Constructoras de Condega

Compartir: Descargar audio

Por Cristopher Mendoza Jirón

 “Mi mamá me mandaba a estudiar costura con la presidente de la asociación, daba costura en mi comunidad, y ella me platicó de la AMCC y me dijo que era carpintera. Entonces a mí no me gustaba la costura y le dije que cuando hubiera un curso me llamara”

Pasaron 15 años desde que Angélica Calderón, originaria de la comunidad de Rodeo de Pire en Condega, decidió cambiar las tijeras y las agujas, por un serrucho y un formón. Desde los 13 años es carpintera, un oficio no tradicional para mujeres en esta sociedad.

Junto a Angélica, Junieth Peralta de Labranzas Condega, carpintera. Y Diana Merlo, soldadora, originaria de Guasuyuca, Pueblo Nuevo, también son mujeres jóvenes que han incursionado en oficios no tradicionales para mujeres. Cursos impulsados a través de la escuela de oficios no tradicionales de la Asociación de Mujeres Constructoras de Condega.

Sin embargo, aunque estas jóvenes ya incursionaron en un rol no habitual para mujeres, para ejercer sus derechos, deben tener algo más que un trabajo diferente, explicó Amanda Centeno, de la Asociación de Mujeres Constructoras:

“Los otros oficios, eso empodera, pero si a nivel de su cabecita no hay cambios, ese poder no está acompañado de la fuerza de la consciencia del nuevo rol que estamos asumiendo… vos mirás a estas chavalas hablar en público, hablar de temas que muchas veces la gente no habla abiertamente como son los temas de sexualidad. Que ellas hablen tranquilamente de esos temas, de negocios, de dirigir, que ellas estén en este rol públicamente para mí, es tan importante como que hagan un techo o un mueble…que la gente se acostumbre a estarlas mirando en otro rol, creo que es el más importante aporte que nosotros estamos haciendo”, concluyó Centeno.

 

 

 

Constructoras de Condega

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa