Minería en Rancho Grande en detrimento del ambiente y la vida

Compartir: Descargar audio

En la edición del 19 de febrero, Onda Local conversó con Heizel Tórrez del Centro Humboldt acerca de la situación actual de la minería en Nicaragua; y particularmente, de la explotación minera en el municipio de Rancho Grande, Matagalpa.

Para Heizel Tórrez, el Estado de Nicaragua ha promovido la inversión minera por encima de los derechos humanos y de la protección ambiental. “En los últimos 10 años el estado de la minería ha venido incrementando en término de concesión, pero también de proyectos mineros…las mineras incrementan en términos de exportación, pero detrás de esto hay una serie de criminalización y efecto causa en término de la defensoría ambiental´´.

Torrez aseguró que con la crisis sociopolítica de 2018 aperturaron nuevos lotes mineros como los de El Rosario ubicado en Camoapa, Los Andes ubicado en Quizaltepe, el avance del proyecto minero a cielo abierto La Mako Mining en San Albino y Rancho Grande, donde la pequeña minería está siendo pasaporte para la apertura de la minería industrial.

Rancho Grande, Matagalpa. Fotografía: Onda Local

Heizel explicó que Rancho Grande es un caso emblemático en Nicaragua, ya que desde el 2000 fue concesionado para minería metálica y se determinaron dos lotes: Natividad y Pavón. Ambos lotes son bastante mencionados en término de la defensoría ambiental porque en 201, organizaciones civiles, movimientos sociales e iglesia católica se aglutinaron para defender sus territorios y evitar que la minería industrial ingresara al municipio.

Sin embargo, la crisis sociopolítica y la falta de institucionalidad que existe en el país ha contribuido a disminuir la defensoría ambiental y el activismo contra los proyectos mineros. ´´No podés defender tu territorio, porque primero está tu vida, los defensores ambientales dicen que el hacer resistencia no es solamente decirle no a la minería o poner una pancarta y salir a marchar, el hacer resistencia, también es seguir denunciando por las vías nacionales e internacionales lo que está pasando en los territorios´´, manifesta Heizel Tórrez.

Según Heizel Tórrez la minería industrial ha utilizado a la pequeña minería para llegar hasta Rancho Grande, el dueño de una finca donde ahora se está desarrollando la pequeña minería cedió el espacio, se comenzó a extraer brosa y la empresa a través de cooperativas logró entrar hasta el punto, ´´ahora comenzaron a componer la carretera, ya están construyendo el plantel El Pavón que queda muy cerca de Yahoska, los pequeños mineros ahora están siendo expulsados por la minería industrial´´, señaló Tórrez.

Una vivienda en Rancho Grande, Matagalpa. Fotografía: Onda Local

Sobre los derrumbes y los accidentes de la pequeña minería, Tórrez destacó que muchos de estos sucesos ocurrieron en zonas donde históricamente la pequeña minería no se estaba desarrollando. La población que se ve directamente involucrada en los accidentes son jóvenes que están incursionando en el desarrollo de la actividad, que no tienen conocimientos técnicos en el término de la infraestructura y la galería, del tipo de suelo y de los riesgos que existen en término de la infraestructura o de la cobertura boscosa.

´´Son territorios que pertenecen al corredor seco de Nicaragua, son vulnerables frente a estos cambios; entonces el suelo se satura de agua, hay retención de humedad, hay corrientes subterráneas…los accidentes van de la mano con la falta de conocimiento en términos técnicos y prácticos de la zona, pero también en cómo identificar cuando ya a una galería no puede ingresar la persona, cómo identificar cuando ya hay derrumbes subterráneos´´, agregó Tórrez. 

La especialista concluye que, ante la falta de institucionalidad, agravada por la crisis sociopolítica, permite que las empresas mineras entren con un blindaje que la resistencia social existente no tiene el poder de detener el avance de estos proyectos mineros.

´´Frente a un contexto sociopolítico como el que vive Nicaragua, donde los derechos humanos son criminalizados, donde la defensoría ambiental está siendo violentada no existe un camino para que la resistencia física y social se pueda realizar. No obstante, los movimientos sociales frente a la minería industrial y organizaciones de la sociedad civil como Centro Humboldt continúan denunciando y haciendo resistencia a través de los mecanismos internacionales y agotando la vía administrativa nacional´´, señaló Heizel.  

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa