Turismo comunitario, una alternativa

Compartir: Descargar audio

 “…quienes tienen la promoción son los grandes hoteles”, afirmó en el programa radial Onda Local, Argentina Olivas de la Fundación María Cavalleri. Dicha situación dificulta la promoción de un turismo alternativo al de sol, playa y arena: El turismo comunitario.

Para Uriel Centeno, sociólogo, hay una “pirámide de responsabilidades” en cuanto a la promoción del turismo comunitario. Según él, el Estado debe garantizar el acceso a los servicios básicos en los lugares donde se esté impulsando este tipo de turismo, como agua, energía, entre otros. Asimismo, se debe garantizar las condiciones adecuadas de higiene y salubridad.

Por otra parte, afirmó que la promoción local debería ser un ejercicio de las Alcaldías municipales, ya que son quienes conocen los atractivos que hay en sus zonas. No obstante, dicha iniciativa, “debe ser reforzada por el INTUR”, agregó.

En el programa, se compartieron experiencias de turismo alternativo, uno de ellos es el del Albergue Nicaragua Libre. “Comenzó como una alternativa para la agricultura, por lo del cambio climático. Se inició capacitando a la gente. Los jóvenes se han involucrado haciendo prendas con las semillas del campo”, compartió Donald Nicaragua, uno de los integrantes del Albergue.

El proyecto tiene 14 años, fundado por la necesidad de implementar métodos agricultura que les permitiera hacer frente a los efectos del cambio climático, y además, aportar al cuido y preservación del medio ambiente. Poco a poco, el Albergue ha ido creciendo. A las y los turistas, les ofrecen cuartos múltiples, cabalgatas, senderismo, comida tradicional y popular y la Ruta del Chocolate.

“Le damos una explicación a la gente de lo que fue el cacao en Nicaragua, lo agarramos, lo descascaramos junto con ellos, prendemos leña y lo tostamos delante de la gente, lo molemos en una máquina manual y luego lo cocinamos con sus ingredientes necesarios, a gusto del cliente”.

Tanto Albergue Nicaragua Libre, como la Fundación María Cavalleri, le ofrecen a las y los turistas, la oportunidad de respirar aire fresco y libre de contaminación, estar en contacto con la naturaleza. Un lugar para descansar, pero también para realizar eventos rodeados de la flora y fauna.

El turismo comunitario, se caracteriza no sólo por promover el cuido del ambiente, sino de promover el desarrollo de la comunidad, ya que además de tener un beneficio económico, también tiene un beneficio social, ya que se procurar aportar al desarrollo de toda la comunidad y a la preservación de la historia, costumbre y promoción de la cultura local.

Uriel, destaca la actividad educativa como uno de los principales procesos que se debe incluir en el desarrollo de Turismo comunitario. En el Albergue Nicaragua Libre, se comparten los conocimientos con las y los turistas acerca de cultura, no botar basura, cuidar los animales, no al despale, entre otros. Además, hablan de las costumbres y las culturas de la localidad.

Te invitamos a que te enterés de otros atractivos que ofrece el Albergue Nicaragua Libre.

Además, conocé “La Garnacha”, otra alternativa de turismo comunitario.

 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa