Renuncia de Aminta Granera no resuelve debilitamiento de la Policía

Compartir: Descargar audio

Para Mauro Ampié, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) el debilitamiento institucional de la Policía Nacional de Nicaragua, no se resuelve con la renuncia o destitución de la Directora General de la Policía, Primer Comisionada Aminta Granera. "La descomposición de la Policía, a estas alturas no depende de que la Primera Comisionada renuncie o sea destituida, ha sido consecuencia de un proceso dirigido por el titular del Ejecutivo".

En los últimos años, el CENIDH ha documentado una serie de abusos policiales que han dejado como resultado la pérdida de la vida de ciudadanos incluídos niños y adolescentes, lo que evidencia que el caso de las Jagüitas no es un hecho aislado. Por ello, considera imperativo que la Policía retome su institucionalidad, misión y principios, a fin de que no continúe lamentando tragedias como la que hoy conmueve e indigna a toda una nación.

Aunque la pérdida de vida es irreparable, el Estado de Nicaragua sí debe adoptar medidas de reparación establecidas en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, ya que en el caso del asisinato de dos niños y una joven en Las Jaguitas existe responsabilidad estatal. Entre estas medidas destaca asistencia psicologica a la familia Reyes y a quienes sobrevivieron al ataque policial y el compromiso del Estado en asegurar que no se repitan este tipo de abusos. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa