Segovianas celebran y "dejan una huella en el Río Coco"

Compartir:

Por: Sayuri Nishime

En las páginas de los libros de geografía, aparece el Río Coco como uno de los más largos de Centroamérica. Hoy, su caudal está en agonía. Las mujeres segovianas lo saben y actúan. Por ello, celebraron el Día Internacional de la Mujer, en saludo al legado de Berta Cáceres y en honor al Río Coco y al territorio segoviano.

Para continuar la lucha de Berta -lideresa indígena hondureña asesinada el 03 de marzo- se reunieron en Ocotal, a la ribera del río, para recoger la basura y honrar la importancia de este recurso hídrico. Haydee Castillo, del Instituto de Liderazgo de Las Segovias, hizo un llamado para “aprovechar los recursos de formas sostenibles y no permitir concesiones que dañan nuestros territorios”.

Además del Río Coco, las mujeres mencionaron, aplaudieron y honraron otros ríos como: el río de la Orca, de Macuelizo, de Ciudad Antigua, de Aranjuez, de Achuapa, el río del Quebrantadero, entre otros. “Los ríos son fuentes, igual que nosotras”, afirmó una de las participantes. 

Rosario Rugama, habita en Pueblos Unidos, un barrio construido a raíz del huracán Mitch. A un kilómetro de su casa, se encuentra el Quebrantadero, de donde ella y otras familias se abastecen de este vital líquido para lavar, bañarse y realizar otras actividades.

Rosario asegura que a sus hogares el agua les llega cada ocho días, de seis a una de la mañana. Esta la ocupan para tomar y cocinar, pero no les da abasto, por lo cual hacen uso del Quebrantadero para el resto de las actividades. Por ello, afirma que es de vital importancia cuidar este recurso hídrico, que al igual que el Río Coco también está siendo amenazado por contaminaciones.  

“…la contaminación del río es grande. La Alcaldía ha dado concesiones para que las empresas saquen arena. Llegan con camionetas. Con sus máquinas y el Diesel, contaminan el agua. Otros llegan a lavar sus vehículos. El agua es un vital líquido y las cordilleras están pegando gritos. Lo lógico es que como mujeres demos un ejemplo de buscar cómo organizarnos y reestructurar todo para proteger los ríos”, expresó Rosario.

 Luego de haber recogido la basura, las manifestantes se unieron en un círculo, se tomaron de las manos y las alzaron como símbolo de unión y de fuerza. “Nos reconocemos como mujeres con derechos a vivir en un lugar donde el uso sostenible del agua, la tierra y el aire, sean principios infaltables. Donde los territorios indígenas dejen de ser recursos folklóricos olvidados por las políticas públicas y por el modelo de desarrollo en Nicaragua. Donde el territorio empieza por nuestros cuerpos y trasciende a nuestras localidades”, fue parte del pronunciamiento que se leyó en la actividad.

Las mujeres segovianas reconocen y celebran la lucha de las ancestras por los derechos que durante siglos les han sido cercenados.  

Además de celebrar, también se indignaron por las desigualdades de género que aún persisten y dibujaron en mantas aquellos derechos que seguirán reivindicando.

Para finalizar la actividad, con mantas y cartulinas, las mujeres segovianas hicieron una caminata partiendo de la ribera del Río Coco, hasta el bulevar Xiomara, salida a Managua. “La gente se pregunta y esas quiénes son. Somos las segovianas haciendo revolución”, “Todas somos Berta, todas somos Berta”, estas y otras frases, fueron las consignas que acompañaron la manifestación. 

 “¡Viva la historia, la valentía y autodeterminación de las mujeres segovianas, nicaragüenses y centroamericanas! ¡Viva la paz como bien irrenunciable! ¡Viva la democracia, la libertad y nuestros derechos humanos!”, finalizó el pronunciamiento de las mujeres segovianas. Contentas regresaron a su hogares, comentando que la actividad “había sido un éxito” y que la lucha continúa. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa