Contubernio entre gobiernos de Nicaragua y Honduras

Compartir: Descargar audio

Salvador Delgado de 73 años, nicaragüense. Gregorio Ulises Sarmiento de 71, Rafael Leonardo Aguiriano, Javier Fabricio Sarmiento, Nelson Ivan Padilla, una señora y un conductor, todos de nacionalidad hondureña y quienes en el 2009 lideraron acciones de protesta en contra del golpe de Estado en Honduras, fueron capturados por la policía nicaragüense en el municipio de Diriomo, Granada la tarde de este jueves y trasladados al Chipote, Managua.

“Llegó la patrulla, entraron como que iban a encontrar otro tipo de cosas, bien agresivos. A uno de ellos lo golpearon por el comedor, delante de mi hija -cooperá y decí que andan haciendo aquí en Nicaragua-, a todos nos interrogaban de distinta forma. Se le trajeron las escrituras, le dijeron que tenía cuentas bancarias. Se llevaron 70 córdobas de una venta de choco bananos", relata Cristian Cornejo, esposa de Salvador Delgado.

Violeta Delgado, feminista nicaragüense e hija de Salvador Delgado, comentó que las ocho personas hondureñas venían  buscando asilo políticos en Nicaragua. “Si el gobierno hubiera decidido simplemente negarles asilo se lo comunican, pero no tenían por qué golpearlos, llevarlos detenido por la fuerza, allanar la vivienda donde se les estaba apoyando. Pasar por alto las gestiones de asilo político que habían hecho a través del procurador de derechos humanos Omar Cabezas y ante el jefe de migración”.  

Por su parte la Doctora Vilma Núñez del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y quien acompaña la denuncia, aseguró que la forma de operar de la policía nacional es andar prácticamente robando. “No sólo robaron el celular, hicieron un gran desorden en la casa, robaron 70 córdobas que tenía encima de la refrigeradora”.  

Núñez afirmó que se comunicó con Bertha Oliva de Nativi, coordinadora general del Comité de Familiares Detenidos y Desaparecidos en Honduras, COFADEH, quién en comunicación enviada al secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, informó del peligro que enfrenta la familia Sarmiento.  

“No pueden deportar, la Constitución establece que a un “perseguido político no pueden de ninguna manera devolverlo o entregarlo al país donde está siendo perseguido y donde su vida corre peligro. Sí los entrega, Nicaragua cometería una arbitrariedad, refirió Núñez.  

La incomunicación es una violación de la libertad individual y “queremos denunciar que se han puesto dos recursos de exhibición personal hoy viernes. Recursos de Hábeas corpus- en Granada. Esperamos que lo trámites y que al juez ejecutor le permitan ver a esas personas”, agregó la Presidenta del CENIDH.  

Las nueve personas se encuentran en el Chipote y según Violeta aceptaron que le llevara alimentos a su papá, pero no aceptaron que los vieran. “Quiero decir que el riesgo de vida de este señor es altísimo, es hipertenso”.

Gregorio Ulises Sarmiento es integrante del Partilo Libre de Honduras, del expresidente Manuel Zeleya, quien fue apoyado por Daniel Ortega, luego del golpe de Estado en Honduras. No obstante, fue el primero en reconocer al actual presidente hondureño Juan Orlando Hernández. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa