En Nicaragua, el aborto terapéutico fue eliminado desde el año 2007
Wilmer Madrigal / Onda Local

Cadena radial: El derecho a decidir es vida y justicia para las mujeres

Compartir: Descargar audio

Cuatro de cada diez mujeres en edad reproductiva viven en países donde el aborto está penalizado, restringido o que no es accesible, según Amnistía Internacional. En Nicaragua, el aborto terapéutico fue eliminado desde el año 2007, restringiendo el pleno goce de los derechos sexuales y reproductivos, así como el derecho de las nicaragüenses a decidir por sus propios cuerpos.

Luz Marina Tórrez, del Colectivo 8 de Marzo, recordó a la audiencia de Onda Local que el 28 de septiembre de 1990, en Argentina, durante el Encuentro Feminista Latinoamericano, cienes de mujeres de Latinoamérica y otras partes del mundo, declararon el Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe.

“Las feministas hemos desarrollado cientos de acciones con mujeres, con medios de comunicación, con los gobiernos, con las relaciones internacionales que se tengan, con las juventudes y hemos tenido logros muy importantes para la vida de las mujeres. Y cuando hablamos de la despenalización del aborto en todo el mundo es porque nos preocupa el tema de la autonomía de los cuerpos de las mujeres”, agregó Tórrez.

Añadió que hablar del derecho a decidir significa muchas cosas, entre estas que las mujeres deberían poder escoger qué hacer con sus propias vidas, la vigencia de programas de salud sexual y reproductiva de calidad, sin regatear servicios a los Estados, a escoger ser madre o no serlo, a tener libertad y autonomía, entre otros

Por su parte, Lea Guido de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) vinculó la lucha por los derechos de las mujeres con la lucha que inició el 18 de abril, “una de las  características de esta lucha es el tema de los derechos porque lo que estamos hablando hoy es de derechos, de ciudadanía de las mujeres y aquí el debate es que vamos a avanzar en una sociedad más democrática en Nicaragua, en una sociedad con más derechos para todos y todas, un pueblo que vea la equidad entre hombres y mujeres como un principio ético de convivencia”.

Guido refirió que el cuerpo de las mujeres no puede ser tratado como “un territorio de ocupación, no puede ser encarcelado”. Añade que en la actualidad “las mujeres más pobres tienen que acceder a condiciones totalmente inhumanas o clandestinas para poder hacerse un aborto y, por otro lado, hay una destrucción de la vida de las niñas. Estamos hablando de derechos, de ética, de conocimiento y ciencia, las ideas fanáticas deben ser desterradas de Nicaragua y de la política”.

Desde el punto de vista de Ana Evelin Orozco, de la Campaña 28 de septiembre, la vida es un proyecto humano que conlleva la libertad y la voluntad, en este caso de las mujeres. Para Orozco la sociedad nicaragüense es fundamentalista: “ha sido dañino el fundamentalismo que ha permeado y permitió la derogación de esta figura del aborto terapéutico, promovió la penalización absoluta del aborto y lo convirtió en un delito. Un derecho de las humanas en Nicaragua se convirtió en un delito”.

“Desde las ciudadanas y ciudadanos hicimos lo que nos permite la Ley que es incurrir por inconstitucionalidad de esta legislación, sin embargo, han pasado 12 años y no tenemos respuesta. Aquí las leyes no existen, no cabe que interpongas un recurso, no cabe que exijas un derecho porque los derechos se nos han arrebatado a las mujeres en Nicaragua y, el derecho a decidir, en particular ya que la interrupción de un embarazo por cualquier causa es un delito y ha conllevado a la muerte de muchas mujeres”, destacó.

 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa