Resplandores de Abril IX

Compartir:

Guillermo Cortés Domínguez

RENUNCIA-DENUNCIA DE RAFAEL SOLÍS CAUSA ESTRAGOS EN FILAS ORTEGUISTAS

Quizá lo más relevante ocurrido durante el noveno mes de resistencia pacífica de la ciudadanía, fue la carta-renuncia de Rafael Solís Cerda, como magistrado de la Corte Suprema de Justicia y como militante del FSLN. Solís era uno de los principales operadores políticos de la dictadura, uno de los integrantes del llamado “círculo de hierro” de la pareja Ortega-Murillo, padrino de boda de los dictadores, hombre de confianza involucrado en las principales operaciones políticas, jurídicas y financieras de la familia. En su extensa carta Solís no dijo nada nuevo, no era necesario, pero de un plumazo desarmó el discurso mentiroso de la dictadura de que aquí ocurrió un intento de golpe de Estado, admitió que hubo una rebelión social espontánea, el uso desproporcionado de la fuerza, la creación de un ejército paralelo, los paramilitares, con armas de guerra y la omisión del Ejército al no desarmarlos, los juicios políticos ordenados desde El Carmen, el control total de las instituciones del Estado de parte del orteguismo, la falta de voluntad política para dialogar, y alertó sobre la posibilidad de una guerra civil. No se limitó a publicar su explosiva carta-renuncia sino que ha dado declaraciones a importantes medios de comunicación. Ha provocado un verdadero terremoto político al interior de la dictadura y del FSLN, donde primero negaron la veracidad de su carta y dos días después comenzaron a tratar de descalificarlo. El canciller Denis Moncada y el diputado Jacinto Suárez, lo calificaron de “traidor”. Es justificable pensar que habrá otras deserciones.

TODO SE VUELVE CONTRA LA DICTADURA

La dictadura ha caído en unos extremismos que se han vuelto contra ella, empezando por su respuesta a los chimbombazos azul y blanco que llevaron a un ridículo inaudito a los orteguistas que en varias ciudades se desvelaron tratando de cazarlas y pincharlas con objetos corto punzantes para desinflarlas. En medio de la tragedia nos reímos de su torpeza y de cómo se convirtieron en el hazmerreír de Nicaragua durante varias semanas. Por otro lado, al criminalizar la protesta ciudadana, cualquier expresión de resistencia pacífica, por pequeña que sea, se convierte automáticamente en algo importante, como la acción de cinco chavalos y chavalas hace unos días en Carretera Norte, que mostraron banderas de Nicaragua, corearon consignas y demandaron libertad para las presas y presos políticos. Inmediatamente circuló un video y fotografías en las redes sociales. Si no fuera por el exagerado cierre de los espacios públicos y de los derechos ciudadanos, eso no hubiera tenido mayor trascendencia, pero se convirtió en algo masivo y en una señal rotunda de que la lucha sigue y continuará hasta la caída de la dictadura y el establecimiento de un régimen de libertad, democracia, justicia, institucionalidad y respeto a los derechos humanos.

A 152 AÑOS DEL NACIMIENTO DE RUBÉN DARÍO

Pese al paso del tiempo (103 años), al siglo velozmente transcurrido, su crónica tiene vigencia, su forma de encajar las palabras, la adjetivación precisa, la profundidad de sus investigaciones, sus verbos rotundos y tajantes, las acciones desarrollándose ante nuestros ojos por su manera fotográfica y cinematográfica de narrar, su virtuosismo para describir y pintar, entre otras, son grandes huellas, gigantescas huellas del mayor dinosaurio del periodismo, inéditas huellas, huellas insólitas que los periodistas debemos seguir, porque su maravillosa escritura periodística sigue viva, o debe seguir viva, en el ímpetu de quienes quieren atraer, impactar, emocionar, conmover y mantener interesados, atentos y curiosos hasta el final, a las audiencias, a las y los lectores. Esta vez no alcemos ninguna copa por el genial poeta Rubén Darío, no brindemos por nadie, solo procuremos escribir nuestras notas periodísticas como lo haría Félix Rubén García Sarmiento.

LOS ORTEGA-MURILLO SE GANARON A PULSO AUTORÍA DE DELITOS DE LESA HUMANIDAD

No es así no más llegar a tener un récord criminal como para ser señalado de autor de delitos de lesa humanidad, quizás el peor cartel que puede llevar una persona a sus espaldas (o en su pecho o en la frente), porque la convierte en alguien singular, degradada, deshumanizada, paria, excedida en la delincuencia en grado extremo, deformada, horrenda, llena de sangre de pies a cabeza, depravada, execrable y odiosa. En esto se convirtieron Daniel Ortega y Rosario Murillo, así están expuestos en una gran vitrina a la vista de gran parte de la población mundial. Esto no es reversible, ahí está, para siempre, su rótulo de “Autores de delitos de lesa humanidad”, se lo ganaron a pulso sometiendo a la ciudadanía nicaragüense a un terrible y cruel sufrimiento. Continúan aferrados al poder y no han dado ninguna señal de que se han dado cuenta que la mayoría de la ciudadanía no los quiere y por tanto deberían aceptar una negociación política para su salida.

LA PORTADA EN BLANCO DEL DIARIO LA PRENSA
Estremece la portada en blanco del diario La Prensa, sin titulares ni información. La portada de un diario es como una foto sobre la situación de un país así que lo que vimos hoy fue un país desolado, vacío, casi desierto. La dictadura nos está dejando cada vez con menos información en la medida que ha forzado a más de 60 periodistas a abandonar el país, es decir, a hacer a un lado su labor periodística, o as hacerlo de manera parcial, y por tanto provocando que disminuya la oferta de contenidos informativos a la ciudadanía; y también afecta a nuestro gremio y a toda la sociedad con la encarcelación de periodistas, como Miguel Mora y Lucía Pineda.

SESENTA Y TRES PERIODISTAS Y COMUNICADORES FORZADOS AL EXILIO

Al menos 63 periodistas y comunicadores de Nicaragua, incluyendo al más reciente, Carlos Fernando Chamorro, han salido fuera del país en los últimos meses por diferentes razones, la mayoría por seguridad y protección, según un sondeo realizado por miembros de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua, lo que le pone cifras objetivas al profundo drama que está viviendo este gremio perseguido, asediado y amenazado por la dictadura. Un periodista asesinado, cinco secuestrados (Miguel Mora, Lucía Pineda, Hansell Vásquez, Edwin Carcache y Marlon Fonseca), el canal de TV 100% Noticias confiscado; radio Mi Voz, de León, clausurada; locales de Confidencial y Esta Noche, allanados violentamente y sus bienes  sustraídos, cerrados los canales de televisión de La Dalia, El Cua y Pantasma, del periodista Eduardo Montenegro, etcétera, son parte de la embestida brutal de la tiranía contra las mujeres y hombres de prensa nicaragüenses. Es impresionante la cantidad de hombres y mujeres de prensa que han debido tomar el exilio, en relación con la población de nuestro pequeño país y a la cantidad de medios de comunicación social que hay, lo que da una idea de la extrema represión que ha lanzado la tiranía contra este gremio y de la importancia que tiene para el régimen impedir que la ciudadanía se informe de verdad, pues la quiere tener cautiva de sus canales de televisión de escasa audiencia.

CÓMPLICES DE LA DICTADURA

Seguir desempeñando algún cargo en la Asamblea Nacional o en cualquier institución del Estado, es ser cómplice de la dictadura. Esto sucede con funcionarios de varios partidos políticos que en su discurso dicen que están con la ciudadanía pero que en la práctica están mamando la teta del Estado, es decir, están succionando la sangre del pueblo. En vez de distanciarse de las instituciones que la tiranía manipula para convertirlas en instrumentos de la represión, siguen en ellas, tras nueve meses de resistencia pacífica de la ciudadanía que ha costado cerca de 400 personas muertas, miles de heridas y secuestradas, muchas de ellas torturadas, más de cien judicializadas con jueces orteguistas, organizaciones sociales y medios de comunicación confiscados, etcétera, como si no les importara lo ocurrido, como que no tuvieran que expresar su repudio y rechazo a los hechores de delitos de lesa humanidad. No les molesta codearse con los corruptos y criminales, como si fueran parte de ellos. Estos políticos no se dan cuenta que vivimos en una situación de país ocupado por un ejército invasor, bajo Estado de Sitio y Ley Marcial no declarados y políticas de terrorismo de Estado. Llegaron a la Asamblea Nacional y muchos de ellos votaron para elegir a la directiva orteguista de este año, encabezada por Gustavo Porras, señalado de ser partícipe, junto a los Ortega-Murillo, de las peores atrocidades contra la población.

EL EJEMPLO DE PEDRO JOAQUÍN CHAMORRO CARDENAL

Los periodistas y comunicadores independientes de Nicaragua hemos seguido el extraordinario ejemplo de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, quien le plantó una crítica y denuncia permanente a la dictadura somocista. Él fue honesto y valiente, frontal contra la tiranía. También fue un tipo integral, siempre contra la corrupción y con una vida privada en correspondencia. No se dejó someter, no permitió que lo chantajearan o lo compraran, rechazó todo tipo de halagos y ofrecimientos y hasta rompió con el partido tradicional de su familia, el Conservador, y con empresarios que quisieron condicionar el contenido del diario La Prensa. Además, como empresario tuvo sensibilidad social, pues distribuía entre los trabajadores el 10 por ciento de las utilidades anuales de su empresa. Después que regresó de México y se hizo cargo del diario, lo transformó, publicó fotografías grandes en primera plana junto a títulos atractivos y abrió las páginas del periódico a información relacionada con los obreros, los sindicatos y la ciudadanía empobrecida.

NO A LA VENGANZA, TAMPOCO A LA IMPUNIDAD

Aunque sea difícil para los familiares de las víctimas de la dictadura, no debe haber sentimientos de venganza, y en cuanto a quien quiera perdonar, que lo haga, pero tampoco debe haber impunidad porque esta promueve más criminalidad y corrupción. Hay que investigar a profundidad hasta conocer la verdad, enjuiciar a los culpables, reparar de modo material y moral a los familiares de las personas muertas, así como a las víctimas sobrevivientes, y establecer una serie de medidas en la estructura jurídica y el aparato estatal, para que el sanguinario y perverso proceder de los Ortega-Murillo y sus allegados, no se repita jamás. Obviamente, son tareas post dictadura.

URIEL MOLINA SE SUBORDINÓ A LA DICTADURA

No es un falso cura Uriel Molina Oliú, como se ha dicho en redes sociales, es un cura de verdad, además, fue un cura excepcional, valiente luchador contra la dictadura somocista. Sigue siendo cura, aunque suspendido, pero traicionó al pueblo, traicionó sus propias creencias, traicionó sus principios, y se subordinó a la dictadura. Ahora él está legitimando el genocidio y los delitos de lesa humanidad cometidos por los Ortega-Murillo por medio de la Policía y los paramilitares. Tiene las manos manchadas de sangre.

“LA NOCHE DE 12 AÑOS”

He llorado varias veces desde abril, pero no como esta mañana, en que en mi alma se produjo un pequeño desborde de emociones viendo en Netflix la película sobre prisioneros tupamaros en Uruguay “La noche de 12 años”. El prolongado cautiverio en confinamiento solitario de tres presos, Eleuterio Fernández Huidobro, Mauricio Rosencof y José Mujica,  es expuesto con tremendo realismo. Cómo sufrieron estos compañeros. En una escena, casi al final de su prisión, mandan a Mujica donde una médica, quien logra que salga el custodia, y le pide, le ruega, le exige que aguante, que ya falta poco. ¡Qué emoción! el día que los liberan a ellos y muchos otros reos y reas políticas tras la victoria de un referéndum que abrirá las puertas hacia la democracia, y la espera para abrazarlos de los familiares y de otros pobladores con sus banderas uruguayas ondeando y sus consignas --las nuestras--, como “El pueblo, Unido, Jamás será Vencido…”. Alapúshica, cómo no llorar, como lo estoy haciendo de nuevo, en este momento. Pronto nosotros también veremos libres a nuestras presas y presos políticos. No voy a contar más. Pese a las lágrimas derramadas, sé que me falta, aún no he llorado de verdad.

CONVIERTEN A LA POLICÍA EN EJÉRCITO

Así como al inicio del estallido social no vimos en perspectiva de lo que serían capaces los Ortega-Murillo, quizás ahora tampoco tengamos tan claro el horizonte, pero a juzgar por la preparación y entrenamiento que de manera acelerada están recibiendo los policías, convirtiéndolos en un ente militarizado como si fuera un ejército, podríamos deducir, en primer lugar, que quieren estar listos para una guerra, y en segundo lugar, que transforman una fuerza policial en una militar, porque no cuentan con el Ejército de Nicaragua, pese a la permisividad de este durante la resistencia pacífica de la ciudadanía sobre todo entre abril y julio del 2018. La guerra es el escenario que nos plantea la dictadura, pese a que las voces predominantes apuntan hacia la lucha pacífica. Sin guerra, las perspectivas son de un pronto colapso económico y el atraso del país en el equivalente a unos 15 o 20 años, con guerra, sería lo peor, no solo en personas muertas, heridas, mutiladas, y en un país destruido, sino en profundos sentimientos colectivos de incertidumbre, desesperanza, tristeza, angustia y dolor.

EL PERSONAJE MÁS RIDICULIZADO DE NUESTRA HISTORIA

El canciller Denis Moncada se convirtió ayer en el personaje más ridiculizado por su argumentación en la OEA a fin de continuar hablando cuando le llamaron la atención por su larguísima perorata de 35 minutos y su respuesta de que como durante años casi no había hablado, tenía minutos acumulados. Entonces se dejó venir un vendaval de caricaturizaciones de este hecho, asociándolo a los planes de las empresas que ofrecen tiempo-aire para la telefonía celular. Los humoristas y caricaturistas se dieron gusto, decenas de “memes” se viralizaron en las redes sociales y surgió el “Plan OEA” de tiempo aire y recargas. Millones de nicaragüenses dentro y fuera del país nos hemos reído como pocas veces, pese a la tragedia que vivimos.

LOS ZANCUDOS CHUPA SANGRE

Para el zancudismo incrustado de manera vergonzosa en los poderes del Estado, el estallido social de abril no sucedió, tampoco la matanza de más de 300 personas ni la represión que hirió a miles y tiene secuestradas a más de 700, muchos de ellos torturadas. A los políticos zancudos les resbala todo, porque no tienen dignidad, para ellos primero está su insaciable sed de migajas que el amo Zekeda les concede. Por eso siguen ahí, todos, todititos, ninguno ha renunciado a las mieles del poder, excepto el señor Aguerri, que hace unos días se fue de la Corte Suprema de Justicia. Son cómplices del baño de sangre. También tendrán que responder ante la justicia.

COSEPE SE ALEJA DEL RECONOCIMIENTO DE SUS GRAVÍSIMOS ERRORES

 Cosep, que en algún momento pareció dispuesto a la autocrítica, ahora está lejos de ello, pues las más recientes declaraciones de José Adán Aguerri, reivindican los diez años de sociedad que tuvieron con el orteguismo, alegando haber contribuido al crecimiento económico. El problema es que ningún éxito en la macroeconomía justifica haber tolerado a una dictadura, haberse hecho de la vista gorda de la corrupción y participado en ella, haber callado ante el desmantelamiento de la institucionalidad, el avance del autoritarismo, y la violación de las libertades públicas y otros derechos ciudadanos. También se hicieron los mudos ante las ejecuciones de campesinos que el orteguismo desarrolló en las montañas. Tratando de lavarse las manos, Aguerri dice que desde el 2007 el Cosep ha venido planteando que se respete  la Constitución Política y se fortalezca el Estado de derecho,  la independencia y división de los poderes del Estado, la no confusión Estado-partido, el manejo transparente de la cosa pública, realizar elecciones transparentes, y respeto a la libre movilización y concentración y a la libertad de prensa. Y todo eso lo fue violentando el orteguismo, pese a lo cual los grandes empresarios lo continuaron apoyando y ahí estarían en prolongadas sesiones de besos y abrazos con  Ortega-Murillo, si no hubiera ocurrido el estallido de abril encabezado por los estudiantes universitarios.

LA DICTADURA EN DERROTA ESTRATÉGICA

Con un desprestigio internacional que tiene a los Ortega-Murillo en la antesala de un juicio por delitos de lesa humanidad, con una base social empequeñecida, con la mayoría de la ciudadanía en resistencia pacífica y con el diario deterioro de la economía, la situación de la dictadura es de derrota estratégica, está arrinconada, solo sostenida por las armas, por la represión desmedida. Ya no gobierna, no cuenta con una población que la legitime, no representa a las mayorías, enfrenta una desobediencia civil generalizada. Solo hay dos caminos: seguir avanzando hacia el colapso económico y el caos, o propiciar una salida política a la crisis iniciada con el estallido social del 18 de abril, hace exactamente nueve meses.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa