manipularon el resultado mucho antes del día de las elecciones. Cerraron medios independientes, encerraron a periodistas y miembros del sector privado e intimidaron a las

El pasado tres de noviembre, en la víspera de las votaciones nicaragüenses,  el Congreso de Estado Unidos aprobó la Ley de Fortalecimiento de la Adherencia de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electoral, conocida como Ley Renacer, la cual establece sanciones para el régimen de Ortega, incluyendo funcionarios, familiares, integrantes de las fuerzas armadas de Nicaragua, miembros del Consejo Supremo Electoral, estructuras partidarias del FSLN, personas o entidades afiliadas a empresas involucradas en transacciones financieras corruptas e individuos involucrados en actos de corrupción. La Ley espera la firma de Biden.

Costa Rica se convirtió en el primer país de le región en no reconocer las elecciones nicaragüenses, por considerar que hubo ausencia de condiciones y las garantías requeridas. “Costa Rica reitera que las acciones desplegadas por el Gobierno de Nicaragua contra importantes actores políticos y sociales líderes de oposición, grupos de jóvenes y medios de comunicación en ese país, contravinieron el libre ejercicio democrático, la garantía del pluralismo político y libertad de expresión”.

Por su parte, el Gobierno de España, anuncio en un comunicado su rechazo a las “elecciones” celebradas ayer en Nicaragua “por las inaceptables y arbitrarias condiciones en que se celebraron. El Ejecutivo reclama unos comicios libres, justos, transparentes y concurridos que garanticen la participación de todos los nicaragüenses”.

El comunicado agrega: “Al igual que el resto de los países de la Unión Europea y buena parte de la comunidad internacional, el Ejecutivo español constata que los comicios de ayer han carecido de las mínimas garantías democráticas exigibles. En estas circunstancias, el Gobierno rechaza dar credibilidad y legitimidad a los resultados que puedan derivarse de este proceso”.

Para el Ejecutivo español, las votaciones fueron una “burla” y su celebración no refleja la genuina voluntad del pueblo nicaragüense, al que Daniel Ortega ha privado del libre y pleno ejercicio de sus derechos de sufragio. Asimismo, España denuncia la ausencia de la oposición, al estar sus líderes en prisión, de observadores internacionales y de prensa independiente, con la persecución de periodistas críticos y el veto a los enviados especiales de medios de comunicación internacionales.

“El Gobierno de Nicaragua ha instaurado en el país un régimen represivo y autoritario amparado por un marco legislativo regresivo y la connivencia de los poderes Legislativo y Judicial, controlados por Ortega. Esto se ha traducido en una persecución sistemática de actores políticos, sociales, mediáticos y económicos, hasta el punto de ilegalizar a los partidos opositores, encarcelar a sus principales líderes y precandidatos, todos ellos aún en prisión y privados de sus derechos procesales, y la consiguiente negación de su derecho a participar en unos comicios, a todas luces, fraudulentos”, añade el comunicado publicado en el sitio web del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

El Gobierno de España exige a las autoridades de Nicaragua a poner en libertad y con carácter inmediato e incondicional a todos los presos políticos y manifestantes encarcelados arbitrariamente y que se anulen sus procesos judiciales; que restituyan y garanticen los derechos fundamentales del conjunto de la ciudadanía; y que pongan fin a la represión y el hostigamiento.

Asimismo, el Gobierno de España condena el cierre de medios críticos y la expulsión de periodistas nicaragüenses, así como la denegación de entrada al país a corresponsales internacionales, como ocurrió hace escasos días con un equipo de Radiotelevisión Española (RTVE) en la frontera con Costa Rica.

El gobierno de la República de Panamá, lamenta que las elecciones generales de Nicaragua, no cumplieran con las garantías mínimas requeridas para Llevar a cabo elecciones libres, participativas, justas, transparentes e inclusivas.

“Comprometido con el fortalecimiento de la democracia en la región, rechaza las condiciones excluyentes del proceso electoral, así come las sistemáticas vulneraciones de derechos humanos y detenciones de lideres y figuras relevantes de la oposición y de movimientos sociales nicaragüenses, el continuo quebrantamiento de la institucionalidad, las restricciones contra los medios de comunicaci6n y la sociedad civil”.

Panamá reitera el Ilamado a las autoridades nicaragüenses a que cumplan con sus compromisos internacionales, liberen de manera inmediata los presos políticos y restituyan todos sus derechos civiles y políticos.

Te podría interesar