Onda Local

RESPLANDORES DE ABRIL No. 21

Compartir:

PODRÍAMOS ABOLIR EL EJÉRCITO O REORGANIZARLO COMO EN COSTA RICA

En un gobierno post dictadura, el Ejército no podrá continuar igual, sino que habría que eliminarlo o reestructurarlo y reducirlo. Una tercera opción sería eliminarlo y crear uno nuevo, unido a la policía, bajo mandato civil. Un referente de esto último podría ser el Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica, encargado de proteger la soberanía nacional, vigilar y mantener el orden público y la seguridad de los habitantes, desarrollar acciones efectivas para la prevención del delito, colaborando en su represión y apoyar la defensa de los recursos naturales. Esto incluye lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. Dispone de los siguientes cuerpos: Guardia Civil, Guardia de Asistencia Rural, Policía de Control de Drogas no Autorizadas y de Actividades Conexas, Policía de Fronteras y la Reserva de las Fuerzas de Policía cuando sea convocada. También dispone de un Servicio Nacional de Guardacostas con su academia y un Servicio de Vigilancia Aérea. La Policía cuenta con una escuela nacional. La Dirección General de la Fuerza Pública está conformada por las siguientes Direcciones: 1) Dirección de Operaciones: (Incluye Departamento de Planes y Operaciones; Departamento de Inteligencia Policial (DIP) (Análisis y Estadísticas, Operaciones de Inteligencia y Sección de Dactiloscopía); y Departamento de Comunicaciones Policiales); 2) Dirección de Unidades Especializadas (Unidad Especial de Apoyo, Unidad de Intervención Policial, Unidad Canina, Unidad de Operaciones en Armas y Explosivos y Seguridad Privada, y Unidad Especializada de Seguridad y Protección); 3)Dirección Policial de Apoyo Legal; 4) Direcciones Regionales; 5) Dirección de Seguridad Turística; 6) Dirección de Programas Policiales Preventivos. En total cuenta con 15 mil 900 oficiales y su presupuesto es de 173,3 millones de dólares. El presupuesto del Ejército y la Policía de Nicaragua es de 145 millones de dólares. El Ejército fue abolido en Costa Rica lo cual le da una proyección internacional extraordinaria a este país, pero han construido una fuerza de seguridad pública numerosa, especializada y bien armada, bajo el mando del Ministerio de Gobernación. ¿Qué les parece?

TRES PECADOS DE JOSÉ ADÁN AGUERRI

Se pueden mencionar tres pecados mortales de José Adán Aguerri que son públicos: 1. Su reelección contínua durante tantos años no tiene nada de democrático, así que esta palabra le queda muy grande; 2. Su participación en el modelo corporativo con el FSLN lo llena de una deuda enorme con la ciudadanía nicaragüense; y 3. Su respaldo al representante del COSEP en el INSS, Alfonso Silva, porque no le vio nada malo a que haya recibido un préstamo por 1.2 millones de dólares pese a que se trataba de un claro conflicto de interés. Lamentablemente algunos empresarios creen que no hay fronteras para los negocios. Recuerdo por ejemplo cuando Ricardo Terán fue nombrado director de Correos de Nicaragua y se aprovechó del cargo: hizo que esta institución comprara muchas computadoras y vehículos Renault a empresas suyas. También es un claro conflicto de interés. Este tipo de persona no ve la función pública como lo que es, estar al servicio de la población, sino en provecho propio. Esto no lo queremos en la nueva Nicaragua que tendremos más temprano que tarde.

PODERES DEL ESTADO DEBEN SER PEQUEÑOS

Podríamos tener un gobierno nacional, regionales y municipales, así como poderes estatales, todos pequeñitos, con pocos diputados (30 en vez de 92), también 1/3 de los magistrados que hay ahora en Justicia, Contraloría y Electoral y el 50 por ciento de empleados públicos. Además, podríamos desaparecer los altos salarios, quizá de US$1,500 para abajo y nada de vehículos, ni gasolina, ni tarjetas de crédito ni gastos de representación. Un Estado modesto, con un gobierno modesto de acuerdo al país quebrado que somos ahora pero que vamos a remontar hasta ser un país desarrollado. Se podría si trabajamos y nos ajustamos la faja. En 50 años o menos lo lograríamos.

PROCESO ANTIRACIAL EN MARCHA

Un hecho puede ser detonante de procesos sociales, no causante, las causas están en la acumulación de injusticias, de desprecios, de humillaciones, de explotación, de agravios, como hemos visto con el estallido social abril 2018 en Nicaragua y con las protestas principalmente en EE. UU. y Europa originadas por el asesinato de de George Floyd a manos de la policía. La ira contra la muerte de un ciudadano negro se ha extendido contra la discriminación racial y esta se ha unido con quienes protestan por el maltrato a los inmigrantes. Unas estatuas de esclavistas y "colonizadores" fueron derribadas, otras, puestas a buen recaudo en cuartos donde se juntaron opresores de distintas épocas y barbaries. El COVID-19 vino a poner de manifiesto las desigualdades pues los trabajadores de los oficios más peligrosos son quienes menos salario devengan, viven en las peores condiciones y son quienes más se contagian y más mueren, estos son los excluidos, sobre todo latinos y negros y ahí nos damos la mano y un fuerte abrazo los indígenas y mestizos con los afros y afrodescendientes. Celebremos que en la Unión Europea aprobaron una legislación para pagar "como si fueran europeos" y a brindarles las condiciones de vida que tienen estos, a los trabajadores que llegan de otros países a levantar las cosechas, Ojalá lo lleven a la práctica. En plena modernidad, en la más civilizada contemporaneidad ocurren estas cosas y eso que son obreros "imprescindibles" porque no hay europeo que haga el trabajo que ellos hacen, como también laborar en mataderos como ese en Alemania donde en los últimos días mil trabajadores resultaron afectados por el coronavirus. El reino de la desigualdad está fuertemente cuestionado. Algunos se desgalillan y levantan banderas anticapitalistas, pero, ¿qué opción ofrecen? Ninguna. Lamentablemente el socialismo que surgió para la redención de los oprimidos es impracticable como se ha visto en la realidad, los hechos así lo probaron en China, la Unión Soviética, Europa del Este, etc. Hay que seguir ajustando el capitalismo como en los países nórdicos, aunque no es lo óptimo, es lo mejor a mano. La injusticia está expuesta, denunciada, desnuda en su brutalidad e inhumanidad.

HAY TANTO QUÉ HACER DURANTE UNA CUARENTENA

Como jubilado tengo el privilegio de poder quedarme en casa y comprendo la terrible desventaja de quienes deben salir todos los días a ganarse el sustento y con ello arriesgan su vida y las de sus familiares. También entiendo la desesperación de millones de europeos que viven en un piso entre cuatro paredes y no tienen un patio por donde desplazarse o en el que puedan hacer jardinería o tomar el sol --cuando lo tienen--. En vista del descontrol del COVID-19 en nuestro país, debemos prepararnos para una larga convivencia con el virus. Quienes pueden quedarse en casa tienen la oportunidad de dedicarse a múltiples tareas, tanto hogareñas como de cualquier otro tipo, hasta formación en línea pues hay una variada oferta internacional. Podrían aprender a tocar un instrumento musical, hablar otro idioma, visitar museos y edificios históricos por Internet --de todo hay en la red--, hacer ejercicio físico, leer muchos libros, escribir sus memorias o ficción, etcétera.

COVID-19 DESCONTROLADO EN NICARAGUA

Entre 6,200 y 20 mil personas podrían morir en Nicaragua en un escenario moderado de contagio de 620 mil individuos, afirmó a "Confidencial" el presidente del Consejo Directivo del INCAE, Roberto Artavia, quien estima que se requiere hacer dos mil pruebas diarias para comenzar a controlar el COVID-19, de lo contrario podríamos pasar varios meses conviviendo con el virus, incluso más de un año.

DICTADURA PAGA UN ALTO PRECIO AL TENER PRESOS POLÍTICOS

La dictadura paga un alto precio al tener presos políticos, porque en este contexto, para la legislación internacional es inaceptable que haya prisioneros de conciencia. No creo que los tengan por asuntos de seguridad, porque gracias al descuido de algunas organizaciones que abandonaron la resistencia pacífica de la ciudadanía o nunca le dieron la importancia estratégica que tiene --la cual debe existir aún bajo estados represivos extremos--, ellos están controlando todo sin sobresaltos. Más bien los tienen como rehenes para poder utilizarlos como moneda de cambio en escenarios previsibles y, por otro lado, como intimidación a la sociedad. La tiranía profundiza la animadversión de la ciudadanía.

ALIANZA CÍVICA MANEJADA DESDE EL AUTORITARISMO Y LA INTOLERANCIA

Desde el inicio la Alianza Cívica ha sido mangoneada por los empresarios, quienes tienen experiencia, recursos humanos y financieros, pero lo quieren controlar todo, no han entendido que hay una otredad, que es diversa, con sus propias ópticas y demandas que se debe tomar en cuenta. No han aprendido a escuchar y a tolerar, pero es posible que algunos sean de avanzada en relación a los ambiciosos y voraces dinosaurios empresariales que han prevalecido en Nicaragua en las últimas décadas. Pareciera que no están preparados para asumir el listón tan alto puesto por las nuevas generaciones en lucha que no quieren arribismo, ni preferencias, ni privilegios, mucho menos imposiciones y exclusiones --quizá no se han dado cuenta de ello--. La nueva Nicaragua que queremos exige crecer un poco más. Estamos mejor que antes --en cuanto a conciencia política--, pero nos falta y para cubrir el déficit primero debemos darnos cuenta de ello para poder comenzar a remontar la corriente y ponernos a la altura de estas circunstancias especiales que vivimos en que la gran mayoría quiere un cambio, pero no uno cualquiera, sino uno estratégico, que para siempre enrumbe a Nicaragua hacia el camino que nos haga salir de la pobreza y avanzar hacia el desarrollo.

LA CULTURA POLÍTICA TRADICIONAL DEBE QUEDAR ATRÁS

Comprendo que cuando se habla del gobierno post dictadura se piense, como densos nubarrones u obstáculos insalvables, en la cultura política que ha prevalecido hasta ahora, en los caciques, los feudos, los caudillos, la corrupción, pero las nuevas generaciones no quieren nada de eso, así que hay que elevar la parada: Nicaragua requiere un nuevo sistema político donde no haya nada de ese pasado en que las clases políticas saqueaban las instituciones del Estado y estaban por encima de la ley. Algunas características del nuevo Estado: fuerte institucionalidad; supremacía de la ley; guerra mortal a la corrupción; promoción y respeto a los derechos humanos; alto presupuesto en salud, educación e infraestructura; e impuestos progresivos donde el que gane más pague más.

EL GOBIERNO QUE QUIEREN LAS NUEVAS GENERACIONES

En todos los gobiernos de las últimas décadas hubo corrupción, incluso en el de doña Violeta --aunque fue menor--, pero las nuevas generaciones no aceptarán jamás que se repita esa forma de usufructuar el Estado de parte de las clases que tomaban el poder. El próximo gobierno debe estar libre de corrupción y ser austero; debe prevalecer la subordinación a las leyes incluso de parte de los banqueros; deben ser independientes los poderes del Estado; y la clase política debe estar al servicio del interés nacional cumpliendo un programa de gobierno que priorice salud, educación e infraestructura, como bases para salir de la pobreza y que van a darle soporte a la plataforma de despegue hacia el desarrollo. No serán autoridades, sino funcionarios, empleados del pueblo. Una misión fundamental de este gobierno unitario es desmantelar el ejército de paramilitares y refundar la Policía y el Ejército; investigar la matanza del 2018, identificar a los culpables y llevarlos a juicios justos, dar reparaciones morales y materiales a víctimas y familiares y crear disposiciones que impidan que se vuelva a formar otra dictadura en Nicaragua.

ABRAZAR LOS DD. HH: UN SALTO EN LA CONCIENCIA

Uno de los cambios más profundos, estratégicos, que se han dado en la conciencia de gran parte de la ciudadanía, es haber asumido la promoción y defensa de los derechos humanos y haberlos convertido en el referente más importante para guiarse en la vida política de Nicaragua.

SI VA A PERDER, ¿POR QUÉ LA DICTADURA ORGANIZARÍA ELECCIONES LIBRES?

Claro que las elecciones pueden ser la solución para la gobernabilidad de un país, pero quizás no en Nicaragua, porque la dictadura está aferrada al poder y no lo quiere abandonar. Sabedor de que la mayoría de la gente votaría en contra, el orteguismo no quiere elecciones libres porque las perdería. Por lo tanto, jamás aceptarán pavimentar el camino de su propia destrucción. ¿Cómo forzarlos a salir del poder? Las presiones internacionales no lo han logrado y pareciera que tampoco lo lograrán. Solo la fuerza organizada de la población, solo la reactivación de su resistencia pacífica en todo el país, podría lograr que la tiranía dejara el poder.

DICTADURA SE PROYECTA DE LO PEOR EN EL EXTERIOR

Cuando más necesitan los Ortega-Murillo proyectar una adecuada imagen internacional, más bien se están proyectando de la peor manera posible, pues ahora son percibidos como una amenaza regional ya que han convertido a Nicaragua en un centro epidémico capaz de irradiar el COVID-19 a otros países, como Costa Rica, que desarrolla con la OPS una operación especial en su frontera sur para contener el coronavirus procedente de su vecino. Además, la dictadura está siendo repudiada cada vez más por su manejo irresponsable y criminal de la pandemia, lo que está causando que más personas mueran en Nicaragua. De manera particular, el orteguismo se ha ganado una condena internacional por el despido masivo de médicos del sistema de salud pública y por la gran cantidad de galenos y otro personal de salud que han fallecido por el virus ante la falta de equipos y condiciones de seguridad.

¿DESVÍAN LA AYUDA EXTERNA?

En varios momentos de la historia reciente de Nicaragua desde el gobierno se apropiaron de parte de la ayuda externa para el pueblo en situaciones de emergencia, como el terremoto de 1972, con Anastasio Somoza; y el desastre del Mitch, con Arnoldo Alemán. Ahora no es distinto, varios países, entre ellos Taiwán e Italia y organizaciones como OPS y Unicef, reportan la entrega de ayuda para combatir el COVID-19, pero no se sabe de ella, si está guardada o la están comercializando farmacias privadas o distribuidoras de fármacos de funcionarios del régimen.

INTERPRETANDO ALGUNOS DATOS DE CID-GALLUP

Echándole un vistazo a algunos de los resultados que presentó Cid-Gallup, podemos señalar lo siguiente:
1. No vale la pena discutir –mucho menos atacar a la encuestadora—por el porcentaje de preferencias que alcanza el FSLN cuando le pregunta a la gente por quién votaría si las elecciones fueran hoy y por quién lo haría en las elecciones del 2021 (23 y 33%).
2. Lo más relevante es que en ambas opciones hay 56 y 46% de personas que no responden o que no prefieren a ningún partido político. Este es el gran bolsón que habría que conquistar para ganar unos comicios libres que solo están en el horizonte de una novela y no en la realidad nicaragüense.
3. En la pregunta sobre si las elecciones fueran hoy, la UNAB y la Alianza Cívica aparecen con 10 y 5%, en cambio, “los poderosos” partidos políticos liberales (PLC y C X L), solo marcan 3 y 2%. En la interrogante si las elecciones fueran en el 2021, el PLC se levanta con el 12%, y UNAB y Alianza caen a 2%. Si alguien no creía en la necesidad de una unidad nacional es hora de que lo vaya creyendo. Lo otro es que los partidos políticos que llegaron a la Coalición dándoselas de pesos pesados, han quedado como pesos moscas.
4. Lo único que podría obligar a la dictadura a propiciar unos comicios libres, es una combinación de resistencia pacífica de la ciudadanía verdaderamente reactivada en todo el país y las presiones internacionales. Mientras lo primero no exista, no habrá posibilidades de comicios reales.

LO ESENCIAL DE LA ENCUESTA CID GALLUP
Lo más importante de la encuesta de Cid-Gallup es que ninguna fuerza política puede ganar por sí sola unas elecciones y por tanto se requiere de una amplia unidad nacional bajo un programa en el interés de la población. Otro aspecto es que hay un filón de votantes (Los que no responden y no prefieren ninguna opción política) que solo espera que se consolide una alternativa seria para respaldarla y que es tan numerosa que su voto significaría el final de la dictadura. El problema es que esta se aferra al poder y no permitirá elecciones libres porque no está dispuesta a dejar el gobierno. La única manera de forzarla, es con la reactivación de la resistencia pacífica de la ciudadanía en todo el país.

TURISMO CONVOCANDO AGLOMERACIONES

El Instituto de Turismo ha estado preparando planes de turismo local e internacional para varios departamentos del país, mientras el COVID-19 golpea implacable a la población y especialmente a los médicos y trabajadores de la salud. No le importa al régimen el riesgo de las actividades masivas que estimula el INTUR. Operan como que en este país no existiera el coronavirus o como que la ciudadanía es inmune. No les importan los contagios ni los fallecimientos.

EL ENCUBRIMIENTO TENEBROSO DE LA DICTADURA
La dimensión del tenebroso encubrimiento de la dictadura sobre los efectos del COVID-19 en Nicaragua, queda de manifiesto solo con las estadísticas de personas muertas de dos gremios: médicos y trabajadores de la salud (61) y pastores evangélicos (44). Ambos suman 105 muertos y el orteguismo solo admite 64. Si solo dos gremios tienen semejante cantidad de decesos, ¿cuántos habrá de todos los gremios y de toda la ciudadanía en todo el país? Para el Observatorio Ciudadano ya han fallecido más de mil nicaragüenses.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa