Luchamos por iguales derechos para todas

Compartir: Descargar audio

Por Duyerling Ríos

En nuestra edición especial de este viernes 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de las Mujeres, realizamos la Cadena Radial: “Ni Estado ni capital. Luchamos por iguales derechos para todas” integrada por Radio La Costeñísima de Bluefields, Radios Caribe y Juvenil de Bilwi, Radio Vos de Matagalpa, Radio Veritas de Chinandega, Radio Camoapa de Camoapa en Boaco y Radio Darío de León.

En el debate en vivo nos acompañó Mariela Cerrato Vásquez, madre de la presa política María Adilia Peralta Cerrato. “Mi hija estuvo al frente de la resistencia en Monimbó durante 90 días, la resistencia de Monimbó descansa en las mujeres", expresa Mariela. Su hija fue declarada culpable por participar en las protestas junto a su marido, el delito que se le imputa es crimen organizado.  

Durante su intervención Cerrato valoró el impacto de la crisis en la vida de las mujeres. Recordó que la economía de Nicaragua descansa en las artesanas, las profesionales, las amas de casa y las productoras. “Somos las que aportamos al hogar, al país, y las que están presas están en peor situación, porque ellas eran el sostén de su hogar”.

La hija de Mariela Cerrato y siete presas políticas más, mantienen desde el recién pasado 27 de febrero una huelga de hambre, en la cárcel La Esperanza. “Quiero denunciar la barbaridad que están pasando nuestras hijas en la cárcel, tiene que haber un equipo médico monitoreando su salud, ¿quien está haciendo eso en el penal? Pedimos a la Cruz Roja Internacional y no la dejan entrar”, denunció.

Las madres también han vivido violencia, refiere la abogada. El estrés, los tratos que recibieron durante la búsqueda y permanencia de sus hijas e hijos en El Chipote (Dirección de Auxilio Judicial de la Policía). La situación se volvió más difícil cuando a la entrada del lugar llegaron simpatizantes del gobierno y las desalojaron. “Era realmente un calvario que pasamos ahí, nos llamaban golpista”. Violencia física y psicológica les tocó vivir.

Mariela aseguro que las presas que están en huelga de hambre, merecen vivir, ya aportaron a la lucha, señala. “Yo le voy a pedir a mi hija que abandone esa huelga de hambre que la queremos viva y sanas, y salió corriendo a otra actividad donde igualmente defendería los derechos de las presas políticas.

                           

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa