Por la vida de las mujeres ¡Ni una menos!

Compartir: Descargar audio

Por: Sayuri Nishime

En lo que va del 2015, las Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), a través de un monitoreo de medios, registraron 34 femicidios. Este viernes 10 de Julio, día de Acción por las Mujeres, se conversó en el Programa Radial Onda Local, sobre la situación de alerta roja que viven las mujeres en Nicaragua, aunque el Índice Global de Seguridad, ubica a Nicaragua como “el sexto mejor país para ser mujer”.

Según Ana Eveling Orozco, “desde el Movimiento de Mujeres, hemos dicho que ante la ola de femicidios, de situaciones violentas, no nos podemos quedar calladas”. Hay un silencio de parte del gobierno. Ninguna autoridad gubernamental se ha pronunciado para abordar lo relacionado a las estadísticas de femicidio, agregó Ana Orozco.

Para Elvira Cuadra, directora del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), la forma en que está organizado el sistema en Nicaragua, hace que las mujeres permanezcan subordinas. Hay una “situación de poder desigual al de los hombres, como falta de acceso a la justicia, a la educación, a la salud, exclusión social, entre otros”, afirma.

 

Comentarios como “la ley vino a aumentar los femicidios”, “los hombres prefieren matarlas”, se escuchan tanto de mujeres, como de hombres. Esto se debe a que “hay una confusión y desinformación, lo que vulnera aún más a la mujer”. A esto se suma “la aprobación de la mediación y de un reglamento, ambos inconstitucionales”, expresa Ana Orozco. Por tal razón, las diversas organizaciones que luchan por la defensa de los derechos de las mujeres, se han unido para realizar diferentes actividades, en pro de la lucha por los derechos.

Parte de estas actividades, son el recorrido ante la Corte Suprema de Justicia, para denunciar la inconstitucionalidad del reglamento de la Ley 779 y la falta de acceso a la justicia. Asimismo, el grupo de teatro “Las hijas de la luna”, hicieron presentaciones teatrales en el Iván Montenegro y se subieron a los buses, para motivar a las mujeres a ejercer ciudadanía. En Masaya, las mujeres se plantaron frene a la comisaría de la Mujer y de la Niñez, para exigir que se les abran las puertas y que no las hagan entrar por Auxilio Judicial; entre otras.

De las denuncias que recibe la Policía Nacional, sólo el 20% llega hasta los tribunales de justicia, afirma Cuadra. Por lo cual, Ana Orozco, expresó que “estamos ante un sistema de justicia ineficiente que no está resolviendo la violencia hacia las mujeres ¿Cuántas de las mujeres asesinadas pasaron por la mediación?”.

Según Ana Orozco, en Nicaragua no hay seguridad ni protección para las mujeres. El estado de Nicaragua ha estado en dos exámenes universales de derechos humanos, en los que ha salido aplazado. Las recomendaciones que las Naciones Unidas hace, es en torno a la falta de derechos de la vida de las mujeres.

Las niñas y los niños, desde temprana edad, van aprendiendo patrones que refuerzan la violencia de género. A los hombres se les enseña juegos agresivos, que es el rey de la casa y el que manda. A la niña, que debe atender a los varoncitos y cuidar a la familia. “En sociedades como la nicaragüense, donde están ocurriendo cambios importantes, sobre todo del lado de las mujeres, cuando los hombres sienten ese cambio, se vuelven agresivos”, explicó Cuadra.

La educación, es un factor fundamental para reducir el índice de violencia. Sin embargo, la directora del IEEPP, afirma que el Ministerio de Educación “no dice nada sobre la situación de femicidio o  la violencia sexual. En este país no hay educación sexual jurídica. Las y los ciudadanos de manera general desconocen sus derechos”.

El nuevo sistema para la denuncia que se va a usar, son los Gabinetes de las Familias. Según Ana Orozco, estos no tienen preparación y muchas veces también son agresores. Dicho sistema, provocaría que las mujeres desistan de denunciar. Asimismo, habrá “menos información, menos protección, menos apoyo y ninguna valoración psicológica”, manifestó Cuadra.

Hombres y mujeres, ante esta situación ¿Qué se puede hacer?

Ana Orozco, afirma que es necesaria la búsqueda de información sobre sus derechos, el Código de Familia y sobre la ley 779. Que se apoyen en las organizaciones de las mujeres. Además, que no desistan de la denuncia, que se hagan acompañar por promotoras y por abogadas de las organizaciones. “No sólo asistan a la Comisaría, sino al Ministerio Público y a la Fiscalía, que están obligadas a recibir las denuncias”, agregó.

Por su parte, Elvira Cuadra, hizo el llamado a “No callar”. Que acudan a las instituciones. Respecto a los hombres, que se “hagan una revisión conscientemente y con honestidad de sus comportamientos y de las formas de pensar”.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa