Vilma Nuñez participa en el programa Onda Local
Julio López / Onda Local

Estado de Nicaragua no garantiza derechos humanos

Compartir: Descargar audio

En 2019, por segundo año consecutivo, los derechos humanos en Nicaragua continuaron deteriorándose de forma alarmante. Es la conclusión del balance realizado por Onda Local en su edición del 13 de diciembre de 2019, que contó con la participación de Vilma Núñez, reconocida defensora de los derechos humanos a nivel nacional e internacional.    

Sofía Montenegro, del Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO), cuya personería jurídica fue arbitrariamente anulada por el régimen Ortega-Murillo, aseguró que en Nicaragua se han quebrantado los derechos humanos. “Todos los espacios públicos y hasta los privados están siendo cerrados por la única estrategia que tiene este gobierno, que es la represión. A lo largo del todo el año todos los derechos han sido conculcados; de expresión, de movilización, de organización, de protesta, la tortura se ha institucionalizado como política del Estado”.   

Por su parte, Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), organización a la que también le cancelaron la personería jurídica, presentó el 10 de diciembre su balance de la situación de los derechos humanos en Nicaragua.  

Según el Cenidh, la represión que se inició el 18 de abril continuó en 2019 con modalidades perversas, con saña, acciones y mensajes cargados de odio, de epítetos y calumnias. “Aumenta prácticamente la estructuración de fuerzas paramilitares, fuerzas de espionaje, que actúan selectivamente e indican a las fuerzas de choque a quien deben atacar… ejecuciones que no sólo se pueden dar en las ciudades, también se han continuado en el campo, todo el aparato estatal está en función de reprimir y obedecer las órdenes perversas de la pareja presidencial”, aseguró Núñez.

La privación de libertad por razones políticas, siguió siendo otra forma de violación a los derechos humanos en Nicaragua. El último informe de la Alianza Cívica por la Justicia y la democracia da cuenta que 159 personas permanecen en las cárceles de la dictadura Ortega-Murillo, a quienes les han fabricado delitos como tráfico de drogas y portación ilegal de armas de fuego. La lista incluye a 13 excarcelados políticos, que fueron recapturados.

La Unión de Presas y Presas y Presos Políticos de Nicaragua, presentó un informe de la situación actual de las personas excarceladas y de quienes aún permanecen en prisión.

“Desde el inicio de la crisis sociopolítica de abril de 2018, el pueblo de Nicaragua ha sido encerrado en una permanente cárcel, dentro de su propio país, un Estado de sitio que ha violentado profundamente los derechos humanos, de todos los ciudadanos y se ha ensañado con mayor odio en aquellos que decidieron luchar contra la injusticia y han decidido luchar por la libertad de su patria. El Estado de Nicaragua, aquel que debería hacer respetar y promover los derechos humanos, se ha convertido en el mayor transgresor de los mismos. Un Estado culpable de apresar, violar, torturar y asesinar a su propio pueblo”, señala.

La Unión de Presas y Presas y Presos Políticos de Nicaragua agrega que son innumerables las violaciones a los derechos humanos que han tenido que vivir, antes, durante y después de fueron secuestrados, dentro de las cárceles de la dictadura.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa