Rodrigo Navarrete y Alex Hernández
Julio López / Onda Local

Navidad en libertad, sin presas ni presos políticos

Compartir: Descargar audio

Por tercer año consecutivo, familiares de presas y presos políticos lanzaron la campaña Navidad sin presos y presas políticos, la cual demanda la liberación de 119 personas privadas de libertad por razones políticas.

Onda Local conversó al respecto con el excarcelado político Alex Hernández e integrante de la UNAB y Rodrigo Navarrete, tío del reo político Jaime Navarrete e integrante del Comité de Familiares de Presas y Presos Políticos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos publicó en el informe Personas Privadas de Libertad en Nicaragua, que al menos 1600 personas han sido encarceladas por ejercer su participación o apoyo a las manifestaciones sociales iniciadas en el país desde abril de 2018.

Rodrigo Navarrete aseguró que el comité ha documentado la recaptura de al menos 42 personas excarceladas a través de la Ley de Amnistía. Pero a juicio de Navarrete es “una libertad que nunca tuvieron y ahora representan al menos el 30% de presos políticos que existen”.

Jaime Navarrete fue secuestrado en el año 2018 en su casa, de una manera violenta y golpeado en varias partes de su cuerpo, luego fue trasladado a la Dirección de Auxilio Judicial “El Chipote”.

En 2019, Jaime fue liberado junto a un buen grupo de sus compañeros y compañeras de lucha a través de la Ley de Amnistía, estuvo libre durante unas semanas; pero fue acosado e intimidado por las patrullas policiales; hasta que en julio de ese mismo año  fue recapturado, luego de que tomara fotos a quienes le asediaban en las afueras de su casa.

Lea también: Nicaragua exige verdad por graves violaciones a los derechos humanos del régimen de Daniel Ortega

“Jaime ha vivido un calvario desde entonces, le han roseado gasolina y fue amenazado de ser quemado vivo. Junto a sus compañeros se encuentra en condiciones infrahumanas encerrado en un cuarto donde no entra aire ni luz, no le permiten que tenga comunicación a gritos, es decir de celda a celda, porque si no es sometido a castigos”, denunció su tío, Rodrigo Navarrete.

Carlos Antonio López Cano, también es preso político y fue detenido por la policía Orteguista en la terminal de buses de Chinandega, mientras trabajaba en su triciclo. Su esposa, Marcia Carvajal, denunció que a Carlos lo acusan de violar a un hermano de un militante sandinista.  “Está preso porque él le llevaba agua a los muchachos de la salida de Chinandega en las trincheras. Actualmente presenta un cuadro de alergia, padece del corazón y de la presión, le restringieron el paso del medicamento y se había sumado a la huelga de hambre, pero fue amenazado de recibir una golpiza si no desistía”.

Alex Hernández explicó que los excarcelados políticos se han convertido en “gente no deseada para el régimen”. “No se nos permite vivir en paz a los ex reos políticos y no sólo eso, cada ciudadano auto convocado que se ha sumado en las protestas de abril está viviendo bajo asedio, hay personas que quizá no han pisado una cárcel pero están sufriendo persecución, amenazas y no los dejan movilizarse”.

Por otra parte, Hernández señaló que hasta la fecha han contabilizado más de 65 presos y presas políticas con síntomas de Covid-19 y al menos 23 más padecen algún tipo de enfermedad crónica.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa