Auge minero no deja desarrollo a comunidades

Compartir: Descargar audio

Por Duyerling Ríos

“Me dedico a lavar tierras, a sacar oro del lugar en donde esté, en todos los ríos. Por lo menos en la zompopera o vamos al Río Artigüa y sus quebradas aledañas”, cuenta Marisol Jenny Amador, de Santo Domingo, Chontales. Desde los ocho se dedica a la güirisería o minería artesanal.

Onda Local conversó este viernes 17 de noviembre, acerca de los aportes y las dificultades de la minería a pequeña escala, conocida como güirisería, y del auge de las concesiones mineras en Nicaragua.

Heizel Tórrez ambientalista y oficial de minería del Centro Humboldt y Adelmo Sandino, economista, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), participaron del debate en vivo.

Se conoce el trabajo de minería artesanal que se realiza en los municipios de Rosita, Bonanza y Siuna, no así lo que sucede en otros municipios del país. Una característica de este tipo de minería es que se trabaja de manera rústica, con equipos elaborados por las mismas personas y las máquinas industriales son poco utilizadas, señaló la especialista.

Según Sandino, existen unos 15 mil mineros artesanales, quienes aportan a la economía familiar y local. Si bien la minería artesanal no representa un desarrollo económico, es importante porque con el empleo que genera se mantiene la “economía estable de los territorios donde se practica”, aseveraron Sandino y Tórrez.  

Además, este tipo de actividad está sujeta a impuestos por parte de las municipales. 

“Ahora que la B2Gold está trabajando ahí es que se está llevando todo el material. Nosotros lo que nos llevamos son miserias, migajas... Vamos a buscar las dos décimas para sobrevivir, en dos décimas son setenta córdobas. ¿Usted cree que una familia de cinco, siete miembros de un hogar se van a mantener con setenta córdobas?” refirió Marisol Amador.  

La minería artesanal es considerada una actividad informal, “por eso se ha visto una serie de incidentes, no vemos que haya una estrategia con relación a la minería artesanal. No vemos que haya una estrategia para impulsar un polo de desarrollo en ese sentido”, comentó Adelmo Sandino. 

La mayor contribución de la pequeña minería, según Heizel, es que se ha convertido en fuente para las joyerías locales. “La mayoría de los pequeños mineros son proveedores de las joyerías, el oro que andamos es producto de ocho horas laborales de un pequeño minero. La riqueza que deja los mineros artesanales queda en el país, la minería industrial sale”.  

Escuché el audio de la segunda hora: Auge minero no deja desarrollo a comunidades

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa