Articulación de Movimientos Sociales denuncia reacción agresiva de Daniel Ortega

Compartir:

La Articulación de Movimientos Sociales de Nicaragua condenó los ataques de paramilitares contra las y los estudiantes en la Universidad Nacional Autónoma (UNAN – Managua) y la detención de Medardo Mairena del Movimiento Campesino Anticanal.  

“Hoy viernes 13 de julio, con una maniobra para distraer la atención, el agonizante gobierno Ortega Murillo difunde su fracasado repliegue a Masaya tomando por la fuerza todos los canales de televisión, exhibiendo el uso indecoroso de los recursos del Estado y obligando a empleadas y empleados públicos a participar en una de sus últimas demostraciones de poder”, señala la Articulación en una nota de prensa.

La nota agrega “mientras celebran sus victorias  ignorando el dolor de Nicaragua, -que llora la pérdida de más de 300 hijas e hijos-, su ejército de delincuentes para-partidarios han atacado por varios flancos a estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN)-Managua, que resisten con determinación desde el 19 de abril pasado”.

El ataque durante unas cinco horas desde sectores de los colegios La Salle y Americano, así como desde Villafontana, ha causado al menos 13 heridos, uno de ellos de gravedad. Además, decenas de estudiantes se refugiaron en la iglesia de La Misericordia, que también fue atacada por policías y paramilitares, señala la Articulación de Movimientos Sociales.

Dos sacerdotes han acompañado a los jóvenes y a la mamá de uno de ellos, que bajo la metralla, llegó a solidarizarse con su hijo. “Exigimos se respete la integridad de estas muchachas y muchachos, los cuales deben reunirse esta misma noche con sus familiares. Y mientras los policías y paramilitares tomaban control de la UNAN, un ejército irregular rodeaba Masaya y parte de ellos estaban a pocas cuadras de Monimbó con gran cantidad de armamento pesado”, añade.

Álvaro Leiva, de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, confirmó varios heridos en Masaya y dos personas asesinadas, aún sin identificar. Uno es policía, dijo Leiva.

“Todo ocurre simultáneamente y esta nueva ofensiva desesperada revela la voluntad de la dictadura de mantenerse en el poder a pesar del rechazo masivo de la población que unánimemente les grita ¡Que se vayan!, dice la Articulación.

La represión contra estudiantes de la UNAN se ejerce a la misma hora que en el Consejo de Derechos Humanos de la OEA demanda al Gobierno de Nicaragua que cese la represión,  el abuso de la fuerza y la violencia. Asimismo, el organismo denunció las arbitrariedades y la violación de los DDHH a la población indefensa y demandó que se respeten los compromisos contraídos con las organizaciones internacionales de DDHH que están trabajando en Nicaragua.

“La CIDH, el MESENI, la OEA y la comunidad internacional presencian y comprueban que el gobierno Ortega Murillo es el responsable de las muertes, los secuestros, las torturas, las violaciones de mujeres, las desapariciones y las detenciones arbitrarias de inocentes sin acusación ni juicio previo”, manifiesta la Articulación de Movimientos Sociales.

También denunciaron la detención de Medardo Mairena, del Movimiento Campesino Anticanal. “A la misma hora, y en este aciago día, el gobierno da sus últimos manotazos deteniendo en el Aeropuerto Sandino a Medardo Mairena, uno de los líderes del Movimiento Campesino que participa en el Diálogo Nacional acusándolo de “terrorismo” y del asesinato de cuatro policías -ocurrido el día de ayer en Morritos, San Carlos-, a pesar que policías sobrevivientes atestiguan que el ataque provino de los propios paramilitares del gobierno.  Poco antes, el allegado del dictador, Edén Pastora, había amenazado a doña Francisca Ramírez, dirigente campesina anti-canal, con cárcel y hasta con caer muerta”.

Ortega Murillo reacciona agresivamente cada vez que el pueblo heroico de Nicaragua se manifiesta masivamente demandado su salida. Ataca de la misma forma que en la Marcha de las Madres el 30 de mayo, en la Caravana del domingo de 8 julio y después de la multitudinaria marcha “Juntos somos un Volcán” de ayer 12 de julio.

 

Señala que “cuando la población de Nicaragua repite una y otra y otra vez QUE SE VAYAN y que CESE LA REPRESION, las hordas desesperadas de Daniel Ortega matan cada día creyendo que el terror  le servirá para permanecer en el poder. Ni las Caravanas de la Muerte ni su  ejército de asesinos detienen el avance de este pueblo heroico y determinado que encuentra inspiración en la herencia de Sandino luchando por su liberación definitiva”, finaliza la nota de prensa.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa