Garanticemos los derechos humanos, incluyendo los derechos reproductivos

Compartir:

Servicios Integrales para la Mujer SI - Mujer

Garanticemos los derechos humanos, incluyendo los derechos humanos y reproductivos en la CPD47 de la ONU

La Comisión de Población y Desarrollo presenta una oportunidad única y crucial para revisar el progreso en la implementación del Programa de Acción de la Conferencia, reconocer brechas y comprometerse con estrategias de futuro que promuevan la salud y los derechos sexuales y reproductivos en el mundo entero.

Aunque se han dado importantes pasos, el progreso hacia la implementación del Programa de Acción de la CIPD ha sido lento y desigual. Las conferencias regionales sobre Población y Desarrollo celebradas en 2013 en el contexto de la revisión de 20 años del Programa de Acción de la CIPD tuvo como resultado que los gobiernos se volvieran a comprometer con las políticas basadas en derechos humanas, programas y financiamiento para la población y el desarrollo, incluidos la salud y los derechos sexuales y reproductivos (SDSR). Es esencial que las prioridades reflejadas en las conferencias regionales sobre población reciban el mayor orden de prioridad en el documento final del 47° período de sesiones de la CPD y, finalmente, en los documentos finales del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU sobre la CIPD 2014. 

El International Sexual and Reproductive Rights Caucus insta a la Comisión de Población y Desarrollo a adoptar una resolución que procure hacer lo siguiente:

1.      Promover, respetar , proteger y cumplir la salud y los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas

Los documentos finales de las conferencias regionales en América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico, y África reconocieron la importancia de proteger y cumplir la salud y los derechos sexuales y reproductivos. 

Con el fin de garantizar estos derechos, los Estados miembros deben comprometerse a promulgar e implementar leyes y políticas que respeten y protejan los derechos sexuales y reproductivos para todas las personas sin discriminación por ningún motivo, incluso en función de la orientación sexual y la identidad de género. Los estados miembros deben revisar o derogar políticas y leyes punitivas, como las que criminalizan el aborto, castigan a mujeres y niñas por realizarse abortos ilegales o criminalizan comportamientos y relaciones sexuales adultas consentidas, incluidas las relaciones extramatrimoniales, entre personas del mismo sexo y el trabajo sexual. Además, los gobiernos deben eliminar las leyes y políticas que imponen barreras al acceso a los servicios e información de salud sexual y reproductiva, incluidos entre otros las leyes y requisitos de consentimiento o notificación de los progenitores, cónyuge y tutor, y revisar leyes y políticas para hacer que el aborto sin riesgo sea accesible y legal.

2.      Lograr el acceso universal a información, educación y servicios de calidad e integrales sobre salud sexual y reproductiva

Lograr el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva es el pilar de la agenda de la CIPD y esta meta debe reafirmarse en la CPD. Los gobiernos deben comprometerse a asegurar el acceso igualitario a un módulo integral, accesible e integrado de servicios de salud sexual y reproductiva que se brinde mediante la atención primaria de la salud, que sea aceptable, económico y de buena calidad. El módulo integral incluye acceso a la más amplia gama posible de anticonceptivos, incluidos los anticonceptivos de emergencia, condones masculinos y femeninos y otros métodos hormonales y de barrera a fin de facilitar la elección y evitar embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual; cuidados maternales de calidad, incluida la atención prenatal y postnatal, parto con personal calificado, atención obstétrica de emergencia, transporte y apoyo a la lactancia; servicios de aborto legal y sin riesgo brindado por profesionales capacitados; servicios de calidad para el manejo de complicaciones que surjan de un aborto en condiciones de riesgo; prevención y tratamiento de la infertilidad, VIH e infecciones de transmisión sexual; prevención, detección temprana y tratamiento de cánceres del sistema reproductor; integración de servicios sexuales y reproductivos y de VIH/SIDA; y otros servicios para mejorar la salud de las mujeres, adolescentes y niños. 

3.      Abordar las necesidades de salud sexual y reproductiva de adolescentes y jóvenes

Aunque los derechos de los jóvenes a la salud sexual y reproductiva fueron reconocidos en Cairo, se reconoce ampliamente que este fue una de las principales lagunas de la agenda de la CIPD. El documento final de la CPD de 2012 y las revisiones regionales ayudaron a cerrar alguna de estas lagunas. La resolución de la CPD debe comprometerse a realizar lo siguiente:

• Respetar, proteger y cumplir los derechos sexuales y reproductivos de los jóvenes y adolescentes; dándoles especial atención a la satisfacción de sus necesidades de información, educación y salud sexual y reproductiva, con su plena participación y compromiso; eliminación de las barreras jurídicas, políticas y regulatorias, tales como el consentimiento de progenitores y del cónyuge; el respeto a su privacidad y confidencialidad, y a asegurar su acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva integrales e integrados, de buena calidad, que se brinden de una manera libre de juicios y compasiva. 

• Garantizar el acceso igualitario para adolescentes y jóvenes a una amplia gama de servicios de salud sexual y reproductiva, que incluyan asesoramiento, anticonceptivos, asistencia en casos de aborto sin riesgo, pruebas y tratamiento de infecciones de transmisión sexual (incluido el VIH/SIDA), ginecología, atención prenatal y postnatal, y control de violencia sexual y de género, entre otros. Para que estos servicios se consideren para los jóvenes, los servicios deben incorporar el principio de capacidad de evolución, asegurar la privacidad y confidencialidad e incorporar un enfoque positivo al sexo y la sexualidad. 

• Alcanzar el acceso universal a la educación sexual integral para todos los adolescentes y jóvenes dentro o fuera del sistema escolar. La educación sexual integral, brindada dentro y fuera del sistema escolar, puede tener un papel fundamental en el empoderamiento de los jóvenes, permitiéndoles ejercer sus derechos, tomar decisiones informadas sobre su sexualidad y planificar mejor su vida. Combinada con el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva de calidad y para los jóvenes, la educación sexual integral es esencial para que los jóvenes se protejan de embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA, lo cual les permite completar su educación y adquirir habilidades para el ingreso a la fuerza de trabajo. Asimismo, el acceso universal a la educación sexual integral promueve valores de respeto por los derechos humanos, la tolerancia, la igualdad de género y la no violencia.

• Promover el empoderamiento, participación y liderazgo de los jóvenes. El mundo alberga la generación más grande de jóvenes en la historia, con un total aproximado de 1,8 mil millones. El empoderamiento de los jóvenes y su participación en las decisiones que tienen un efecto en su vida y comunidades descansa en la esencia del Programa de acción de la CIPD y el desarrollo sostenible. Es imprescindible asegurar la participación significativa y efectiva de los jóvenes en la identificación, implementación y monitoreo de soluciones para el desarrollo sostenible.

4.      Eliminar todas las formas de violencia de género

Una laguna en la implementación del Programa de Acción de la CIPD ha sido el abordar la violencia de género. Esta debe abordarse en la CPD mediante el compromiso con lo siguiente:

• Acciones urgentes y sostenidas para la prevención y eliminación de todas las formas de violencia de género, incluida la violencia sexual y la violencia en situaciones de conflicto, y terminar con el matrimonio forzado y precoz, la mutilación o ablación genital femenina y otras prácticas nocivas. 

• Acceso universal a servicios esenciales para sobrevivientes de la violencia de género, incluida la capacitación de profesionales de la salud y de otros servicios para que detecten señales y síntomas precoces de violencia; brindar atención inmediata, incluidos la atención de emergencia, la profilaxis posterior a la exposición para prevenir el VIH, diagnóstico y tratamiento de infecciones de transmisión sexual, anticonceptivos de emergencia y servicios de aborto sin riesgo; asesoramiento y remisiones a servicios de salud especializados, incluidos los servicios de salud mental cuando sea necesario; y brindar acceso a los servicios de apoyo jurídico y social, y capacitación para la autonomía económica de las mujeres. Las entidades de servicios para personas afectadas con VIH y SIDA también deben recibir esta capacitación y realizar las remisiones apropiadas. 

• Acceso a la justicia para todos los casos de violencia de género, poniéndole fin a la impunidad mediante el procesamiento de los autores y hacerles rendir cuenta, y transformando las normas y estereotipos de género

5.      Promover, respetar, proteger y cumplir los derechos humanos de todas las mujeres y niñas

El documento final de la CPD debe apoyarse en los principios fundamentales de los derechos humanos de universalidad, indivisibilidad e interdependencia. Se deben realizar compromisos claros para garantizar los derechos humanos de todas las personas, en particular de las mujeres y niñas, incluidos de manera enunciativa mas no limitativa: su derecho al más alto nivel posible de salud; su derecho a la igualdad y la no discriminación; su derecho a la educación; sus derechos reproductivos, incluido su derecho a tener control y decidir libre y responsablemente sobre cuestiones relacionadas con su sexualidad, incluida la salud sexual y reproductiva, libre de discriminación, coerción y violencia.

6.      Garantizar la responsabilidad

La responsabilidad es esencial para el respeto, protección y preservación de todos los derechos humanos, y para asegurar que se brinden servicios de buena calidad y debe abordarse en el documento final de la CPD. Requiere no solo transparencia sino que también una participación significativa y efectiva de las poblaciones afectadas y la sociedad civil y las instituciones eficientes e independientes, mecanismos de denuncias y recursos cuando se han violado los derechos. Se necesitan fortalecer los mecanismos de derechos humanos nacionales, regionales e internacionales con el fin de garantizar la responsabilidad. 

7.      El documento final de la CPD debe incluir también lo siguiente:

• Reafirmar el Programa de Acción de la CIPD, las acciones clave para su mayor implementación y los documentos finales de su revisión posterior y procesos de monitoreo y otros documentos internacionales de derechos humanos

• Reconocer que los documentos finales de las recientes conferencias regionales sobre Población y Desarrollo constituyen las agendas regionales sobre población y desarrollo después de 2014 y alentar a los gobiernos a implementarlas simultáneamente con el Programa de Acción de la CIPD y su seguimiento;

• Acoger y respaldar el informe del Secretario general: Framework of Actions for the follow-up to the Programme of Action of the International Conference on Population and Development (ICPD) Beyond 2014;

• Vincular los documentos finales de CIPD después de 2014 con el proceso después de 2015 y asegurar que el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y la garantía de los derechos sexuales y reproductivos se reflejen de manera adecuada en todo el marco después de 2015.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa