Situación laboral de las mujeres urbanas y rurales

Compartir: Descargar audio

Por Duyerling Ríos/ duyerling@ondalocal.com.ni

“En el Instituto de Liderazgo de Las Segovias tuvimos un foro con jóvenes rurales hombres y mujeres y sus testimonios de falta de empleo es increíble, les exigen aval partidario, años de experiencia, a veces acosan a las muchachas, récord de policía, cédula pero no cuentan con ella, entre otros requisitos. Habían como 120 jóvenes preocupados por su futuro que es incierto”, es una de las opiniones que nos compartió una seguidora del programa a través de las redes sociales.

En esta edición conversamos de la situación laboral de las mujeres urbanas y rurales, con María Teresa Fernández, coordinadora de Mujeres Rurales, Luisa Molina, de la Coordinadora Civil y Johana Arce, abogada del Movimiento María Elena Cuadra.

El trabajo de las mujeres es relegado y se encuentran en el sector informal, servicio y no necesariamente en la Industria (14%), otro 30% está en el sector medio, afirmó Luisa Molina., quien además enfatizó la necesidad de valorar la calidad del empleo, porque la política fiscal tiene que ser equitativa para promover empleos productivos y de calidad para mujeres y hombres.

Para Johana Arce, del Movimiento María Elena Cuadra, MEC, las mujeres se insertan en el mercado laboral de las maquilas porque son la cabeza de familias dada la irresponsabilidad paterna. Afirmó que las mujeres se han venido incorporando en el mercado laboral, en un sector formal (las maquilas) con brechas de salarios y donde prevalece la discriminación para las embarazadas, acoso sexual, baños sanitarios cerrados con llaves y en malas condiciones. No les permiten tomar agua, los que genera problemas de salud; para las consultas médicas sólo permiten dos horas, ellas entregan las constancias que las justifican, pero el empleador les quita el séptimo día.  Tampoco tienen capacidad de decidir si tomar o no las horas extras.

El acoso sexual laboral en las empresas de maquila sigue siendo problema. La mayoría no lo denuncia. “Es tan privado, la mayoría de testigos son los mismos trabajadores y no denuncian por temor a represalias”, ratificó Johana.

La representante del MEC segura que el sistema patriarcal crea dependencia económica de mujeres hacia hombres. “A pesar que las mujeres laboran más de 18 horas diarias, cuando salen del sector formal, no esperan otro trabajo, sino que buscan una oportunidad informal”. Con esto se evidencia que las mujeres siempre buscan alternativas, pues de ellas dependen hijas e hijos.

En el caso de las productoras, el principal problema es la falta de acceso a tierra. “Buscan como alquilarlas, ha subido el alquiler, el año pasado alquilar una manzana costaba 200 dólares, este año 300. Desde que la Ley (717) se aprobó, el Estado no invierte”, expresó María Teresa Fernández de la Coordinadora de Mujeres Rurales.

Fernández instó a la ciudadanía a reflexionar lo que hacen las rurales porque también trabajan. “la Ley 717, es una política pública que no se implementa porque no se reconoce el trabajo de las agricultoras, de las productoras y el aporte que hacen a la economía del país”. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa