Ni una menos

Compartir: Descargar audio

Por Cristopher Mendoza y Julio López

Nueve de la noche. 17 de mayo de 2015. Ángel Elías Meléndez Suárez, de dieciocho años, le disparó a Jacqueline de los Ángeles Barquero Manzanares, de 22. Marisol, la madre, corrió a auxiliarla, pero la encontró desangrándose, bajo un árbol de nim. 

“Le dijo que él se quería quedar durmiendo. Ella le dijo que no quería, porque ya no tenía nada con él. Estaban así, ella diciéndole así porque ya era noche y fue cuando oí él disparó y él salió corriendo para allá”, relató la mamá de Jacqueline.

Al inicio todo iba bien, luego vinieron los golpes y las heridas en una pierna. Interpusieron la denuncia en la Comisaría de la Mujer de Tipitapa donde mediaron. Ángel no cumplió la orden de alejamiento, hostigaba y perseguía  a Jacqueline hasta el día que le disparó.

“´Él no cumplió esa orden. La agarraba en la calle, la seguía y la agarraba en la esquina y ahí se ponían a platicar. No la soltaba y la agarraba a la fuerza, ese es el problema que él tenía”, relató Marisol.

 Jacqueline fue traslada al hospital Alemán Nicaragüense, donde permaneció en coma durante ocho días. Murió la tarde del 24 de mayo de 2015.

Las defensoras de los derechos humanos de las mujeres han señalado públicamente que no debe haber mediación en ningún tipo de violencia contra las mujeres, ya que además de revictimizarlas, pone sus vidas en peligro, como ocurrió con Jacqueline.

Escuche el reportaje especial “Ni una menos” que explica por qué la mediación pone en peligro la vida de las mujeres y señala la responsabilidad del Estado nicaragüense por la  violencia extrema contra las mujeres.  

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa