RESPLANDORES DE ABRIL NO 16

Compartir:

MINSA ANALIZA CERRAR CONSULTA EXTERNA EN EL HOSPITAL MANOLO MORALES

El MINSA analiza la opción de cerrar por uno o dos meses la consulta externa en el Hospital Manolo Morales, que es de referencia nacional y aloja el principal centro oncológico del país. La equivocada y terrible decisión que podría afectar gravemente a muchos pacientes crónicos, quizá la adopten en las próximas horas, si es que deciden hacerlo, porque les ha caído una lluvia de críticas de algunos trabajadores calificados de este centro, donde quizá laboren más de mil 500 personas. ¿Qué harían los miles de pacientes que llegan a diario a consulta externa, entre ellos de 100 a 200 enfermos de cáncer? De estos últimos, entre el 60 y el 70 por ciento son de fuera de Managua, algunos de lugares alejados como El Ayote, El Tule, San Carlos, Bluefields, etc. Estos pacientes quedarían al garete, abandonados a la irresponsabilidad criminal del Estado.

MÉDICO: "ESTAMOS CAGADOS"
“Estamos cagados” fue la frase, en lenguaje cotidiano, que utilizó un médico para describir el estado de ánimo de los trabajadores de la salud pública, donde les han negado mascarillas y guantes e incluso en algunos momentos hasta se las han quitado a los que llevan por su cuenta, porque pueden “atemorizar” a la gente. En otros casos, porque no tenían nada en inventario y recolectaron para enfrentar situaciones apremiantes. No obstante, en este momento todos los médicos que están en la primera línea de combate a la pandemia, y otros, están utilizando máscaras de acetato, compradas por ellos. Mientras tanto, ha habido un tenso estira y encoge entre los empleados y los funcionarios, los primeros demandando protección y los segundos eludiéndola o negándola, y simultáneamente atendiendo pacientes sospechosos de estar contagiados, que ya son diez, por ejemplo, en el Hospital Manolo Morales, incluyendo a una enfermera.

LOS ENTIERROS URGENTES Y CLANDESTINOS NO SON UNA RECOMENDACIÓN MÉDICA
Existe un procedimiento para el personal de salud a fin de manejar con seguridad los cadáveres de personas contagiadas con COVID-19. Fuera de eso, no es obligatorio enterrarlos de inmediato, ni de noche, ni con agentes de policía, ni esconder la causa de la muerte, al contrario, la funeraria debe ser informada y, con mucha mayor razón, los deudos. Los entierros clandestinos y urgentes obligados por la dictadura, no obedecen a razones médicas, sino políticas, pues no quieren que la población esté informada. Más bien tipifican la causa como "neumonía" o "enfermedades respiratorias". Quieren ocultar los contagios y muertes, pero si no se puede esconder un embarazo o un resfrío, con mucha mayor razón algo tan impactante y trascedente

REACCIÓN TARDÍA DEL MINSA

Tardíamente el MINSA instruye a los centros de salud y hospitales públicos, a separar, de entre todos los pacientes (triaje) a los sospechosos de tener COVID-19, específicamente que presenten problemas respiratorios, a quienes les proporcionarán una mascarilla descartable. Medidas de última hora y sin personal entrenado ni con equipos de protección. La instructiva también es para hospitales privados. Perdieron la oportunidad de prevenir y más bien promovieron el contagio y condenaron al sufrimiento a muchas familias nicaragüenses.

DICTADURA DESLEAL INCLUSO CON SU BASE SOCIAL

Las turbas y el ejército de paramilitares organizado por la dictadura para acabar tranques y barricadas con fuego de armas largas incluso cohetes antitanques, han tenido en su seno a muchos trabajadores del Estado. Junto a la Policía –especialmente los antimotines y los torturadores de El Chipote--, se convirtieron en el principal soporte de la tiranía. Ahora la muerte se les voltea y empieza a tocarlos a ellos, como el juez de Chinandega y Fernando Moncada, que vivía en el Reparto Monserrat, de esta misma ciudad, fallecidos por COVID-19. Estas familias orteguistas están golpeadas. Algunas familias adeptas a la tiranía están descubriendo el engaño y la traición. Las empujaron a contradecir medidas esenciales de la OMS para prevenir la pandemia, como el distanciamiento físico. Al alentarlos a participar en actividades masivas, el régimen condenó a algunos al contagio. Las muertes ya comenzaron y no se detendrán por un buen tiempo, por culpa de un gobierno irresponsable que no pudo ser leal ni con su base social.

NADA MÁS FALSO QUE AFIRMAR QUE NICARAGUA HACE LO MISMO QUE SUECIA

Hay quienes, para eximir a la dictadura de su comportamiento criminal ante el COVID-19, afirman que esta ha hecho lo mismo que Suecia, lo que es falso. En ese país tomaron una estrategia atípica y, contrario a las demás naciones de la UE, han mantenido abiertas sus cafeterías, gimnasios, escuelas, bares y restaurantes durante la propagación de la pandemia, y al mismo tiempo lanzaron poderosas campañas de comunicación a fin de promover el distanciamiento físico y que la población adoptara las medidas de higiene recomendadas por la OMS. Debido quizás a su alto grado de educación, la ciudadanía “no se hizo la sueca”, sino que asumió con entera responsabilidad estos exhortos. Los resultados ya se están viendo, pues la línea de contagiados y muertos que iba hacia arriba ahora va horizontal y esperan su pronto descenso. Por el contrario, con una irresponsabilidad demencial, en Nicaragua la dictadura ha estado promoviendo actividades masivas, al contrario de lo indicado por la OMS. A la matanza que cometieron en el 2018, se agregará esta otra que ya comenzó, y que, al igual que con la primera, tratan de encubrir, pero poco a poco ha ido saliendo la información y ya se sabe que hay al menos 15 muertos por el coronavirus entre otras ciudades, en Managua, Chichigalpa, Estelí y Chinandega.

EL DRAMA DE LOS TRABAJADORES DE LA SALUD DE NICARAGUA

Se me adelantó el colega Luis Felipe Palacios con un tema que desde ayer pensé en abordar hoy, pero durante todo el día estuve ocupado, no obstante lo haré. Generalmente las referencias en las redes sociales a trabajadores del Estado llevan los cognomentos de "sapos", "batracios", "orteguistas", "paramilitares", etc., pero en los últimos días, en muchos nicaragüenses ha aparecido un sentimiento de piedad y conmiseración hacia los empleados públicos de la salud, muchos de los cuales están aterrorizados, viendo a la muerte todos los días desde que empeoró el contagio por COVID-19 y comenzaron a llenarse algunos hospitales públicos. Y cuando retornan a sus hogares, se les dificulta descansar, porque entran a su casa con la incertidumbre de estar llevando el virus a sus seres queridos. Estos trabajadores han sido desamparados por la dictadura a la que muchos de ellos han servido conscientemente --hay quienes están ahí solo por el empleo--, porque les niegan el equipo mínimo de protección. Es algo totalmente irracional, esquizofrénico, esto es lo que vivimos en Nicaragua en manos de esta pareja que está superando a los Ceaucescu, los tiranos de Rumania fusilados el 25 de diciembre de 1989.

SANCIONES DE LA UE TIENEN UN ENORME IMPACTO POLÍTICO

No importa que los cuatro jefes policiales y los otros dos agentes de la dictadura sancionados, no viajen a Europa ni tengan activos en algún país europeo, el golpe político es certero y la dictadura lo ha resentido. Estas sanciones hasta cierto punto inesperadas porque se anunciaron en medio de la pandemia que azota a los países europeos, significan un golpe político demoledor, pues aísla aún más a la tiranía, hunde en la basura su narrativa de "golpe de Estado" y brilla fuerte y libre el "estallido social de abril del 2018", que quisieron ocultar para justificar la horrenda matanza que cometieron. No se trata de "un mal traido" con los EE. UU., como han pretendido hacer aparecer, sino que, gracias a los organismos defensores de DD. HH., la verdad le ha dado la vuelta al mundo repetida y tercamente durante estos dos años, desacreditándolos, develando su verdadero rostro asesino y corrupto, y poniendo de manifiesto la admirable lucha del pueblo nicaragüense. Es una victoria política de la ciudadanía que hay que potenciar reactivando la resistencia pacífica de la gente.

EXTREMAR LAS MEDIDAS PREVENTIVAS ANTE EL COVID-19

Debemos de extremar las medidas de seguridad ante el COVID-19. La situación es tal, que el MINSA --que se ha estado haciendo el disimulado con la pandemia por órdenes de los dictadores--, reunió de emergencia a los principales funcionarios de los hospitales para advertirles que se avecina una tormenta, un estallido de alta gravedad de COVID-19, de tal magnitud que no podrán darle respuesta, es decir, el sistema público colapsará. La rigurosidad en la higiene y el distanciamiento físico son nuestras principales armas para enfrentar esta situación.

OPCIONES DE DESENLACE DE LA CRISIS POLÍTICA DE LA DICTADURA

  1. Ciertamente hay quienes ven la salida en elecciones libres, cosa que no querrá la dictadura porque las perderían y el orteguismo no quiere aflojar el poder.
  2. Otros creen que habrá una implosión y que la tiranía se derrumbará producto de múltiples contradicciones internas.
  3. Hay quienes estiman que la presión internacional, sobre todo de EE. UU., logrará "¡Que se vayan!" (en algunas opiniones esta se junta con la número 1). Y,
  4. Otros consideran que los Ortega-Murillo sólo pueden ser derrocados mediante la reactivación de la resistencia pacífica de la ciudadanía, junto a las presiones externas.

EL DÍA MUNDIAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA Y LA RESISTENCIA DEL PERIODISMO INDEPENDIENTE DE NICARAGUA

En esta fecha conmemorativa del Día Mundial de la Libertad de Prensa destacamos la resistencia ante la dictadura del periodismo independiente de Nicaragua. La resistencia pacífica ciudadana como acción política para derrumbar un régimen que no representa a la mayoría y que es asesino, corrupto, mentiroso y manipulador, es diferente, porque la de los hombres y mujeres de prensa no es activismo de organismos que se oponen al régimen, sino que se basa en cumplir con principios de su profesión como es el de informar sobre la realidad y hacerlo con la verdad, para lo cual hay que investigar a fin de constatar. El ejercicio de un periodismo independiente es peligroso y complicado porque la tiranía restringe el acceso a la información que genera, obtiene y maneja el Estado –que debe ser pública-- y para ello asesina, secuestra, golpea, hiere, judicializa, incendia, destruye y confisca medios de comunicación, roba o quiebra equipos como cámaras de televisión y fotográficas, así como celulares, y amenaza y hostiga. Para cumplir su misión, los periodistas deben sobreponerse a esta terrible represión, deben hacerle resistencia, es decir, no rendirse, no dejar de informar por la peligrosidad que esto representa, así que continúan buscando información, contactando fuentes, tratando de comprobar los hechos de la vida cotidiana y al mismo tiempo evadiendo la represión. Dos temas tienen prioridad en la agenda: las manifestaciones de COVID-19 en el país y la secuela del estallido social de abril del 2018 que se expresa en actos de desobediencia civil, de cuestionamiento a la familia gobernante. Los periodistas les dan cobertura a las acciones no violentas de la gente, dan seguimiento a la situación de los presos políticos y de los ex prisioneros y sus familias, así como de las de más de 300 personas asesinadas por la dictadura en el primer semestre del 2018. Lo esencial del trabajo periodístico es que contribuye al ejercicio de la ciudadanía debido a que cuando informan, los periodistas contribuyen a que la población sepa lo que está ocurriendo y así se pueda formar criterios, los cuales le ayudan a tomar decisiones y a participar en la transformación de su entorno. En este fenómeno se unen la libertad de prensa y la libertad de expresión. Un fuerte abrazo a todas las y los colegas.

COLAPSO DEL HOSPITAL ALEMÁN

El colapso del Hospital Alemán es una evidencia rotunda e irrebatible de que el brote de COVID-19 estalló en Nicaragua y que, finalmente, la dictadura no pudo mantener por más tiempo su criminal ocultamiento. Al priorizar la economía por encima de la salud, la tiranía ha desatendido la medida clave del distanciamiento físico y, por el contrario, promueve con beligerancia actividades masivas (400 para este mes de mayo en todo el país), por lo que se crearon condiciones propicias para un contagio generalizado. De ahí que el derrumbe del sistema de salud sea inevitable. No sé cómo, pero si esto es previsible, otros sectores sociales, los de más recursos, deberían preparar una capacidad "privada" para dar atención pública. Me parecería un acto de inhumanidad que el Vivian Pellas y el Bautista, por ejemplo, atiendan solo a los que pueden pagar. Hay que instalar esa capacidad de atención médica a los enfermos del coronavirus que inevitablemente serán expulsados por el atiborrado sistema público.

¡PROTEJÁMONOS MÁS Y MEJOR!

Soy optimista, y no quiero transmitir miedo ni tristeza, pero si no se están cuidando de acuerdo a la OMS, ¡háganlo! y si lo están haciendo, ¡extremen las medidas! Hay noticias de hoy sobre muertos y contagiados en Nicaragua como en ningún día anterior. Aunque es muy difícil confirmar, algunos medios de comunicación se están atreviendo a comunicar algunos de estos hechos, como "Artículo 66", al que tres fuentes del Hospital Alemán, incluyendo médicos, le confirmaron que tienen a 47 personas contagiadas (27 son mujeres) con COVID-19, rebasando la sala preparada para ello, con capacidad de 40. Otras noticias las están informando Canal 12, 100% Noticias y otros. Como las restricciones de la dictadura son tan fuertes, para el periodismo es harto complicado constatar este tipo de hechos, pero si ves hombres con trajes blancos especiales sacando cadáveres de casas, ¿qué fue lo que pasó ahí? Este cuadro se ha visto en Estelí, Chinandega y hoy en Managua en al menos dos barrios. Les pido no comentar aquí esta nota. Háganlo con su familia y amigos, no para alarmar, sino para protegernos más y mejor.

TOMÁS BORGE DESPIDIÓ A TRABAJADORES DE “BARRICADA” SIN PAGARLES SUS PRESTACIONES SOCIALES

A propósito del Día Internacional de los Trabajadores (No del trabajo), recuerdo que en 1991 ya no laboraba en Barricada porque había renunciado para fortalecer un emprendimiento propio, cuando Tomás Borge Martínez despidió a varios colegas y otros empleados y no les pagó sus prestaciones sociales. Mis compañeros(as) tuvieron que llevar a cabo una prolongada huelga de hambre para presionar por el pago. No recuerdo cuánto duró, pero "el adalid" de los obreros y campesinos los hizo sufrir, dejó pasar varias semanas, aunque finalmente se vio obligado a pagar Por los daños que le causó la huelga, la muerte le llegó más temprano, años después, a la profesora Floricelda Rivas Arauz (correctora de pruebas). Ella pasó acostada en una hamaca durante esa jornada de protesta.

EL SUICIDIO, GRAVE PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA

El suicidio es un gravísimo problema de salud pública, reveló, sin querer, el dictador Daniel Ortega, al detallar que entre las 2,833 muertes ocurridas en Nicaragua entre el 11 de marzo y el 29 de abril, hay 40 por suicidio, una estadística horrorosa que pone sobre el tapete lo terrible de la dolorosa y sufrida realidad del pueblo nicaragüense. ¿Cuántos se suicidaron por la represión, por las torturas recibidas, por el maltrato, por el discurso envenenado de la tiranía?

UNA LECTURA EN CALIENTE DEL DISCURSO DEL DICTADOR

El objetivo esencial del discurso del dictador Daniel Ortega fue justificar la política que ha adoptado ante el COVID-19, que es, aún a riesgo de la salud de la población, no detener de ninguna manera la actividad económica, porque –quedó confesado entrelíneas-- el sistema en crisis desde el 2018, está quebrado, y no tiene cómo responder las demandas que han estado haciendo diferentes sectores sociales, como una moratoria en el pago de los servicios públicos (agua y luz) y en los impuestos (DGI y alcaldías), un fondo para el sector informal, etcétera. Este es un Estado fracasado urgido de mucho dinero, que se sabe incapacitado para tomar medidas que en otros países latinoamericanos se han aplicado. Es obvio que no es posible mover tanta plata como las naciones ricas para subsanar las profundas heridas económicas que ha abierto el nuevo coronavirus. Los Ortega-Murillo estiman que no pueden entregar un bono de US$300.00 como hizo El Salvador. Todo el largo y detallado informe sobre las 2,833 personas muertas entre el 11 de marzo y el 29 de abril, pretende reducir a la insignificancia al temible COVID-19 que tiene arrodillado al planeta, y, por tanto, argumentar con “solidez” y "contundencia" que no hay necesidad de cuarentenas y de subsidios, con el agregado de presentar a un Estado trabajando en múltiples necesidades de salud de la gente --lo cual es su obligación--. De telón de fondo está una realidad muy negativa: la mayoría de la población económicamente activa está en la informalidad, por tanto, debe ganarse el sustento trabajando cada día, pues solo un subsidio del Estado podría aislarla en sus casas, que sería lo recomendable para evitar su contagio. Desde esta perspectiva es que el régimen promueve actividades masivas que atentan contra una de las normas esenciales de la OMS: el distanciamiento físico. Pero es una apuesta sumamente peligrosa, pues si bien puede generar actividad económica, al mismo tiempo expone a amplios sectores a contaminarse del COVID-19, y muchas personas podrían morir. Otra parte del mensaje del tirano Ortega fue la durísima diatriba contra el gobierno de los Estados Unidos al que le enrostró el fracaso de su sistema de salud pública ante el coronavirus y lo acusó de agresiones (contra Venezuela, Cuba y Nicaragua, y amenazas a China) en vez de liderar actividades colaborativas ante la pandemia, así como de tolerar a los grandes narcotraficantes que están en su territorio. Lo más virulento fue comparar sus centros de detención de inmigrantes con campos de concentración nazi. Este es un mensaje directo a la Oficina Oval y al Departamento de Estado de los EE.UU. que al mismo tiempo impacta en fuerzas internas anti dictadura cuya estrategia podría haber estado dependiendo más de presiones externas y no de organizar una reactivación de la resistencia no violenta de la ciudadanía. Espero que los analistas políticos nos ofrezcan una visión más integral y acertada, pues sabrán “diseccionar” con más propiedad esta comparecencia del tirano que, por cierto, pese al maquillaje, pareció vigoroso y estaba tranquilo.

DÍA MUNDIAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA

El domingo 3 de mayo se conmemoró el Día Mundial de la Libertad de Prensa. En Nicaragua muchos periodistas y comunicadores sociales podemos informar y opinar en las redes sociales, cibermedios y otros medios de comunicación, pero eso no significa que haya libertad de prensa, debido a la represión de la dictadura que no solo asesinó a un periodista en abril del 2018 sino que secuestró, judicializó, hirió y golpeó a varios, quemó, destruyó y confiscó medios de comunicación, robó y quebró equipos como cámaras de TV y fotográficas así como celulares, forzó el exilio de unos 90 hombres y mujeres de prensa, en los medios oficialistas ha impulsado campañas de denigración y de odio y continúa amenazando y hostigando a otros. Decenas de pequeños medios han cerrado y también uno grande, El Nuevo Diario, que sucumbió a los intereses políticos y económicos de la burguesía financiera dueña del Banpro. Hay quienes reducen esto al ámbito de los periodistas, cuando en realidad afecta a toda la sociedad en la medida que estas restricciones impiden comunicar información que puede ser importante para que la ciudadanía sepa lo que ocurre, se forme criterios y de acuerdo a ellos tome decisiones y participe y tenga un protagonismo para intentar transformar su entorno. Así que este domingo no es para celebrar sino para afilar nuestros lápices, afinar la puntería para organizar cada día una agenda informativa pertinente y ajustarnos de la manera más disciplinada y rigurosa al profesionalismo y la ética periodística.

PRETENDIÓ SER ANALISTA OBJETIVO Y NO ES MÁS QUE UN AGENTE DE LA DICTADURA

Cairo Amador pasó muchos años tratando de navegar en las aguas de la objetividad del análisis político, pero en realidad cumplía discretamente una labor de agente del orteguismo. Esto comenzó a hacerse más evidente cuando con entusiasmo leía e interpretaba los resultados de encuestas supuestamente verdaderas con resultados favorables al régimen. La careta terminó de caer al integrar la llamada "Comisión de la Verdad" que hipócritamente creó el gobierno para "esclarecer" los asesinatos que cometieron a partir del estallido social del 2018. Resultó una comisión encubridora de la matanza. Así, sus integrantes llenaron de sangre sus manos. Ahora no hay disfraz ni careta ni disimulo y Amador se lanza abiertamente en contra de las organizaciones azul y blanco acusándolas de intentar crear pánico en la población ante el COVID-19, en vez de señalar la criminal irresponsabilidad de la tiranía de desoír las recomendaciones técnicas de la OMS y, por el contrario, organiza, promueve y patrocina una diversidad de actividades grupales en playas, plazas, mercados, instalaciones deportivas, etc., invitando de esta manera a que la población se contagie y exponga su vida.

EL PERIODISMO INDEPENDIENTE Y LAS FALSAS NOTICIAS DE LA DICTADURA
Mediante sus adeptos la dictadura crea falsas noticias en su propia contra para que periodistas independientes las tomen y difundan y luego aparezcan los involucrados negando esos hechos, por ejemplo, la policía que en un video simula síntomas de coronavirus y despotrica contra sus jefes, y posteriormente lo desmiente todo, dejando “colgados” a quienes difundieron la primera versión, quedando así afectada su credibilidad pues aparecen como mentirosos, irresponsables, como que inventaron la noticia. Esto es aleccionador para todos nosotros hombres y mujeres de prensa que, hoy más que nunca, conscientes de que la tiranía tiende trampas directas o sofisticadas para desacreditarnos y destruir nuestra credibilidad, debemos apegarnos a lo que ya sabemos, a la ética que nos enseñaron en nuestros hogares, a la ética profesional auto aprendida en la lectura o en la universidad y en los códigos de ética del periodismo, para constatar antes de publicar, para verificar exhaustivamente los hechos y las fuentes, para tener siempre dos o más personas que confirmen lo que nos ocupa, para no irnos de boca, para que no nos tienten las ganas de ser los primeros en dar la noticia, para que no seamos atrapados por el anzuelo envenenado de la primicia. Está bien denunciar a la dictadura por sus perversas campañas contra los medios y periodistas independientes, pero está en nuestras manos librarnos de estas peligrosas triquiñuelas siendo profesionales, muy rigurosos, estrictamente apegados a la ética, y humanistas. Somos una incómoda espina para la tiranía, por eso ya nos asesinó a un colega, varios fueron secuestrados y judicializados, quemó, destruyó y confiscó medios de comunicación, hirió y golpeó a colegas, a otros les robó o quebró sus equipos (cámaras de televisión o fotografía y teléfonos celulares), y hay quienes son víctimas de amenazas, persecución, acoso y hostigamiento, también mandó al exilio a unos 90 comunicadores. Nos lanzan campañas de odio desde medios de comunicación oficialistas. Somos un blanco, un objetivo, el régimen nos quiere destruir, pero comportándonos a la altura de la ciudadanía más luchadora y sufrida por la represión, hemos mantenido inalterable nuestra resistencia pacífica contra los déspotas denunciando sus atrocidades y comunicando las acciones de resistencia no violenta de la población. Nuestra bandera, la bandera de la verdad, debe prevalecer, junto a la bandera de Nicaragua que tanto amamos. Las seguiremos sosteniendo incluso más allá del inevitable y grandioso día de la libertad.

OPCIÓN ELECTORAL NO PARECE VIABLE

Está bien pretender elecciones libres pues es el método por excelencia para dirimir las diferencias políticas y tomar el poder. Pero el sistema electoral está podrido, por lo que requiere reformas profundas a las que la dictadura se niega porque en comicios honestos, perdería, y no quiere dejar el poder. La única manera de que acepte sería por una fuerte presión popular. Parecería que está claro entonces qué es lo que hay que hacer: organizar, organizar y organizar la reactivación de la resistencia pacífica de la ciudadanía aún con represión armada y con COVID-19.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa