EN VIVO

EN VIVO

Policía de Nicaragua en las afueras de Librería Hispamer
Cortesía / Onda Local

Mayor presencia policial, menor seguridad ciudadana

Compartir: Descargar audio

En marzo de este año 2020, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos impuso sanciones a la Policía Nacional de Nicaragua bajo acusaciones de abusos y violaciones a los derechos humanos. 

De manera contundente se señaló a la policía nicaragüense, por su papel en importantes actos de violencia, incluyendo "el uso de munición real contra manifestantes pacíficos y la participación en escuadrones de la muerte, así como la realización de asesinatos extrajudiciales, desapariciones y secuestros".

La anterior aseveración, fue reportada en 2018 por El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua, MESENI, el cual dio cuenta que en desde abril de ese año, se desataron grandes manifestaciones en Nicaragua, en protesta por los recortes a prestaciones sociales y la tardía atención al incendio de la Reserva Indio Maíz por parte del régimen Ortega Murillo. Según el MESENI, tras las manifestaciones, ocurrieron más de 325 asesinatos y más de 88,000 personas tuvieron que exiliarse para proteger sus vidas de la cruda represión ejercida por el régimen, a través de su principal órgano represor, la Policía. 

Para Rubén Arriola, líder del Barrio Domitila Lugo en Managua la seguridad ciudadana no es un tema del que esté interesado la policía, “…el trabajo que realizan, es un trabajo más político… de seguimiento a los opositores y no de seguridad ciudadana hacia el país entero… la ley creadora habla que la policía debe de estar al tanto de la ciudadanía nicaragüense y velar por la seguridad de la ciudadanía de tal manera, de lo cual en estos momentos no lo realizan…”, afirmó.

La seguridad ciudadana es la acción integral desarrollada por el Estado para asegurar la convivencia, el desarrollo pacífico, la erradicación de la violencia y otros factores que pongan en riesgo a las personas y sus bienes. Sin embargo, Marlin Sierra del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos Cenidh, asegura que mayor despliegue y presencia policial,no significa mayor seguridad ciudadana.

“…Los nicaragüenses vivimos en un ambiente de inseguridad creciente, La percepción ciudadana de los nicaragüenses en cuanto al crimen y la delincuencia es que ha aumentado en los últimos meses del año 2020 pese al despliegue policial, el patrullaje e inclusive la militarización en algunas zonas del país, vemos en el incremento de crímenes violentos como el robo con intimidación y robo con violencia, los femicidios hechos que impacta precisamente en la vida de los nicaragüenses y con mayor razón luego de que el gobierno a dejado en libertad a miles de delincuentes comunes", señaló Sierra.

Para el Cenidh, esa falta de actuación de la institución encargada de la seguridad pública en el país, ha desnaturalizado su función de servicio y protección al pueblo nicaragüense, "...todo lo contrario a constituirse en el verdugo del pueblo quienes de manera amenazante e intimidatoria generan temor y un clima de desconfianza y más aún cuando protegen a quienes delinquen y agreden con la aquiescencia de ellos mismos,  hoy en día lamentablemente se ha constituido en el órgano represor del régimen Ortega – Murillo”.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa