Nuevas reglas del juego del sector minero

Compartir: Descargar audio

Con la creación de la Empresa Nicaragüense de Minas, Eniminas, el 21 de junio de 2017,  se ha abierto las puertas a la exploración y explotación minera en áreas de reservas naturales, lo advirtieron Adelmo Sandino, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) y Jurgen Guevara del Centro Humboldt, en la edición de Onda Local del 01 de diciembre de 2017.

“Nos preocupa que se estén brindando concesiones mineras en áreas naturales protegidas y sus zonas de amortiguamiento. Del total de áreas concesionadas, el 25 por ciento se encuentra en áreas naturales protegidas y sus zonas de amortiguamiento. Toda la parte norte de la Reserva Bosawas está concesionada para minería metálica y ahora está concesionada para áreas de reservas mineras. Unos dos mil kilómetros cuadrados de bosques que están en áreas naturales protegidas, pueden verse afectados por las explotaciones mineras a gran escala”, dijo Guevara.    

A esto se suma, la aprobación del Decreto 15-2017, que deroga el Decreto 76-2006, referido al Sistema de Evaluación Ambiental, publicado el 28 de agosto de 2017 en La Gaceta, Diario Oficial. Los inversionistas no realizarán Estudios de Impacto Ambiental antes de iniciar obras. Además, faculta al Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) para otorgar los permisos correspondientes. 

Con estos dos cambios en la regulación jurídica, el gobierno nicaragüense avanzó en sus pretensiones de involucrarse en las explotaciones de los recursos naturales renovables del país. “La creación de Eniminas viene a trastocar la regulación y el control del sector minero ya que va a asumir responsabilidades que le competían al Ministerio de Energía y Minas (MEM)”.

El ambientalista agregó que “no es conveniente que una empresa, aunque sea estatal, esté metida dentro de la regulación y control de ningún sector económico, menos del sector minero”.

La tendencia y el contexto actual avizoran una mayor promoción de las inversiones mineras extranjeras, ahora con participación nacional, en las exploraciones y explotaciones mineras, aseguró Jurgen.  

“Con la entrada de Eniminas prácticamente se duplicó la cantidad de concesiones que estaban en nuestro país. Pasamos del 12% al 20.45%, un poco más de 14 mil kilómetros cuadrados, le han sido otorgados a la Empresa Nicaragüense de Minas. (…) Entra en rol una nueva figura concesionaria, las áreas de Reservas Mineras, las cuales tienen potencial minero, y que en algún momento, pueden ser utilizados y explotados por ENIMINAS o en asocio público privado” agregó. 

Por su parte, el economista Adelmo Sandino explicó que está en marcha una variante del modelo extractivista actual, que se basaba en el régimen de concesiones privadas, pero ahora el Estado nicaragüense podrá participar en sociedad con empresas privadas en la exploraciones y explotaciones mineras.

Sandino señaló que en el 2013, una empresa minera dio a conocer una estimación de 15 millones de onzas troy potencialmente explotables, es decir que están en juego cerca de 18 mil millones de dólares que se pueden extraer de estos minerales preciosos. “Hay un enorme interés económico de que se exploten estas áreas que no aparecían en los mapas de concesiones”.

La ley creadora de Eniminas no fue aprobada como originalmente estaba prevista. “En la iniciativa de Ley se establecía que el Estado a cambio de facilitarle a las empresas extranjeras el usufructuó de los recursos minerales que antes no estaban disponibles, el Estado iba a participar de un 10 por ciento sobre el capital invertido; esto asustó bastante al gremio del sector minero y eso cambió totalmente en la aprobación de la Ley, y lo que quedó en realidad, es que el Estado a cambio de privilegios fiscales, que cuando una empresa privada haga proyectos de inversión en asociación con Eniminas para explorar y explotar los recursos minerales, no van a pagar impuestos”.  

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa