EN VIVO

EN VIVO

Campesinas y campesinos marchan contra la concesión del Canal Interoceánico, 2017
Archivo / Onda Local

Dignidades: El plan de lucha de la Articulación de Movimientos Sociales

Compartir: Descargar audio

En esta edición conversamos con Jimmy Gómez, integrante de la Articulación de Movimientos Sociales (AMS) y la líder campesina Francisca Ramírez sobre el significado de la dignidad de un pueblo con poder, autodeterminación y soberanía nacional. 

Jimmy Gómez explicó que la dignidad es un concepto que se encuentra estrechamente relacionado con los derechos de los seres humanos, “es poder vivir con todos los derechos y todas las necesidades cubiertas, no tener que rogar a ningún gobierno ni Estado, sino que la dignidad es un derecho por sí mismo y  no por estar en la vida o existir”.

Gómez destacó que la dignidad se ha comenzado a reivindicar desde los pueblos indígenas, campesinos, pueblos mestizos populares, es un precepto que permite a la gente no vivir más atropelladas, ni excluidas. “Las dignidades nacen de un proceso colectivo de discusión, que tampoco es un invento en Nicaragua, porque vimos la experiencia de la lucha anti canal y de los territorios indígenas en cuanto a la gobernanza de los bienes comunes, el bosque la flora y fauna”.

Para Francisca Ramírez, la dignidad es tener derechos y libertades sobre todas las cosas, “yo vengo del sector campesino y con mucho esfuerzo hemos trabajado dignamente nunca hemos vivido de nada, hemos trabajado la tierra y para nosotros tener dignidad es tener libertad de derecho a trabajar, el acceso de poder demandar lo que nosotros queremos y esas son una de las dignidades que hoy se nos están negado, que nos ha empujado al desplazamiento forzoso por demandar derechos que se nos están violando en nuestro país”.

Gómez agregó que es importante hablar de dignidades en este contexto, “porque vivimos con una dictadura cruenta, violenta que ha asesinado y enviado al exilio a mucha gente, persiste una crisis sistémica y económica, conjunto a estos problemas también hay una pandemia y la crisis ecológica que vive Nicaragua”.

A juicio de Gómez esta es la oportunidad de imaginarnos el país que queremos y poder tener un horizonte claro “no nos podemos acostumbrar, en Nicaragua se puede vivir mejor, se puede vivir con mayor dignidad, por eso es vital en este momento conectarnos con la esperanza; pero la esperanza crítica, la esperanza racional y también con un proyecto de país, que podamos vislumbrar más allá de esta de normalidad dictatorial que nos quieren imponer”.

El integrante de la AMS señaló que Nicaragua tiene siglos de ser República, pero la gente siempre ha vivido excluida por pobreza y empobrecida por la corrupción. “Siempre ha habido falta de institucionalidad, los campesinos y las campesinas nunca han sido integrados dentro del proyecto de nación, los pueblos indígenas tampoco, el acceso a educación y salud también ha sido limitado”.

Francisca Ramírez recordó que para el Movimiento Campesino no ha sido fácil el precio que han pagado por luchar, “teníamos mucha claridad desde el 2013, año en que Ortega y sus aliados hicieron una concesión canalera, que para ellos los intereses económicos iban por encima de los derechos de las personas; entonces decidimos que nos podíamos atenernos a los poderes y que eramos nosotros los que teníamos que luchar por defender nuestras tierras”.

Desde el exilio Ramírez anhela y espera tener una Nicaragua con justicia, “donde logremos alcanzar justicia para todos los asesinados, que ninguna persona vuelva a estar en la cárcel por pensar diferente, donde no haya paramilitares en las calles, donde no nos obliguen al exilio por perseguirnos y donde no torturen a las familias de los presos políticos, yo creo que es posible un país con democracia”.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa