Abogan por pluralidad de la prensa en Nicaragua

Compartir: Descargar audio

Por Julio López

El siete de mayo, el Estado de Nicaragua presentó en Ginebra, su segundo informe  en materia de derechos humanos como parte del Examen Periódico Universal de las Naciones Unidas, que se realiza cada cuatro años.

Uruguay recomendó al Estado nicaragüense, garantizar el pleno ejercicio a la libertad de expresión y la pluralidad e independencia de los medios de comunicación “… Uruguay recomienda continuar desarrollando esfuerzos por garantizar el pleno ejercicio del derecho a la libertad de información y expresión, fomentando la independencia y pluralismo de los medios de comunicación y desarrollar programas de sensibilización sobre la importancia de este derecho humano…”.

A esta recomendación se sumaron Costa Rica, Israel, Estados Unidos y Austria. Tales recomendaciones provocaron que María Elsa Flexione, Jefa de la Unidad de Asuntos Penales Internacionales y Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República, respondiera que “… en Nicaragua no existe ningún tipo de censura a los medios de comunicación ni escrito, radiales, televisivos y virtuales; ni a su circulación y difusión. Tampoco existe ninguna política y actos de persecución a los defensores y defensoras de Derechos Humanos ni a los periodistas ni a los medios de comunicación… reiteramos la voluntad de nuestro gobierno y de todas las instituciones del Estado de Nicaragua de no dejar en la impunidad ningún hecho que lesione la integridad y los bienes jurídicos de las personas, en especial el pleno y justo ejercicio del derecho a la libertad de expresión y de comunicación…”.  

Pero, Carlos Fernando Chamorro, un día antes de la comparecencia de Nicaragua en Ginebra, durante la presentación de la publicación “Nicaragua ante la segunda revisión del Examen Periódico Universal” por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, aseguró que la revisión del Examen Periódico Universal 2010–2013 inició con un “estado de impunidad, en relación a las agresiones que se produjeron entre 2007 y 2010” y que afectaron a diversos medios y periodistas de La Prensa, Confidencial, Radio Corporación, El Nuevo Diario, Esta Semana, entre otros medios.

Asimismo Chamorro mencionó la expulsión del país, sin justificación, de Peter Torbiörnsson, periodista y documentalista sueco expulsado del aeropuerto de Nicaragua en noviembre del 2012, y de Héctor Ratemal, corresponsal de la Agencia France Press (AFP) detenido, desaparecido y expulsado del país en mayo de 2013.

Aunque los hechos de violencia o intimidación son menos graves en comparación con otros países de la región como Honduras, México y Colombia, para Chamorro tienen un efecto intimidatorio en la prensa nacional e inducen a la autocensura.

Señaló además, que entre 2010 y 2013 se ha fortalecido la concentración de la propiedad de los medios, particularmente televisión y radio, en manos de dos grupos empresariales, Ángel González y la familia de Daniel Ortega.

Tanto la Relatoría por la Libertad de Expresión de la ONU como la de la OEA, consideran la concentración de la propiedad de los medios como violación al derecho de información porque afecta el pluralismo y el debate público.

Abogan por pluralidad de la prensa en Nicaragua

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa