Conocé los condones femeninos en 7 datos

Compartir: Descargar audio

Distintos colores, texturas, tamaños y sabores como fresa, banano, durazno, menta y uva, son los condones masculinos. Podés comprarlos en farmacias y universidades. En Centros de Salud y organizaciones que trabajan en el tema de la Educación Sexual y Prevención de ITS y VIH, los podés encontrar gratis.

Pero… ¿Qué sabemos de sabores, tamaños y variedad de condones femeninos?

Acá te dejamos 7 datos para conocer los condones femeninos.

  1. El condón femenino le permite a la mujer ejercer sus derechos sexuales, decidir, tener autonomía y asumir el compromiso de la protección.   
  1. Se utiliza como método de barrera para impedir que el espermatozoide logre llegar al óvulo.
  2. Está hecho de poliuretano y no hay personas alérgicas a este material, como sí con los condones masculinos, los cuales son elaborados con látex.
  3. Si sentís que la fricción del condón disminuye la estimulación del clítoris y que por ende, disfrutés menos de la relación sexual o que te incomode que en ocasiones el condón femenino sea ruidoso, ¡No es excusa para desecharlo! Ambos problemas se resuelven con el uso de lubricante.
  4. El condón femenino cubre más que el masculino y no se necesita esperar la erección del pene para usarlo.
  5. Se puede tener sexo en cualquier posición.
  6. Se puede usar como una forma erótica de sentir placer
  7. Uno de los obstáculos para la promoción y el uso del condón femenino es el precio, el cual puede llegar hasta los 80 córdobas.

El condón femenino, no ha tenido la promoción necesaria. En parte por la cultura machista que enseña que el hombre decide si tener sexo seguro o no y que es él quien se debe proteger. “Se cree que todo viene desde el semen y que nosotras con nuestra secreción vaginal no tenemos nada que ver”, afirmó Isabel Bravo, sexóloga.

Y por si fuera poco, en la mayoría de las farmacias sólo te ofrecen el condón masculino. ¿Qué hacer ante esta situación? Escuchá el reportaje completo y seguí las recomendaciones de la sexóloga Isabel Bravo.

 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa