RESPLANDORES DE ABRIL No. 22

Compartir:

AVANZAR DEL PRINCIPISMO-VOLUNTARISMO AL REALISMO

La mayoría de los nicaragüenses no queremos dictadura orteguista y tampoco que venga otra. También queremos elecciones sin Ortega como deseamos además el desmantelamiento ya de los paramilitares y de la Policía. Pero, ¿eso es posible? Obviamente que la dictadura, que tiene la fuerza violenta de las armas y de su espíritu autoritarios y sanguinario, no lo permite. Entonces, esos que claman porque todo esto ocurra ya, ¿cómo creen que pueda ser posible? Por otro lado, no existe una agrupación política que esté trabajando en serio en la reactivación de la resistencia pacífica ciudadana organizada para hacer la formidable presión interna que se requiere a fin de forzar a la dictadura a tomar decisiones políticas en línea con las urgentes demandas azul y blanco. Tampoco la presión internacional ha logrado presionar de manera determinante al orteguismo. ¿A qué apuestan entonces cuando gritan sus posiciones de que ya tal o cual cosa? Supuestamente son posiciones de principios, son “principistas”. Por más fuerza que le pongan, eso es voluntarismo, solo son buenos deseos que no se corresponden con la realidad. En este contexto, aunque sin ninguna certeza y con mucha incertidumbre, tiene alguna cuota de realismo pensar en elecciones con Ortega únicamente bajo ciertas condiciones, como plantea José Pallais: profunda reforma electoral (le agrego que incluya casilla propia a la Coalición Nacional), restitución de las libertades públicas y, por supuesto, libertad de las presas y presos políticos. ¿Es posible esto? No hay ninguna seguridad, pero las probabilidades aumentarían con una sólida e inquebrantable unidad alrededor de un programa de interés nacional, la reactivación de la resistencia popular y un aumento de la presión internacional.

DIVERSIDAD SEXUAL SE ABRE PASO EN EL MUNDO

A paso diferente las personas avanzamos en nuestras percepciones y construcciones sociales, pero ya existe suficiente información para saber que la diversidad sexual es una realidad inobjetable que enriquece al ser humano en todo el mundo. No se trata de personas enfermas o desviadas o antinaturales, son como vos y como yo, con sus propias características homosexuales, transgéneras, no binarias, etc. Hace unos años un compañero me contó con pena que su hijo era homosexual y llamó “un vicio” a esta condición. Le sugerí que se le acercara, que lo apoyara, que su opción era totalmente normal. La percepción de esta persona estaba muy influenciada por la religión y por su pastor y claro, desde esa óptica es difícil comprender. El mundo se está abriendo de par en par a la comunidad LGBT-Q (me faltan algunas siglas) y eso es algo que debemos celebrar porque nadie debe ser excluido por ninguna razón. La humanidad y el humanismo crece al adoptar una visión que acepta géneros rechazados históricamente sobre todo hasta los años sesenta. En este ámbito, generalmente la religión mete mucho ruido, por eso es tan importante que, independientemente de las creencias religiosas, en la vida cotidiana seamos seculares, es decir, que tengamos una visión y un comportamiento en la vida diaria sin que medien seres sobrenaturales.

LA CONTRA
En los años 80 en Nicaragua se enfrentaron los EE. UU., que apoyaban a la Contra, y la URSS, que respaldaba al FSLN. Por eso la guerra tenía un componente de intervención de las dos grandes potencias de entonces, pero era una guerra civil, y eran campesinos quienes mayoritariamente componían ambos ejércitos. Con el Servicio Militar, se agregan decenas de miles de jóvenes, sobre todo de la ciudad. La guerra hizo colapsar a Nicaragua, pero no cayó el gobierno, sino en elecciones en 1990 que fueron forzadas por el avance de la Contra, sin embargo, este mérito se diluyó quizá por falta de capacidad política de los mandos campesinos del ejército contrarrevolucionario y por la falta de talante de algunos de ellos que sucumbieron ante las tentaciones que les ponían a los pies Humberto Ortega y el Ejército. Después fueron víctimas de una cacería de parte del Ejército. Dilapidaron su gran capital político y muy pronto quedaron dispersos en varios partidos políticos y sin fuerza para convertirse en una alternativa propia. Incluso algunos se aliaron con Daniel Ortega. La FDN, uno de los grupos sobrevivientes de esa atomización, recientemente se salió de la UNAB y se incorporó a la Coalición Nacional. Aunque fue deplorable el discurso de entonces de Luis Fley, el movimiento fue positivo, porque ahora tienen un puesto propio, en cambio, en la Unidad eran una organización entre sesenta más. Curiosamente, la Coalición queda con dos grupos del campo, porque también está el Movimiento Campesino que lidera Medardo y que ha dado muestras de independencia respecto al PLC, partido en el que Mairena militaba o milita. Esta es una oportunidad para que la Contra vuelva por sus bríos, se reunifique y se active por su propia cuenta, pues por una década fueron un apéndice de los EE. UU., y ahora deben aprender a ser independientes y tener pensamiento propio.

REACTIVAR LA RESISTENCIA PACÍFICA ORGANIZADA DE LA CIUDADANÍA

Para forzar a la dictadura a elecciones libres es indispensable la reactivación organizada de la resistencia pacífica de la ciudadanía –pero no hay señal de ello de parte de las organizaciones de la UNAB, por ejemplo--, no obstante, en el hipotético caso que este escenario se abra para las fuerzas azul y blanco, la Coalición Nacional deberá tener su propia casilla, para no depender de corruptos partidos políticos que por tenerla quieren cuotas de poder sin sentido en una etapa post dictadura en la que se requiere un gobierno auténticamente nacional, sin nada de los terribles vicios de la clase política tradicional, para lo cual es imprescindible nuevos liderazgos comprometidos con un programa político que garantice el inicio de las tareas para solventar las urgencias de un país empobrecido y saqueado por quienes han detentado el poder.

PERMISIVIDAD ANTE COVID-19 PROFUNDIZA AISLAMIENTO DE LA DICTADURA

La dictadura también profundiza su aislamiento con su irresponsable y criminal manejo del COVID-19. La Organización Panamericana de la Salud señala que todos los países centroamericanos reportan a diario sus datos, excepto Nicaragua, país que, por otro lado, lleva tres meses sin informar a este organismo regional sobre el número de pruebas realizadas y procesadas en el laboratorio del Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR), ubicado en el Complejo Nacional de Salud “Conchita” Palacios, de acuerdo a Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud, de la OPS.

REBAJA DE MENTIRA PARA DISTRAER LA ATENCIÓN SOBRE LA COALICIÓN NACIONAL

Aplicando estrategias para desviar la atención sobre algún hecho, la dictadura anunció una "rebaja" en la energía eléctrica, que no es real, si lo fuera llegaría a un 20%, es simbólica. Tienen semanas de estar publicitando un desastre en las filas azul y blanco por las divergencias que hay en la Alianza como si esta fuera un todo y no solo una parte. Adoptar una política de Estado como distracción política el día de la firma de los estatutos de la Coalición Nacional, revela que les preocupa este hermoso embrión de unidad nacional y que, además, están nerviosos y preocupados porque saben de su peligro potencial, saben que les podría dar un tajo profundo para alejarlos del poder.

EL PROBLEMA DE LOS “PACTOS”

Los pactos son imprescindibles porque el diálogo es un instrumento que debe ser utilizado permanentemente a fin de encontrar acercamiento de posiciones, puntos de coincidencia, acuerdos en que ambas partes aportan por el interés nacional. Pero cuando los pactos son por debajo de la mesa, en oscuros callejones a altas horas de la noche, a escondidas, para el beneficio personal y familiar, entonces son rechazables, condenables, pues no obedecen al beneficio público sino al de las mafias organizadas de políticos tradicionales.

POBLACIÓN REHUYE HOSPITALES PÚBLICOS

No creo que esté bien eso de que "la población prefiere morir en sus casas", porque, salvo excepciones, nadie quiere morir. Es más apropiado decir que la gente prefiere tratarse en casa cuando la afecta el COVID-19, que ir a los hospitales públicos y lo hace con la esperanza de vivir. Cuando la salud empeora, algunas personas aceptan la hospitalización porque ya no hay de otra, están en la sin remedio. La desconfianza que provocan los hospitales públicos está completamente justificada. En cuanto a los privados, cuestan un ojo de la cara, por lo que las mayorías están excluidas. Hay facturas increíbles hasta por decenas de miles de dólares.

LA NUEVA SOCIEDAD POST DICTADURA
No extraña que ante la nueva sociedad post dictadura que quieren las nuevas generaciones, haya opiniones que consideren que no es posible, porque no es posible, dicen, que solo haya “angelitos”, que el mal está en todos los países, incluso desarrollados. Pueden tener razón, pero hay que poner el listón muy alto, por ejemplo, que haya una Contraloría súper colmilluda que no deje pasar ni un acto de corrupción en el Estado, que las compras relevantes sean por licitación verdadera y honesta; que los empresarios no se amparen en el Estado para hacer negocios; que nadie esté por encima de la ley; que haya separación de poderes, plena vigencia de las libertades y promoción y respeto a los derechos humanos; que los funcionarios públicos no tengan parientes trabajando en la misma institución del Estado, que tengan un sueldo modesto y ninguna regalía, etcétera. No se trata de construir un país de angelitos sino de personas respetuosas de la ley, nada más. Todas son aspiraciones justas y logrables en una nueva sociedad, pero si nos estancamos en lo que hemos conocido hasta hoy, irremisiblemente seguiríamos condenados a vivir en lo mismo y entonces no habría valido la pena la lucha. Las nuevas generaciones están pesando en grande y así debe ser en todos los ámbitos de la vida.

SE NECESITARÁ A LOS CASCOS AZULES
Un gobierno de unidad nacional con un programa patriótico a desarrollar con la participación de todas las agrupaciones y partidos políticos que asuman su responsabilidad en el momento histórico que vivimos, se verá en enormes problemas porque el país está quebrado y son demasiadas las necesidades, no solo porque, por ejemplo, hay que mantener el pasaje del bus a C$2.50 y tener en pleno funcionamiento los sistemas de salud y educación, sino también por desafíos particulares que hay que resolver como el desmantelamiento del ejército paramilitar, la abolición de la Policía y del Ejército y la formación de un ente unitario, especializado, pequeño pero suficiente para asumir las tareas que le corresponde. Esto se podría complicar porque en la calle estará la belicosa base social del Frente, reducida, pero con capacidad de dar problemas. Ya sabemos cómo actúan. En ese momento Nicaragua necesitará de una fuerza especial de Cascos Azules de la ONU que contribuya a preservar la paz ente el vacío que se produciría y se requeriría de especialistas de la ONU y la CIDH para identificar a los oficiales, soldados y agentes que podrían quedar en el nuevo cuerpo armado y para contribuir a poner en práctica la justicia transicional: identificar a los culpables de la matanza y llevarlos a juicios justos, dar reparaciones morales y materiales a víctimas y familiares y se adoptar políticas de Estado para impedir que vuelva a haber otra dictadura en nuestro país.

UN ABRAZO A LAS PRESAS Y PRESOS POLÍTICOS
Pienso en las presas y presos políticos, en su encierro, en el aislamiento de algunos y claro, no es cuarentena voluntaria, es ausencia de libertad, es encierro forzado además de estar recibiendo constantes ofensas de los carceleros que se creen invulnerables y todopoderosos y que, desde su condición de fanáticos, inhumanos y brutales, los torturan, los agreden, los amenazan, tratan de intimidarlos, en nombre del orteguismo al que sirven ciegamente como en una secta extremista. Si vapulean a un reo, se sienten felices, es su manera de disfrutar la vida, porque les gusta regodearse del sufrimiento y dolor humano. Si un prisionero reclama, metódicamente lo van privando de sus restringidos derechos, como salir un rato del estrecho encierro, tomar el sol, recibir visitas, disfrutar de los alimentos que les envían los familiares. Algunos guardias llegan al extremo de pisotear la comida, de escupirla o de robarla. Pensar en todo esto no es para conducirnos a la tristeza, sino para hacer todo lo que esté a nuestro alcance por su pronta puesta en libertad. Saben los presos políticos que afuera de las cárceles todo un pueblo exige a diario su liberación. Millones de nicaragüenses queremos que estén libres con la esposa, la mamá, la novia, los hijos, hermanas y hermanos, abuelos y abuelas, con toda la familia y amistades. Saben también que están en la mente de muchos nicaragüenses que los recuerdan, que son solidarios con ellos. Desde la distancia muchos les enviamos un fuerte abrazo y la exhortativa a que sigan aguantando, que, en medio de la precariedad, continúen luchando por estar sanos física y mentalmente, que más pronto que tarde llegará el día de ver a plenitud el sol y de sonreírle a la vida. Ellos están detenidos injustamente por ser luchadores por la libertad de Nicaragua. Es un imperativo que soporten el suplicio para que, llegado el momento, salgan a reunirse con sus familiares y a participar en la construcción de un país totalmente diferente en el que prevalezca la libertad, la justicia, la ley, la institucionalidad, el respeto a los derechos humanos.

UN EJÉRCITO DE EMPRESARIOS TIENDE A LA CORRUPCIÓN

Un ejército de empresarios y de empresas tiende a la corrupción, no conviene a la patria ni a la defensa de la soberanía nacional y es ineficiente en la protección de la biodiversidad y los bosques y en impedir el narcotráfico. En un gobierno post dictadura se podría abolir y crear uno funcional unido a la Policía. Las empresas del Ejército de Nicaragua y otros activos, pasarían a fortalecer el Seguro Social, que avanza hacia su colapso.

FALLARON LOS AGENTES DEL ORTEGUISMO
El orteguismo es experto en infiltrar y dividir y seguramente tiene a sus agentes en todas las instancias opositoras, pero, aunque haya roces internos, han fracasado rotundamente en sus intentos de atraer a algunas fuerzas al redil de la dictadura –utilizando los métodos más terribles que alguien pueda imaginar--. Nadie ha cambiado de bando y esto es importante de subrayar. En medio de las contradicciones hay una firmeza en contra de la dictadura. Sus quintas columnas y sus caballos de Troya no han logrado su propósito. Las filas azul y blanco se mantienen incólumes. No causa un revés estratégico que todavía no estén todos en la Coalición, lo importante es que poco a poco, en medio de mucho ruido mediático, ha ido tomando forma y quizás esta semana siete u ocho fuerzas firmen los estatutos, lo cual es un paso estratégico esencial. Luego vendría el programa político a desarrollar por la Coalición y este tiene que ser a tono con los nuevos aires que soplan en nuestro país.

ARNOLDISMO Y ORTEGUISMO SON LA MISMA COSA
Es vergonzoso que Arnoldo Alemán, su esposa y sus amigotes al igual que los Ortega-Murillo, se aferran al dominio y control del PLC. No sueltan el mando, no aflojan los cargos de dirección, ahí están, como parásitos, como pulgas o garrapatas aferradas al partido exhibiendo lo peor de prácticas antidemocráticas, autoritarias, excluyentes y corruptas. Estos no son métodos de trabajo para construir la nueva Nicaragua. Este tipo de partido no le conviene a la democracia. Estas personas no hacen ningún esfuerzo por cambiar, por adaptarse a los nuevos tiempos en que las generaciones del presente demandan un futuro totalmente diferente sin esas prácticas políticas tradicionales que tanto daño le han hecho a nuestro país. Arnoldo y los arnoldistas andan perdidos, no sea dan cuenta de que nuestra sociedad ha cambiado y demanda otro tipo de política, una que sea honesta y consecuente con las necesidades de la gente, sin marrullas, ni trampas ni descalificaciones. Nicaragua requiere de políticos y servidores públicos responsables, socialmente sensibles, incapaces de robar del erario público, trabajadores que no vean su puesto como un hueso sino como una oportunidad de realizarse como personas humanísticas. Ahora tienen un pleito interno causado por el arnoldismo en un momento histórico en que pudieron crecer para hacer política de verdad y no ahogar a su propia institución. Quienes reclaman tienen toda la razón, pues fueron víctimas de una conspiración. La protesta dentro del PLC y la impugnación ante el CSE es lo que está cosechando el arnoldismo. No sé si es más conveniente que, en vez de que entren a la Coalición Nacional, esta gente continúe su pacto con el orteguismo, porque arnoldismo y orteguismo parecen ser la misma cosa.

¿COSEP Y C X L HARÁN TIENDA APARTE?
Miembros de la UNAB han divulgado el acercamiento que se está dando entre los empresarios de la Alianza Cívica y el partido C x L y señalan que esta es la verdadera razón por la que no firmaron los estatutos de la Coalición Nacional, de la que se desligó C x L. Todo indica pues, que ambos formarán tienda aparte, lo cual afectará los esfuerzos de que toda la oposición participe unida en unos eventuales comicios que todavía no tienen visos de realidad. ¿Qué harán los representantes de organizaciones sociales que están en la Alianza, como Carlos Tünnerman y Azahalea Solís? Por su trayectoria y sensibilidad social estos tienden a estar más cerca de la UNAB y la Coalición que de una alianza entre empresarios y C X L. Curiosamente en el pasado reciente estos dos han conocido los dividendos de trabajar muy juntitos con el orteguismo, aunque se han distanciado. Lo principal es que no retornen al juego de la tiranía y que se mantengan en la oposición; y, por otro lado, que se fortalezca la Coalición Nacional donde los empresarios no tienen el control y eso les disgusta enormemente. Tienen el poder económico y quieren el poder político, lo cual es una pésima señal, porque eso conduce a una corrupción desaforada, pues se trata de aprovechar todas las palancas del Estado para hacer negocios y eludir el pago de impuestos.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa