Pidieron lealtad y no traición
Captura Página de Facebook / Canal 6

Daniel Ortega descarta diálogo serio y adelanto de elecciones

Compartir:

La dictadura orteguista conmemoró el 40 aniversario del derrocamiento de la dictadura somocista. En su discurso, Ortega descartó el adelanto de las elecciones y un diálogo “serio, de buena fe, efectivo y sincero” como lo ha planteado la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), atendiendo el llamado de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) del 28 de junio.

Para el dictador Ortega, el único diálogo que tiene sentido es con quienes tengan disposición de trabajar por la paz, la producción económica y social, para lograr el desarrollo económico y social de Nicaragua. Según Ortega, ese diálogo sería con los campesinos, los obreros, con los pequeños empresarios, artesanos y con los productores pequeños, medianos y grandes.  

Ortega: ¡En el 2021 vendrán las elecciones!

Daniel Ortega reafirmó, una vez más, que no habrá adelanto de lecciones sino que se realizarán hasta noviembre de 2021 como están establecidas en el calendario electoral.

“Nosotros ya estamos preparados para ganar esas elecciones”, apuntó Ortega en la Plaza de la Fe. 

Ortega explicó que se harán las reformas a la Ley Electoral, los ajustes necesarios y correspondientes dentro del marco de la Constitución para que “nadie venga a quejarse después que les robamos las elecciones. A esos que se ponen a andar repitiendo que hay que hacer ya las elecciones, qué quieren, que los barramos y después salgan diciendo que les robamos.

La Constitución es clara, manda elecciones en noviembre de 2021, selló Ortega.  

Sanciones le duelen a Ortega 

El padre Antonio Castro abogó ante sus hermanos pastores de Estados Unidos, cuya delegación es encabezada por el pastor Ralph Drollinger, que hagan uso de sus “buenas gestiones” ante el Congreso y Senado de Estados Unidos, para que “cesen las imposiciones a Nicaragua, para que cese la Ley “Magnitsky, para que cese la Nica Act”. 

 Por su parte, Daniel Ortega dijo que “se tiene que desaparecer de la práctica de la política mundial las agresiones de tipo económico (…), utilizándose, incluso, como arma de chantaje y agresiones de todo tipo que llaman sanciones”. 

Ortega añadió que no pueden admitir ningún tipi de sanción porque no están fundamentadas en el derecho internacional. “Ningún Estado tiene la potestad de sancionar a otro Estado. El Estado que actúa de esa manera sencillamente está cometiendo delitos de índole internacional”, sentenció Ortega.

El gobierno de Estados Unidos ha sancionado, de manera individual, a funcionarios leales a Daniel Ortega, incluyendo a la Vicepresidenta Rosario Murillo; y recientemente, al presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras.  

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa