Afectaciones de Iota en territorio Mayagna Sauni Bu Alto Wanki Bocay
Onda Local / Cortesía

Comunidades mayagnas afectadas por huracanes Iota y ETA

Compartir:

Tras el paso de los huracanes Iota y ETA, el Caribe nicaragüense permanece en alerta roja y el resto del país en alerta amarilla. Las lluvias son constantes en estos territorios, lo que ha provocado muertes, inundaciones, deslizamientos de tierra, comunidades incomunicadas y más de 40 mil personas evacuadas.

Las comunidades indígenas ubicadas en el territorio Mayagna Sauni Bu en el Alto Wanki Bocay están entre las más afectadas, viven los efectos de dos huracanes, ETA de categoría cuatro, que entró al país el pasado 03 de noviembre y esta semana el huracán Iota que impacto con vientos de 250 kilómetros por hora, en Haulover, Costa Caribe Norte.

Lea también: Régimen de Daniel Ortega confirma cuatro fallecidos en deslave de Macizo de Peñas Blancas

Azucena Dixón, de la comunidad de Amak, es parte de la Asociación de Mujeres Indígenas YAKMASBU y concejal propietaria del municipio San José de Bocay. Ella asegura que en la actualidad se encuentran evacuadas 80 familias en dos puntos clave de la comunidad, el barrio Moravo y unas 40 familias se resguardan en la iglesia católica.

“Hemos visitado con los médicos, policías y líderes comunales, ahorita se está llenando bastante el agua, porque donde vivimos hay dos ríos grandes Río Amak y Bocay. Lo que pasa es que se esta inundando más el río, por eso parece que vamos a salir de donde estamos ubicados ahorita. Hay otro cerro al otro lado del río, pero no tenemos como cruzar, porque no tenemos un motor con gasolina”, aseguró Azucena.

Ojalá no pase nada malo en la noche, porque no hay posibilidades de evacuar, expresó Azucena. Las personas que lograron evacuar no alcanzaron a resguardarse en las instalaciones de las iglesias, tampoco tienen la posibilidad de construir campas de plástico negro, porque las únicas ventas en la localidad fueron evacuadas.

“Hay una señora con un niño bien enferma y los médicos no hayan qué hacer, porque en los centro de salud no hay pastillas, ni nada, andan dando vuelta para ver que hacen, pero nada, porque las pulperías pequeñas que habían aquí ya la tienen evacuado a otro lado”.

Junner Dixon Fernández secretario general del Gobierno Territorial Indígena GTI MSB, asegura que viven una situación difícil. “Habíamos hecho un trabajo en el territorio con el huracán ETA, pero lamentablemente solo dimos la vuelta y llegó Iota, estamos manejando una base de datos con los daños que provocó ETA, pero actualmente seguimos siendo afectados porque el río sigue creciendo ya hay casa inundadas”.

21 comunidades del territorio indígena mayagna necesitan de la solidaridad y apoyo. Cada minuto aumenta la angustia, tristeza y preocupación por sus vidas y territorios.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa