Autoridades locales favorecen explotación minera

Compartir: Descargar audio

Alcalde de Matagalpa: Por orden de arriba, se debe trabajar a favor de la minería; quien se oponga, va corrido.

Julio López Ch / julio@ondalocal.com.ni

De las demandas contra la explotación minera que realiza la empresa canadiense  B2Gold,  conversamos en la edición del viernes 30 de enero de 2015, con representantes del Movimiento Ambiental Salvemos Santo Domingo, del Movimiento Guardianes del Yaoska y del Centro Humboldt.

En el municipio de Santo Domingo en Chontales, el Movimiento Ambiental Salvemos Santo Domingo interpuso el 26 de enero de 2015, una denuncia administrativa ante la delegación del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA) en contra de la empresa Desarrollo Minero de Nicaragua S.A. (DESMINIC S.A.) / B2Gold, por contaminación y degradación ambiental; y violación al derecho a un ambiente sano.

Las y los integrantes de dicho movimiento, exigen la aplicación inmediata de medidas necesarias para asegurar la protección de las fuentes de agua potable del municipio de Santo Domingo; y cancelar permisos, autorizaciones, licencias, concesiones y cualquier otro derecho para la realización de la actividad, así como, clausura y cierre definitivo de instalaciones y el resarcimiento de los daños ocasionados al ambiente.

En tanto, el 28 de enero pasado, treinta y cinco personas del municipio de Rancho Grande, en Matagalpa, e integrantes del Movimiento Guardianes del Yaoska, recurrieron de amparo ante el Tribunal de Apelaciones de Matagalpa, en contra de Salvador Mansell, Ministro de Energía y Minas; Juana Argeñal, Ministra del Ambiente y los Recursos Naturales y Aminta Granera, Jefa de la Policía Nacional.

En el Recurso, solicitan no se otorgue el permiso de explotación del proyecto minero “El Pavón”, a nombre de “Minerales Nueva Esperanza" propiedad de la B2Gold. De otorgarse el permiso, el derecho a vivir en un ambiente sano estaría en riesgo, ya que la minería contamina el agua y destruye los bosques, afirman las y los recurrentes.   

Ambos recursos podrían tener pocos resultados o quedar únicamente como antecedentes, si se toma en cuenta que Nicaragua ha establecido una política de puertas abiertas para la inversión minera.

El Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH) 2012 - 2016, establece que  “el impacto positivo de la producción minera en la economía nacional y el crecimiento sostenido de este sector en los últimos años, ha impulsado el diseño de la Estrategia de Desarrollo para la Extracción, Transformación, Separación y Refinación de la Minería” en aras de estimular su explotación, facilitar su desarrollo y generar recursos que contribuyan al desarrollo del país.

Añade dicho Plan que las inversiones en exploración minera para los próximos cinco años continuarán creciendo y generando empleos e ingresos por exportación. En dichas proyecciones están soportadas las metas para el período 2012-2016 con una producción industrial de oro de más de un millón de onzas troy y en producción industrial de plata de más de un millón de onzas troy.

Para Tania Soza del Centro Humboldt, como parte de esa estrategia el gobierno ha promovido la entrada de empresas mineras al país y ha abierto procesos de exploración en “zonas de reservas mineras”, incluso en áreas protegidas o reservas de bosques como Bosawas, contraviniendo las leyes ambientales y la Ley de Minas.

En el 2011, la Agencia Oficial de Promoción de Inversiones y Exportaciones del Gobierno de  Nicaragua, PRO Nicaragua, presentó ante inversionistas extranjeros el documento “Descubre las oportunidades de la minería en Nicaragua”, indicando que el 49% de la superficie del país está disponible para concesiones mineras.

Tania Soza aseguró que el Centro Humboldt ha promovido la no expansión de explotación minera. “Por eso, es que le hemos tomado importancia al caso de Rancho Grande, porque ahí hay un movimiento fuerte de la población en contra de cualquier proyecto minero”.   

“No existen formas de explotación minera que sean ni sostenibles, ni ambientalmente amigables, ni minería verde como le han querido llamar. Cualquier forma de explotación minera implica altos impactos ambientales, contaminación que quedará por millones de años para poblaciones que ya no van a tener agua y suelos fértiles. En el caso de los sitios nuevos, que justamente, son lugares que generan la producción que sostienen al país. Estoy hablando de Rancho Grande donde producen café, cacao. No sólo producen sino que también, no contaminan el ambiente porque han desarrollado un modelo de agricultura orgánica”, aseguró Soza.

Marvin Borge, aseguró que Santo Domingo era un municipio rico y potente en agua. Hace cuatro años podían  poner el agua por gravedad desde donde se les antojara; pero en la actualidad, todas las aguas están contaminadas por actividad minera. “Hemos perdido cuarenta ojos de agua del Cerro Galilea, que es donde nacen los ríos Caracol Amarillo y El Torno, y las quebradas La Cuatro y Los Molinetes. Estos ríos nos producen 20 mil galones por minuto y es donde está enfrascada la empresa minera B2Gold. Esos ríos y quebradas van a desaparecer y se convertirá en un desierto porque la minería produce aridez en los suelos y la pérdida de las aguas. Indudablemente desaparecerá el Túnel Azul, que abastece al área urbana del municipio de Santo Domingo”, manifestó Borge.

Según la Ley de Minas, dijo Borge, si no hay participación ciudadana no se puede hacer nada e indicó que en Santo Domingo, el estudio de impacto ambiental, no fue estudiado ni avalado por la población.      

José Ángel González, de la Cooperativa de Mineros Artesanales, tiene 28 años de ser minero artesanal. La mayor parte de su tiempo permanece debajo de la tierra y ha subsistido de la minería desde 1980, cuando el gobierno nacionalizó las minas. “Dieciocho mil habitantes que viven en Santo Domingo, Chontales, estamos amenazados con una expatriación masiva en pocos años, nos obligarán a migrar”.     

Por su parte, Jaure Mendoza del Movimiento Guardianes del Yaoska, dijo que les duele que una minera llegue a expropiar sus tierras cuando estas fueron adquiridas legalmente. Por eso, tienen el derecho de salir y protestar en las calles porque les quieren  quitar sus tierras con engaño, lo cual, no es justo.

“Nuestra lucha en Rancho Grande es porque la empresa minera no ha empezado a explotar, están en el proceso de exploración y sólo con la exploración se ha visto la contaminación del río y es nuestra mayor preocupación. Hemos hecho un sinnúmero de actividades para decir no a la minería en Rancho Grande. Marchas, foros y otras actividades para darle a conocer al gobierno que no estamos interesados en el dinero que viene de otro país. Tenemos las tierras para producir y de ella nos mantenemos”, indicó Mendoza.  

Según  Ernesto Montenegro López, también del Movimiento Guardianes del Yaoska, en Rancho Grande el 95 por ciento de la población no quiere minas. Han dicho que no es no. “Lo triste de esta historia es que teníamos a todo el personal de la alcaldía, diciendo no a la minería; pero por orden, dicen ellos de arriba, llega Sadrach Zeledón -alcalde del municipio de Matagalpa- y dice “hay que ponerse a trabajar a favor de las minas, por orden de arriba”.

Asimismo relató que la alcaldesa de Rancho Grande, el trece de agosto del año pasado, les  informó que llegaría una comisión para escuchar al pueblo. “Nosotros contentos,  invité a la gente. De un día para otro, reunimos a cinco mil personas para que bajaran a gritarle a esta comisión de que no queremos minas”. 

Llegó una comisión de representantes del Ministerio de Energía y Minas, del MARENA y del Ministerio de Educación. Sin embargo, dieron versiones contradictorias: Uno dijo que la empresa B2Gold sí tiene permiso, otra dijo que no existía, la otra que tenían un permiso para explotar doscientas manzanas, cuando en la realidad ellos tiene comprado ochocientas manzanas. Esta contradicción dejó al pueblo confundido, pero la gente mantuvo su postura de decir no es no.

“Qué pasó, cuatro días después llegó Sadrach Zeledón y les dijo a todos los trabajadores de las instituciones que por orden de arriba hay que ponerse a trabajar a favor de la minería y el que se oponga a esto, va corrido, porque la minería es la única salida que tiene el municipio de Rancho Grande. Nosotros nunca hemos sabido lo que es la minería ni dependemos de la minería. Más bien, Rancho Grande es súper productivo. Decía un amigo de nosotros, que en Rancho Grande sembrás maldiciones y cosechás bendiciones” manifestó Montenegro.

Según Montenegro, el agrónomo Donald Molla increpó a Zeledón. “Un momento, hace cuatro años, ustedes a mí me mandaron a trabajar en contra de las minas. Ahora con qué cara voy a llegar a las comunidades y decirles que la minería es buena, si ya les expliqué todito lo malo de las minas porque yo soy de León. Entonces, al siguiente día lo llamaron y fue corrido. Después de eso han corrido como a diez personas”.  

¿Qué pasó con el pueblo-presidente? ¿Qué pasó con aquellas palabras bonitas de la Rosario de que hay que proteger la madre tierra? se preguntó Montenegro.

“Yo soy militante del frente, desde que tengo uso de razón soy sandinista. Mi padre murió en el 87 en la guerra y a mí me duele, que el gobierno que nosotros pusimos, nos tenga en este pleito, en esta lucha y siendo amenazado, expropiado y reprimidos. Yo ya no tengo cargo en el partido, mi hermana era secretaria adjunta y fue destituida, tengo una hermana que es directora de un centro escolar y vive amenazada”, aseguró Montenegro.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa