En COP20, Gobierno de Nicaragua anuncia estrategia de desarrollo

Compartir: Descargar audio

Julio López / Lima, 11 diciembre, 2014

Ayer continuaron las negociaciones de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 20).

El delegado oficial de Nicaragua, Paul Oquist, presentado ante el plenario de la COP20 como Ministro, Secretario Privado de Política Nacional Nicaragua, aseguró que la estrategia de Nicaragua para hacerle  frente a los desafíos de desarrollo, superación de la pobreza y adaptación al cambio climático es aprovechar la posición geográfica del país y sus recursos hídricos para construir un centro logístico mundial y regional con un canal interoceánico, dos puertos, un aeropuerto, una zona libre comercio, finanzas y transportes con un costo de entre 40 y 50 mil millones de dólares. Hasta la fecha, el gobierno de Nicaragua no ha presentado los estudios de impacto ambiental y financieros.    

El anuncio del secretario privado de Daniel Ortega fue realizado mientras miles de nicaragüenses, a pesar de los obstáculos del gobierno para impedir la manifestación, marchaban en Managua contra la imposición del proyecto canalero, la expropiación de tierras; y en defensa del agua y la soberanía nacional.

Oquist aseguró que  Nicaragua apoya las posiciones presentadas por G77 + China, el ALBA y el Grupo de países afines ante el Cambio Climático, quienes han expresado que el acuerdo sobre cambio climático a firmarse en París en el 2015 debe contener todos los elementos de la convención: Mitigación, adaptación, pérdidas y daños, financiamiento, transferencia de tecnología y construcción de capacidades.  

El acuerdo de París, también debe incorporar los principios de Río de 1992, Río+20, el Protocolo de Kyoto y la hoja de ruta de Bali: responsabilidades históricas, responsabilidades comunes pero diferenciadas y los compromisos de los países desarrollados de suministrar a los países en desarrollo, financiamiento, trasferencia de tecnología y construcción de capacidades. “Se está exigiendo sencillamente, los derechos adquiridos por los países en desarrollo logrados a través de veintidós años de negociación en esta Convención”, manifestó.

Para Oquist, el anuncio de Estados Unidos, Japón  y otros países desarrollados  de limitar el financiamiento sólo a mitigación, dejando de fuera la adaptación y las pérdidas y daños,  no es más que un intento de esquivar sus compromisos financieros, de abandonar responsabilidades históricas legales y morales, de dar al traste el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y poner a todos los países en la misma condición de responsabilidad, pero a la vez, condicionar financiamiento a sus objetivos e imponer mecanismos de control sobre los países en desarrollo, que los países desarrollados no aplican así mismo”.  

El Fondo Verde Climático de 10 mil millones de dólares para mitigación y adaptación, pérdidas y daños, financiamiento de la transferencia tecnológica y construcción de capacidades en más de 130 países en desarrollo, no es suficiente, aseguró el delegado de Nicaragua. Ejemplificó que sólo en el caso de El Salvador y Nicaragua se necesitan casi cuatro mil millones de dólares para atender los daños ocasionados por eventos asociados al cambio climático y para adaptación. Obviamente, dijo Oquist, no todo este financiamiento saldrá del Fondo Verde Climático.

Acciones de Nicaragua

Paul Oquist, informó que el gobierno de Nicaragua ha desarrollado algunas acciones de mitigación. “En Nicaragua, se ha pasado de un 25% de energía renovable en 2007 a 51% en 2013”. Para 2020 se tendría un noventa por ciento de energía renovable, con una inversión extranjera directa de casi 3 mil  millones de dólares, en proyectos hidroeléctricos, geotérmicos, eólicos, solares y biomasa. 

En materia de adaptación, aseguró que  Nicaragua está buscando variedades de café arábigo de montaña resistentes a mayores temperaturas para proteger el principal producto de exportación del país.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa