Menores de edad siguen en La Modelo, pese a orden de libertad

Compartir: Descargar audio

Cinco personas, incluyendo tres menores de edad, quienes gozan de protección especial de acuerdo al Código de la Niñez y la Adolescencia, continúan detenidas en el Sistema Penitenciario La Modelo, pese a que tienen orden de libertad, denunciaron sus familiares en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Claudia Arana dijo que sus hijos Adrián Alexander Martínez Arana de 16 años, Richard de Jesús Martínez Arana de 17 y Sebastián Martínez Arana de 21 años, permanecen detenidos en La Modelo desde el pasado 29 de agosto. Los jóvenes fueron detenidos junto con dos más, sus primos, luego de allanar su vivienda sin ninguna orden judicial.

Según Pablo Cuevas, de la CPDH, hay violación clara al Código de la Niñez y la Adolescencia porque al ser menores de edad, no deberían de permanecer detenidos más de 24 horas; pero fueron puestos a la orden del juez muchos días después. La situación se agrava porque existe orden de libertad y no ha sido ejecutada.

Para Claudia Arana, la detención de sus hijos es un acto de represalia porque se negaron a participar en la represión contra los estudiantes de la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI). Denunció que Nelson Jiménez de la Juventud Sandinista del barrio y Carlos Sarria, llegaron a su casa y le ofrecieron a sus chavalos que trabajaran con ellos, a cambio les iban a dar  300 córdobas y la comida, cada día.

“Los chavalos no aceptaron. Estaba lavando los trastes cuando llegó el joven Nelson Jiménez, de la JS, llamó a mi hijo Sebastián y le hizo el comentario. Sebastián, te vengo a hacer una propuesta, necesitamos gente, reunime  cuántos chavalos podás, les vamos a dar armas hechizas, armas, 300 córdobas diario y la comida fija, para que vayamos a atacar a los estudiantes de la UPLOLI. No hombre, le dice mi hijo, yo no me presto a eso. Entonces qué, te estás dando vuelta, le dice Nelson. Le dice mi hijo, no es eso, no me gusta andar metido en esa clase de problemas, así que conmigo no contés. Como a los cinco días estaba cayendo la policía en la casa”.

Añadió que sus hijos y los primos de ellos ahora son acusados de “terrorismo, crimen organizado y extorsión”, cuando  no participaron en ninguna movilización ni en barricadas.

Para el representante de la CPDH es evidente que “la detención de estos cinco jóvenes es una represalia por no haber querido ser parte de la comparsa para desbaratar las protestas o atacarlas, y como consecuencia de su negativa, ahora están pagando con cárcel”.

Cuevas también informó que la CPDH recibió la denuncia de María Elena González Olivas, quien indicó que el domingo 23 de septiembre por la mañana, la policía detuvo a su hijo de 14 años, luego de allanar su vivienda ubicada en el barrio Acahualinca.  

María estaba en la CPDH para hacer la denuncia ante los medios de comunicación, pero tuvo que salir apresurada al recibir información que su hijo había sido puesto a la orden de un juez. “Según el Código no puede ser sujeto de persecución penal, nunca debió haber sido detenido, la mamá fue con la partida de nacimiento ante las autoridades policiales, le decían que lo iban a poner en libertad y ahora resulta que lo están poniendo a la orden del juez”.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa