Canal interoceánico: ¿Del pueblo de Nicaragua?

Compartir: Descargar audio

Las consultas realizadas por HKND, en varios territorios, se han convertido en ferias informativas, afirman ambientalistas.

El pasado 07 de julio de 2014, HKND Grup presentó la ruta del Canal Interoceánico por Nicaragua. Según detalló Dong Yunsong, ingeniero de HKND, de las seis rutas estudiadas se seleccionó la número cuatro después de considerar los factores medioambientales, sociales, los recursos hídricos y la geología del país.

“La ruta seleccionada pasa por la desembocadura del Río Brito, al sur de Rivas, al norte de Tule y tiene la entrada cerca de la desembocadura del Río Punta Gorda. El Canal cruzará el territorio nicaragüense de este a oeste con una longitud de 278 KM, incluyendo un tramo de 105 KM en el lago de Nicaragua. El ancho es aproximadamente de  230 a 520 metros y la profundidad de 27.6 a 30 metros”, anunció el funcionario. 

Alberto Vega de la empresa Environmental Resources Management (ERM) aseguró que si bien la ruta cuatro minimiza los riesgos ambientales, todavía hay que hacer un trabajo detallado para establecer su viabilidad, tomando en cuenta el impacto en la biodiversidad ya que en la ruta seleccionada existen humedales protegidos por RAMSAR, pasa el corredor biológico mesoamericano, conecta con la reserva Indio Maíz. Además se debe tomar en cuenta los recursos hídricos de donde se tomará el agua para el Canal, los territorios indígenas y el lago de Nicaragua. 

ERM mencionó tres limitaciones relacionadas con la geografía del país: Debe construirse en la mitad sur de Nicaragua, porque la mitad norte tiene mayores elevaciones y sería más larga. La Ruta del canal deberá atravesar el lago de Nicaragua, lo que plantea una serie de temas sensibles tanto ambiental como social. Hay varias áreas protegidas de relevancia internacional.

También aseguró que el estudio de impacto ambiental será inclusivo y transparente. Planificaron consultas con las comunidades cercanas a la ruta del Canal. Onda Local, estuvo presente en la “consulta pública” realizada en Managua, el 30 de julio de 2014.

Para la ambientalista Mónica López, la actividad no es una consulta sino una feria informativa. “No hay ninguna información adicional. Han hecho un esfuerzo para que la gente no haga preguntas de forma concentrada, sino que se diluya. El hecho de que no hay ningún estudio publicado hasta la fecha, ni ambiental, ni técnico, ni de definición de la ruta, ni financiero, es indicativo de que esto jamás pudo ser una consulta”.

Antonio Ruiz de la Fundación del Río, de Río San Juan, coincide con López: “esto no es una consulta, porque no se tiene la información previa para que te consulten de algo que tenés una inquietud, esto es como una galería informativa, esto es una feria”.

Las inquietudes de la ciudadanía no tienen eco, afirma Ruiz. “En San Miguelito la gente quiso saber ¿En qué condiciones quedaban?, ¿Qué finca se miraban afectadas?, ¿Cuánto iban a pagar?, ¿Si podrían vivir cerca del Canal?, ¿Dónde los iban a reasentar?, porque la gente tiene en la cabeza que tiene veinticinco años de estar haciendo su finca. Allá son doce córdobas los que se pagan por manzana. Pero no hubo respuesta.

El experto ambientalista Jaime Incer Barquero, dijo a Onda Local, que en proyectos de esta magnitud, el gobierno de Nicaragua no puede confiar en un equipo contratado por la empresa (HKND). "Como dependientes de la empresa siempre van a decir, está perfecto. Lo primero que hay que hacer es provomer la contratación de personal ajeno al proyecto y a la empresa. No podemos confiar en la opinión interesada de una agrupación que va a hacer los estudios ambientales, con el financiamiento mismo de la empresa". 

En esta edición, les compartimos un análisis de la ruta seleccionada.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa