El Consejo Permanente de la OEA también instó al “Gobierno” a garantizar la libertad de expresión y de prensa
Cortesía

OEA exige liberación definitiva de presos políticos en Nicaragua

Compartir:

Con 22 votos el Consejo Permanente de la OEA aprobó una resolución en la que insta al régimen de Daniel Ortega liberar de manera incondicional, antes del 18 de junio de 2019, a todos los presos políticos, según lo acordado en la Mesa de Negociación. Tres países, incluyendo Nicaragua, votaron en contra, 10 se abstuvieron y se registró uno ausente.

El Consejo Permanente de OEA llamó al régimen Ortega-Murillo y a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) a avanzar en un diálogo efectivo y de buena fe.

La OEA también demandó al Estado de Nicaragua, permitir el trabajo efectivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de sus mecanismos en Nicaragua, incluido el MESENI, y otorgarles las garantías necesarias para el cumplimiento de su mandato.  

De igual manera demandó que en colaboración con el Departamento para la Cooperación y Observación Electoral, se dé curso a las medidas institucionales necesarias que garanticen elecciones libres, justas, transparentes y legítimas, de conformidad con los estándares internacionales, con la participación de observadores electorales independientes, incluida la Organización de los Estados Americanos.  

El Consejo Permanente de la OEA también instó al “Gobierno” a garantizar la libertad de expresión y de prensa, permitir el ejercicio del derecho a la manifestación pacífica, cesar las detenciones arbitrarias y garantizar la labor independiente de organizaciones y defensores de derechos humanos.

También, garantizar el regreso y permanencia con seguridad, sin represalias, de todas las personas exiliadas, tal y como se competió el régimen, promesa que hasta la fecha ha sido incumplida.   

La OEA continuará con la apreciación colectiva sobre la situación en Nicaragua, en consonancia con la Carta Democrática Interamericana, y presentará este tema a la Asamblea General, en junio de 2019.

Valdrack Jaentschke, embajador de Nicaragua, rechazó la sesión por considerarla un acto más de intervencionismo. “Rechazamos este método porque tiene claro utilizar este espacio para continuar promoviendo la desestabilización interna del país. El propósito es alimentar hacia adentro posiciones e ideas sobre cómo se está siguiendo este modelo de intervención interna en el país. Resulta cínica la posición de muchos representantes aquí de hablar de derechos humanos cuando hacia adentro de sus propios países son cínicos porque no ven lo que sucede hacia adentro.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa