Sitio web / LA PRENSA

El legado del Nuevo Diario al periodismo nicaragüense

Compartir: Descargar audio

Isayara López / Onda Local

Quince meses después que la Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA), bloqueara la importación de materias primas, tintas, planchas térmicas, entre otros insumos necesarios para la impresión de El Nuevo Diario (ND) , la junta directiva del periódico anunció el 27 de septiembre de 2019 que descontinuarían su publicación, debido a dificultades económicas, técnicas y logísticas que hacían insostenibles su funcionamiento.

El 03 de septiembre de 2019, 24 días antes que el periódico anunciara su cierre definitivo, Douglas Carcache, subdirector de El Nuevo Diario conversó con Onda Local y explicó los ajustes que habían realizado al periódico por la falta de materia prima.

“Tenemos prácticamente poco tiempo, yo calculo que cuando lleguemos a octubre o ya durante octubre es probable que en algún momento tengamos que dejar de circular, hemos venido haciendo una serie de ajustes, ahorros, para extender la vida del periódico impreso…Ya octubre y noviembre va a ser el período más crítico y es probable que antes de fin de año sino nos devuelven las importaciones que le pertenecen al ND vamos a tener que quedar en línea, digital”, aseguró Carcache.

El periodista Lester Arcia Ríos, escribía en la sección Nacionales y cinco meses antes del cierre del periódico, manifiesta no haber imaginado que su tiempo en El Nuevo Diario sería corto, sobretodo porque consideraba que estaba en su etapa más álgida para hacer periodismo en el país.

“Yo estaba con todas las ganas de poder seguir haciendo periodismo dentro de El Nuevo Diario... El cierre como tal, no lo veíamos venir, nosotros nunca nos imaginamos que el ND cerraría por completo, sí sabíamos y nos estábamos haciendo la idea de que iba a dejar de existir en papel y nos íbamos a pasar directamente a lo digital”, agregó Arcia.

Sin embargo, la periodista Alma Vidaurre, quien hasta septiembre de 2019 daba cobertura a Nacionales y Economía en el periódico comentó que en octubre de 2018, hubo un incremento en los despidos del personal; ”ese cierre inminente siempre estuvo ahí”, agregó.

Un año después del cierre de El Nuevo Diario, los y las periodistas que laboraban en este medio tomaron caminos distintos. Algunos decidieron trabajar por su cuenta, colaborar con medios de comunicación y otros fundaron medios digitales como IP Nicaragua o Diario Libre Digital.

Este hecho marcó significativamente la historia del periodismo en Nicaragua y ocurrió en un contexto donde el régimen Ortega-Murillo hostiga, persigue y amenaza la libertad de expresión, por medio de la censura en contra de los medios de comunicación que existen en el país.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa