Francisca Ramírez: La palabra la tiene el pueblo

Compartir: Descargar audio

No, no fue el grito del bolo lo que sonó en La Fonseca, Nueva Guinea sino el grito campesino contra El Canal Interoceánico. Es la marcha número 91.

La gente fue sumándose poco a poco. Llegaron a caballo, en camiones, a pie. No importó la lluvia ni los ríos crecidos, los pegaderos en los caminos y el intento de la policía de impedir que una delegación de El Tule, Río san Juan, llegara.

Teófilo Guillén, un anciano de Punta Gorda, no se pierde ni una marcha. Trae puesto un sombrero que lo protege del sol y alza una pequeña bandera azul y blanca.  “El gobierno quiere sacarnos de aquí de Nicaragua, es la verdad, y meter a la gente de él”.  

Mientras la gente sigue llegando a la marcha, Francisca Ramírez, líder de movimiento anti canal, recibió la noticia que la delegación proveniente de El Tule, fue bajada del camión. La gente no se dio por vencida y decidió continuar a pie. Doña Chica, como le llaman, fue a encontrarlos. La acompañó Bianca Jagger, defensora de derechos humanos.

Marcos Carmona, del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, el Lago y la Soberanía, dijo: “Cuando caminamos más o menos unos tres kilómetros, llegó el comisionado de La Guinea (Arnulfo Rocha)  y nos dijo, tenemos conocimiento que viene un bus a llevarlos a ustedes, necesitamos saber qué color, qué placas, que identificaciones tiene, porque queremos ver si tiene permiso para moverlos a ustedes. Al final, se presentó nuevamente y nos dijo, muchachos discúlpennos, esto fue una llamada telefónica que nos hicieron de allá arriba y por eso procedimos a quitar el camión, ahora mediante una llamada nos dijeron que les entregáramos el camión, móntense con cuidado, nadie los va a detener de aquí para allá”.

Pero, ese no fue el único obstáculo que enfrentaron. El Ejército y la Policía intentaron persuadir al campesinado para que no marchara, denunció Francisca Ramírez.  “Han llegado a las comunidades seis militares, cuatro policías  a tratar de reunir a la gente… Se tomaron las iglesias y trataron de hablar con algunos líderes de las iglesias y decirles que no marcharan, que ya no había necesidad, que el gobierno estaba pensando en ellos, pero la gente ya se siente atropellada. No creemos, mientras la ley exista para nosotros sigue siendo una amenaza…”.  

 “La palabra la tiene el pueblo cuando deja el miedo y eso es lo que hemos aprendido y cada día hoy, hay una demostración en La Fonseca que el pueblo defiende al pueblo, entonces yo creo que esa es la palabra que tenemos que tener todos los nicaragüenses… nosotros lo que le hemos pedido al Estado es que derogue la Ley 840, que deje de violar nuestros derechos…”, agregó Ramírez.

La defensora de derechos humanos, Bianca Jagger, ha visitado El Tule, Ometepe y se sumó a la marcha en La Fonseca, para oír de viva voz de las y los campesinos, cómo el proyecto canalero les viola sus derechos.

Jagger dijo que el campesinado está claro de su lucha “ellos están defendiendo el derecho que tienen a sus tierras,  a la soberanía, a la libertad y están marchando para expresar sus posiciones en contra de este proyecto y el gobierno no tiene ningún derecho de prohibirles que ellos vengan”. 

Además, advirtió que el gobierno de Daniel Ortega se equivoca al tratar de intimidar a las y los campesinos, al retenerles los camiones y al enviar al Ejército a las comunidades para decirles que no deben de unirse a la lucha.  Daniel Ortega debería recordar que “los nicaragüenses a veces pareciera que estamos dormidos, pero algunas cosas nos despiertan…”, señaló Jagger.

 “Nos estamos manifestando, demandando y reafirmando la demanda internacional contra el Estado de Nicaragua”, dijo Medardo Mairena, coordinador del Consejo Nacional.  

Para Francisca Ramírez, la marcha fue una demostración de esperanza para Nicaragua y una muestra de  la verdadera unidad que quiere el pueblo nicaragüense.

“Le decimos a Ortega, la tierra no se vende y mucho menos se entrega. Ortega, derogue la Ley 840, porque si no, no se cansarán nuestras gargantas y nuestros pies tampoco se rendirán de caminar”, dijo la líder campesina, Magaly Centeno.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa