Estudiantes, actores claves de las protestas sociales

Compartir: Descargar audio

El Movimiento estudiantil siempre ha estado comprometido con las luchas sociales en Nicaragua, expresó en el programa Onda Local, transmitido en Radio Universidad, el exdirigente estudiantil Irving Larios.

Irving Larios explicó que su generación tuvo la oportunidad de participar en la lucha contra la dictadura somocista, articulados y conducidos por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Las manifestaciones, igual que ahora, eran contra la represión y por la libertad de los presos políticos. La diferencia es que en su época, la lucha era armada. La comunidad estudiantil participaba en redes clandestinas, estructuras organizativas, campañas para la recolección de fondos, entre otras.

El movimiento estudiantil siempre ha estado comprometido. Los jóvenes han seguido activos a través del trabajo con las organizaciones civiles, quienes han innovado y utilizado las tecnologías para sus luchas”.

Por su parte, Violeta Delgado, también exdirigente estudiantil, manifestó que a su generación le tocó la herencia inmediata de la pérdida de las elecciones en 1990, seguida de la aplicación de medidas neoliberales. “La lucha por el 6% de las universidades era la principal bandera estudiantil”, recuerda Delgado.

Para Violeta, la aparente apatía no era exclusiva de la gente joven. Era generalizada, era parte de un comportamiento compartido, matizado por las desconfianzas ya que siempre se preguntaban, este líder a quién va a beneficiar, con quién va a ir a pactar. “Con lo que ha pasado en los últimos cinco meses, se ha dado un paso trascendental en materia de la confianza, por eso Ortega apuesta a generar desconfianza porque sabe que eso lo fortalece. Entonces, los jóvenes estaban marcados por eso, matizados por las voces que les decían no te metás, ya me metí, me sacrifiqué y de nada sirvió”.

Escuchábamos, los jóvenes están dormidos, no vemos futuro con ellos, sólo les importa estar en el teléfono, en la computadora. Pero a partir de que atacan a nuestros abuelitos, se enciende la chispa y empezó una lucha inicialmente espontánea, no organizada”, asegura la joven de 18 años Justina Orozco, líder de la Universidad Nacional Agraria (UNA).

Posteriormente, cuando las y los estudiantes estaban siendo atacados, agrega Orozco, surgió la necesidad de organizarse, de atrincherarse en las universidades, en barricadas, movilizarse masivamente y crear vínculos entre el barrio y la universidad. “El barrio nos apoyó, era un intercambio entre el barrio y la universidad, nos compartíamos morteros cuando había necesidad de defendernos. Se crearon comités de logística, de comunicación, de vigilancia para determinar quiénes podían entrar y salir, para crear un puesto médico, lo cual fue duro porque en la UNA nadie estudia medicina, sólo tratamos con animalitos”.

Cuando comprendieron que la lucha iba más allá de defender su recinto, se dieron cuenta que necesitaban ayuda de la experiencia, relatò Orozco, por lo cual empezaron a contactar abobados, asistían a reuniones y a procesos educativos, a crear alianzas, pero primero superaron la desconfianza.

Violeta Delgado manifestó que le llenaba de satisfacción escuchar a una joven decir que antes de optar a un cargo público, lo primero era estudiar, porque no se puede liderar un país sin tener información y formación.

Orozco reforzó el planteamiento de Violeta. “Nuestra generación no puede igualarse a Daniel Ortega, necesitamos tener de referencia nuestra formación para no repetir estos ciclos”.

Para Violeta Delgado, la lucha por la justicia ha sido una herencia del pueblo, que ha cruzado a todas las generaciones y ha logrado que los jóvenes a lo largo de diferentes años reaccionen y se levanten contra el poder.

Justina Orozco, dijo que la lucha actual del movimiento estudiantil es por la democracia, la justicia y por recuperar la autonomía universitaria, ya que la UNEN, desde los recintos está haciendo trabajo sucio.

A su vez Irving Larios señaló que la UNEN está defendiendo a un régimen corrupto y autoritario; y finalizó diciendo que es imposible cambiar la historia, y ha presentado a las y los jóvenes, universitarios, del lado de los oprimidos.

Para escuchar el audio completo, dale click al reproductor ubicado al pie de la fotografía.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa