Mujeres rurales y su aporte a la economía nacional

Compartir: Descargar audio

Por Duyerling Ríos

Esta mañana en Onda Local conversamos del aporte de las mujeres rurales a la economía y a sus vidas. Domitila Hidalgo de la Cooperativa Teocintal, de Quilali, Nueva Segovia, Zayda Coronado de Femuprocan R.L, de San Francisco Libre, Zayda Treminio de Prodecoop Estelí, Zelmira Flores y Adilia López de Nitlapan UCA fueron nuestra invitadas.

Zayda Coronado siembra maíz y sorgo en la Comunidad de Santa Rosa, de San Francisco Libre. Compartió que las capacitaciones le han servido como herramienta para enfrentar el machismo que viven las rurales. Todavía hay discriminación, cuando nos organizamos los hombres siempre nos dijeron que no éramos capaces de manejar un crédito. Todavía hay mujeres que los maridos las tienen marginadas, hay hombre que no quieren que se apruebe leyes en beneficios de las mujeres”.

 

Por su parte, Domitila Hidalgo de la Cooperativa Teocintal en Quilalí, Nueva Segovia demandó que se visibilice el trabajo que hacemos en el campo, con el tema de la roya ninguna productora fue visibilizada. Los créditos del Programa Crisol-Café -que beneficiaría a ciento ocho familias de pequeños productores-, nunca llegaron a las productoras, pero sí a los grandes productores", refirió.

Uno de los grandes vacíos que existe es el reconocimiento que las mujeres son parte del motor de la agricultura familiar del país, manifestó Zelmira Flores de Nitlapan UCA. “Hay un sesgo masculino, se piensa que la agricultura es un trabajo solamente de hombre e históricamente en el país las mujeres están al lado de los hombres y si son madres solteras están ellas sola trabajando la tierra”.

A todo lo anterior se suma la lucha por obtener un mejor precio de los productos que cosechan, los cuales no tienen el mismo precio en los mercados. En ese sentido Zayda Treminio explicó que a pesar de que el comercio justo es una estrategia de mercado, las mujeres siguen siendo parte de esas brechas, la mujeres en las cooperativas tienen que pagar grandes costos por la certificación y trabajan en toda la cadena productiva. Encontramos que todavía las mujeres trabajan hasta diecinueve horas y hay trabajo infantil. El comercio justo no ha cambiado la vida de las mujeres”

El año 2014 fue declarado el año de la agricultura familiar, una oportunidad que a criterio de Zelmira Flores se debería de aprovechar para discutir que “dentro de las familias hay relaciones desiguales de poder. Tenemos que cuestionar el tipo de familia que tenemos, porque nosotros somos una sociedad en donde el sistema patriarcal define que el hombre es el jefe de la familia, decide por la familia, es como que los otros sujetos de esa familia, mujeres e hijos, como que no existieran. Nosotros desde el Instituto estamos intentando empujar más investigación para mostrar la diversidad de familias que tenemos en el país”.

Sandra Arceda denunció vía telefónica, que los gobiernos locales no están abiertos a discutir la situación que viven las mujeres rurales. “En el municipio de Esquipulas nosotras hicimos una investigación sobre el Programa Hambre Cero, y las mujeres dijeron que era muy difícil entrar en un diálogo con la responsable de género, nos comentaban que cuando empezaron los talleres de empoderamiento, está compañera llegó a decirles a las mujeres –ustedes tienen que venir bien arregladas, bien vestidas y no me vengan con esas chinelas que andan, se van poner zapatos, porque empoderamiento es eso”.   

La tierra, en manos de quiénes

“…aunque no tenemos tierra propia en nuestro pequeño pedacito de casa sembramos una matita de ayote, plátano, pipián. Así estamos cosechando y aportando a la economía...”
“…para cosechar tenemos que alquilar las tierras, media manzana anda por los tres mil pesos…”
“…que nos solucionen el problema de la tierra, porque sembramos, pero alquilado…”

 

Las mujeres son trabajadoras de la tierra, de ahí la importancia que se le destine recurso a la Ley Creadora de Fondo para Compra de Tierras con Equidad de Género para mujeres rurales, Ley 717. “La parieron, pero no sabían quién la iba alimentar, no les interesa a los diputados”, refiere Sayda Coronado.

Recordemos que en la reforma agraria de 1980, de cada cien mujeres, apenas ocho accedieron a la tierra; y desde 1990, cuando se estableció la propiedad mancomunada, sólo el dieciocho por ciento de las mujeres han logrado ser las dueñas de su propia tierra.

La Ley 717 establece que el fondo para la compra de tierras estará en dependencia de la disponibilidad presupuestaria anual y será administrado por el Banco Produzcamos. En el 2013, el diputado FSLN Wálmaro Gutiérrez pidió comprensión a las productoras, pues no había recursos en el Presupuesto General de la República. Este jueves 16 de octubre de 2014, la Asamblea Nacional discutió el Proyecto de Presupuesto 2015, asignó C$997.3 millones para Bono Solidario, C$144.6 millones para Bono Productivo Alimentario; C$62.6 millones para Usura Cero… ¿Cuántos años más tendrán que seguir esperando las productoras? 

Al respecto Zelmira agregó que el país experimenta un retorno a la tendencia a grandes latifundios. “Hay una alta concentración de la tierra y hay una expulsión de pequeñas familias con pequeñas áreas, presionándolas cada vez más para que se vayan, que se amplíe la frontera agrícola, mayor amenaza hacia las comunidades indígenas que tienen terrenos comunitarios”.

Adilia López, informó que el 31 de octubre del presente año se llevará a cabo el Foro Regional de la Tierra, “Gobernanza de la tierra, territorialidad y agricultura familiar”, que pretende iniciar una discusión amplia del acceso y uso de la tierra con todos los sectores. El foro será abierto, con distintos sectores políticos y económicos. 

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa