En 2020 las discusiones sobre reformas electorales aún son tema de agenda
Onda Local

Cadena Radial: Reformas Electorales en Nicaragua

Compartir: Descargar audio

El sistema electoral es parte de la democracia en un país, a través de este proceso el pueblo puede elegir voluntariamente a sus gobernantes. En Nicaragua, desde hace 15 años se han propuesto diversas iniciativas para mejorar la Ley 331, Ley Electoral, en 2005 se organizó un primer grupo para estudiar y proponer reformas electorales; sin embargo, en 2020 las discusiones sobre estas reformas aún son tema de agenda.

Para Juan Diego Barberena, integrante del equipo de Reformas Electorales de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) , la insurrección popular de abril de 2018 marcó  un antes y un después en la historia de Nicaragua, “los movimientos sociales y políticos emergentes como actores trascendentales y estelares de esta  insurrección han sido objeto de una discusión amplia de reformas electorales”.

Barberena aseguró que discutir el tema de las reformas electorales en la actual coyuntura es sumamente necesario, porque el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo tiene una fecha de caducidad en noviembre de 2021; “Alianza Cívica y  la Unidad Nacional Azul y Blanco deben consensuar con los demás actores políticos una reforma de propuesta electoral que desmonte el actual sistema electoral y le devuelva a la ciudadanía el derecho a decidir y la confianza en la administración electoral”, enfatizó.

Lea también: EyT: No puede haber otras elecciones con el actual CSE

Por su parte, el politólogo Guillermo Incer, manifestó que hablar sobre reformas electorales, no significa que en Nicaragua existen condiciones para realizar los comicios de 2021, “sigue habiendo represión, hostigamiento, impedimento de movilizaciones, asesinatos, impunidad, presos políticos y exiliados…hasta el momento no existe voluntad política de parte del régimen de apostar a un proceso electoral verdaderamente competitivo”, señaló Incer.

George Henríquez, líder afrodescendiente del partido indígena Yatama explicó que estamos bajo una dictadura y las dictaduras raramente ceden el poder bajo una democracia participativa. “Tenemos una lista y una idea de cómo esperamos que sea una verdadera democracia y cómo esperamos que sean las próximas elecciones…como oposición nos ha faltado encontrar esa estrategia y ese mecanismo de como arrinconar y presionar al régimen”, destacó Henríquez.

La activista, feminista e integrante de la organización Nicaragüenses en el mundo, Haydeé Castillo; aseguró que estos últimos tres años ha habido un debilitamiento de la transparencia y la confianza del sistema electoral, “el régimen no renovó el memorándum de entendimiento que tenía firmado con la OEA”, agregó.

Los entrevistados, concluyeron que un eventual proceso electoral es indispensable pensarlo como un proceso democrático, libre y transparente. Sin embargo, no pueden celebrarse estos comicios, sin que existan las siguientes condiciones:

  • Libertad de presas y presos políticos. No puede haber un  proceso electoral con presos políticos en las cárceles de la dictadura.

  • La restitución de las libertades públicas, derechos que han sido  cercenados por la dictadura y el estado de sitio impuesto en las calles 

  • El retorno de organismos de derechos humanos como la OEA  o CIDH.

  • El retorno de los exiliados bajo protocolos de seguridad.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa