EN VIVO

EN VIVO

Pixabay

Cancelación de personerías jurídicas a organizaciones médicas

Compartir: Descargar audio

En esta edición conversamos con Amaru Ruíz de la plataforma de Redes de ONG y el doctor Ricardo Pineda de la Asociación Médica Nicaragüense sobre la cancelación de la personería jurídica a 24 organizaciones, de las cuales quince de ellas están vinculadas a temas que trabajan en la salud.

Para Amaru Ruiz con esta acción el régimen de Daniel Ortega continúa un proceso de violación sistemática de derechos humanos incluyendo el de libertad de asociación, “en 2018 nos cancelaron a 10 organizaciones de sociedad civil, a través de la de la legislación que ellos estaban desarrollando de manera arbitraria e ilegítima; nosotros incluso hemos recurrido de amparo ante la Sala Constitucional Porque viola los derechos humanos y las garantías democráticas que tiene el país”.

Ruíz agregó que, a partir de la creación de ese sinnúmero de legislaciones, el régimen continuó con la persecución no solo a organizaciones o asociaciones en Nicaragua sino también a los gremios de periodistas, organizaciones privadas, funcionarios y precandidatos a la presidencia. “una parte de las organizaciones canceladas recientemente estaban trabajando y desarrollando acciones en función de la prevención e información de la pandemia del covid-19, el régimen de Daniel Ortega ha actuado de manera negligente en la atención a esta pandemia y han sido estas asociaciones las que han estado ahí brindando información sobre la evolución de la pandemia”.

Por su parte el doctor Ricardo Pineda, aseguró que el régimen está mintiendo en torno a las causas por las cuales están suspendiendo la personería jurídica de estas asociaciones. “Las asociaciones médicas no tienen nada que ver ni con terrorismo ni con política porque todas son apolíticas por estatuto, no tienen nada que ver, como dice la ley esa de promoción de uso de armas de destrucción masiva. La única arma de destrucción masiva promovida en Nicaragua es el Coronavirus que está promoviendo el gobierno y lo que persigue es ocultar o callar a las voces más autorizadas para señalar el genocidio que ha ocurrido en Nicaragua con el paso de la pandemia”.

Pineda explicó que las y los médicos tienen distintos objetivos para organizarse y pueden hacerlo en cooperativas buscando un objetivo económico, en sindicatos buscando objetivos gremiales, puede haber colegios médicos que tienen un objetivo fundamentalmente normativo y las asociaciones médicas que tienen objetivos científicos y persiguen la capacitación u optimización del profesional, porque la profesión médica exige una actualización. 

“Para actualizarse, hay diferentes herramientas; hay congresos, simposios y charlas las cuales se pueden hacer presenciales o por o por internet, pero todo esto cuesta dinero y se financia por los mismos médicos cada uno aporta mensual semanal o anualmente una parte, para que esto funcione hay que abrir cuentas de banco y las cuentas de banco solamente se pueden abrir cuando hay directivas inscritas ante Gobernación. Entonces es absurdo decir que hay organizaciones que han funcionado sin cumplir los requisitos de ley, porque precisamente la naturaleza por la que nos organizamos los médicos es para cumplir un requisito y poder tener un funcionamiento que pueda tener transparencia económica”, señaló Ricardo Pineda.

Amaru Ruíz destacó que la situación es preocupante para el gremio de las organizaciones de sociedad civil, “genera un mal precedente para la cooperación al desarrollo porque aquí lo que está en discusión es cómo se generan acciones de desarrollo y cómo las organizaciones de sociedad civil puedan ser un rol fundamental para atender los problemas de la población local”.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa