UNAB/Cortesía

Medida aduanera afecta papel de medios impresos

Compartir: Descargar audio

Es la una de la mañana y el encargado del funcionamiento de la rotativa del diario La Prensa, oprime un botón y el papel empieza a circular a una velocidad impresionante por cada uno de los compartimentos metálicos de ese equipo; que a simple vista asemeja un tren de vapor antiguo. En este lugar se imprimen los 20,000 ejemplares que diariamente se distribuyen en todo el país.

Todo esto ocurre en un gran galerón, que es quizá un poco más grande que una cancha de fútbol, donde se ubica la rotativa, un espacio para trabajo de revisión y empaquetado de los ejemplares; Pero el ochenta por ciento del lugar, solía ser el espacio donde se almacenaban grandes torres de bobinas que guardaban el papel enrollado para imprimir el diario. Sin embargo, hoy en día luce casi desierto. Ya casi se acaba el papel. La Dirección General de Aduanas, DGA, lo tiene retenido desde hace más de un año.

En las calles de Nicaragua es un tema recurrente y en la redacción del diario es motivo de preocupación, comenta Eduardo Enríquez, jefe de redacción de La Prensa: “…tenemos un año ya a estas alturas de bloqueo aduanero, eso significa que no nos permiten la importación de papel, ni tinta, ni otros insumos para imprimir el periódico. Es nos ha obligado a bajar el número de páginas y reducir las rutas a donde llegamos a los nicaragüense…”.

El pasado 26 de agosto se cumplió un año de la retención de 92 toneladas de papel, tinta y otros insumos requeridos para la impresión del diario, el cual dejó de importar sus insumos desde octubre de 2018. ¿Cuáles son las razones de la retención?, preguntamos a Eduardo.

Bloqueo aduanero a periódicos limita la libertad de prensa

 “…obviamente es una actitud ilegal y arbitraria del gobierno que ejecuta a través de la dirección de aduanas, que no tiene ninguna justificación ni explicación porque todos los requisitos que exige la ley se han llenado para poder importar ese papel… Se empezó a recurrir al organismo que se debía recurrir, que es el Tribunal Aduanero Tributario Administrativo, que le llaman el TATA, que ha fallado ya tres veces a favor de La Prensa; y exigiéndole al director de Aduanas Eddy Medrano que deje salir esos insumos, pero simplemente hace caso omiso de esa orden...”

En el Nuevo Diario, el otro medio impreso de mayor tradición en Nicaragua, se vive una situación similar, comentó Douglas Carcache, subdirector del Nuevo Diario: “hace más de un año que no nos dan nuestras materias primas importadas…el seis de septiembre de 2018, la Aduana comenzó a bloquearnos... Estamos hablando de tinta…papel…planchas térmicas, una serie de insumos que son necesarios en la impresión del periódico y eso nos ha obligado a reducir nuestras ediciones.

La medida arbitraria de la DGA, ha obligado al medio, a tomar medidas técnicas y reajustar su forma de emplear los insumos que aun reservan, agrega Carcache: “…teníamos un promedio de 36 páginas por edición, antes de abril de 2018, y hemos ido reduciendo ese paginaje hasta el punto de estar hoy en ocho páginas estándar, pero con una modalidad y es que estamos hoy en tabloide porque el tipo de papel que nos queda en reserva es un papel que es a mitad de la bobina... También en cierto momento tuvimos que cerrar el periódico “Qué Hubo”, que era uno de nuestros tres periódicos, eso fue en diciembre del año pasado. Además de eso, tuvimos que dejar de circular el Nuevo Diario los días sábados y domingos… Eso nos afecta mucho como empresa y afecta también el derecho de información de los ciudadanos. La Constitución de la república dice que tiene derecho a informar y ser informados… Pero cuando les restringís ese acceso a los medios, estás cuartando un derecho constitucional…”

Te invitamos a escuchar el radiorreportaje completo, haciendo click en el reproductor de audio.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa