Cadena radial y digital: ¡Sin derechos sexuales y derechos reproductivos no hay democracia!

Compartir: Descargar audio

Cada 28 de septiembre, se conmemora el día por la Despenalización y Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe, una iniciativa que surgió desde 1990 en el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe; es una fecha para recordarle a los gobiernos la responsabilidad que tienen de garantizar el acceso al aborto legal y seguro, para evitar que las mujeres continúen muriendo por practicarse abortos inseguros.

Desde 2006, el Código Penal de Nicaragua penalizó el aborto y estableció hasta cuatro años de prisión para las mujeres que interrumpan de forma voluntaria su embarazo. Para Martha María Blandón, especialista en derechos sexuales y reproductivos, la penalización del aborto en el país ha sido un retroceso en el respeto a los derechos elementales de las mujeres, “consideramos que la penalización es una ley injusta y discriminatoria porque afecta fundamentalmente a las mujeres y dentro de las mujeres, a las más pobres, a las que viven en condiciones de mayor vulnerabilidad”, enfatizó.

Blandón aseguró que Nicaragua tiene un Estado en donde la vida de las mujeres no es una prioridad, “esta situación del aborto no es algo nuevo y tuvimos una ley que permitía el aborto en ciertas circunstancias por causales, sin embargo, el acceso era limitado, no es que todas las mujeres que lo necesitaban podían acceder, pero una vez que se penalizó, el acceso se vuelve todavía mucho más limitado”, destacó.

Escuche también: Aborto legal y seguro en Nicaragua

Para la feminista Denisse Sevilla, un factor clave dentro de esta situación es que en Nicaragua existe una normalización de la violencia sexual hacia las niñas y adolescentes, “es muy normal ver a las niñas convertirse en madres sobre todo en las zonas más alejadas del país, en las zonas donde no llega definitivamente la información o no tienen acceso a la salud”.

Sevilla, agregó que el Ministerio de Salud (Minsa) ha hecho muy poco por estas mujeres que tienen poco acceso a recursos y viven en las zonas más remotas del país, “son mujeres con poca o nula educación, que permanecen en condiciones de desigualdad, que padecen de violencia sexual y de violencia machista”.

Martha María Blandón, señaló que cuando se refiere al derecho de las mujeres a decidir en libertad, significa que las mujeres puedan decidir cuándo tener un hijo o una hija y si lo quieren tener. Sin embargo, agregó que Nicaragua se encuentra lejos de alcanzar este derecho; “tenemos que empezar por considerar a las mujeres como seres humanas capaces de tomar buenas decisiones y que no deben ser tuteladas por los hombres, la iglesia o el Estado, mientras no se nos reconozca como ciudadanas con valores, con derechos, deberes y con capacidades igual que los hombres, el derecho a decidir en libertad siempre se verá limitado”.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa