Organizaciones de Guatemala y Nicaragua demandan rendición de cuentas

Compartir:

Por Julio López Ch.

Las nubes se posan sobre las cimas de los volcanes San Pedro, Santiago y Tolimán, los cuales bordean el lago Atitlán, que en náhuatl significa “entre las aguas”, ubicado en El municipio de Panajachel, departamento de Sololá en Guatemala. Cuando amanece, el viento sopla suavemente, provocando frío; pero al salir el sol, desaparece.

En este lugar, uno de los destinos turísticos más importantes de Guatemala, se realizó el encuentro de practicantes del proyecto ELBAG, que moviliza y capacita a organizaciones de sociedad civil de ocho municipios de Guatemala y Nicaragua en alfabetización económica y rendición de cuentas presupuestarias para la gobernabilidad.

Representantes de diversas organizaciones civiles de Brasil, Guatemala y Nicaragua intercambiaron experiencias en relación a su quehacer en el monitoreo de los presupuestos gubernamentales, políticas económicas e incidencia en la toma de decisiones de los gobiernos locales, particularmente en la elaboración, seguimiento y rendición de cuentas de los presupuestos municipales.

Froilán Rodas, alcalde del municipio de Tacaná dijo que en materia de transparencia y rendición de cuentas “no hay santo que quede parado”, en alusión a sus homólogos guatemaltecos. “Si la sociedad organizada, exigiera que los alcaldes entreguemos cuentas, seguramente caeríamos todos”, desafió.

¿Ni usted queda de pie?, le pregunté. “Soy el único alcalde que convoca a la población para rendirle cuentas, en cabildos abiertos. Les doy la información en documentos para que se la lleven, la analicen y me cuestionen”, respondió.

Hugo Higueros, del Consejo de Instituciones de Desarrollo, COINDE, aseguró que "Guatemala cuenta con leyes que favorecen la rendición de cuentas, particularmente la Ley de Acceso a la Información Pública. Pero lamentó que su promoción sea limitada por parte del Estado guatemalteco, y que por esa razón, la ciudadanía no la conozca ni exija su cumplimiento".

Yudeli Aburto, de la Red Local, aseguró que en Nicaragua ha habido un retroceso en materia de rendición de cuentas de las autoridades locales, por el secretismo que predomina en las instituciones públicas y por el cierre de espacios como los Comités de Desarrollo Municipal (CDM) que exigían al concejo municipal una relación más cotidiana, pidiendo cuentas. A esto se suma, la pérdida de la autonomía municipal, ya que las autoridades locales han perdido la capacidad de actuar por sí mismas, y ahora, reciben orientaciones del gobierno para definir sus agendas económicas, políticas y sociales.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa