Duyerling Ríos / Onda Local

Promueven campaña para romper el miedo

Compartir:

En Nicaragua hay miedo, no sólo por la inseguridad que se vive en las calles a vista y paciencia de la policía, y en muchos casos, generada por la misma institución. Situaciones como la violencia sistemática que viven las mujeres día a día, la tensión que se vive en el campo por los asesinatos a campesinos; secuestros, personas desaparecidas, la represión, el acoso. No olvidemos los más de 328 asesinados durante la protesta a partir de abril 2018. Lo anterior son suficientes argumentos para hablar de miedo. Pero en la vida cotidiana de las y los nicaragüenses otros miedos apenas afloran.  

Madre: Maykol, Maykol. Amor vení ve. Amor, de quién es esta bolsa, es que ya tenés novia y no me has dicho. 

Maykol: No, es de la Pancha, acaba de venir.

Madre: Pero si esa mujer tiene mil años de no venir a esta casa.

Maykol: Noo, ya vino, regresó del país y la dejó afuera, entonces yo la metí, preste, se la voy a llevar.

Madre: Estás loco, yo una sierva del señor, voy a dejar que mi hijo, un futuro profeta, toqué esa cartera, están locos.

En la escena, Maykol le confiesa a su madre que es una mujer trans. La obra se llama “Lo que dicen que dijeron”, producida por la Colectiva Casa de los Colores de León. Refleja en diversas escenas situaciones de la vida cotidiana donde los fundamentalismos religiosos se inmiscuyen en la sexualidad de las personas.

La obra teatral fue la apertura del lanzamiento de la campaña de comunicación “Es mejor vivir sin miedo”, impulsada por el Programa Feminista La Corriente, el pasado 24 de enero de 2020. La campaña pretende promover el debate y la reflexión acerca de las causas que llevan a discriminar a personas homosexuales, lesbianas, bisexuales y trans. 

“Somos cuerpo, cultura, una cultura que no nos ayuda a ser más libre…que nos norma, que nos dice cómo tenemos que ser. Por eso no sabemos en realidad quiénes somos y por eso siempre vamos a mentirnos y engañar a los otros cuando decimos yo soy, porque no sabemos dónde empieza y dónde termina el deseo propio, la idea propia y los mandatos”, dice María Teresa Blandón, feminista y directora del Programa Feminista La Corriente.

Blandón explica que en la sociedad hay una idea generalizada de que los hombres son los poseedores del deseo y que ese deseo es un deseo incontrolable. “Esta sociedad cree firmemente que los hombres tienen una sexualidad depredadora, de ahí es donde salen todas estas ideas de “te violé, te acosé, porque vos me provocaste”. De ahí también surge la homofobia.

Para Marvin Mayorga, defensor de derechos humanos de la comunidad LGBTIQ, hay una deuda en relación a la educación sexual en el país. Los mitos que hay alrededor de la menstruación, la masturbación, el deseo, el amor, la pasión, sirven como base para campañas provida. Por eso cree que la campaña “Es mejor vivir sin miedo”, permitirá a la gente hablar de temas tabú. “Necesitamos responsabilidad en la educación sexual, que se retome una discusión del Código de la Familia para incluir a las familias diversas dentro de las políticas de inclusión que en Nicaragua no las tenemos”.  

Disputa de significados 

En la actualidad hay una disputa por los significados que tenemos acerca del cuerpo y la sexualidad. María Teresa Blandón refiere que en esa disputa por los significados aparecen los promotores de la campaña “contra la ideología de género” hacia quienes están resignificando el cuerpo, la sexualidad, la maternidad y denunciando la violencia.  Agrega que lo que ocurre es un conflicto de poder. “Hay unos grupos que quieren tener un poder normativo sobre los cuerpos, sobre la sexualidad, sobre los significados de la reproducción, sobre las nociones de amor, familia, e incluso tan grave como el de la propia violencia  y que son reactivos, son grupos que quieren tener el statu quo de los significados patriarcales que han predominado en nuestra cultura, quieren mantener sus sistemas de privilegios, y quieren contener los avances que la mayoría de las mujeres y los hombres hemos logrado en materia de reconocimiento de derechos”.

Las campañas sexistas y antifeministas tienen consecuencias en cómo se percibe así mismo la gente, señala Blandón:

En el contexto actual cobra sentido el tema de vivir sin miedo, refiere el equipo de la campaña “Es mejor vivir sin miedo”. “Ahora hay que entender que todos los sistemas autoritarios los públicos y los privados funcionan imponiendo el miedo a los grupos y a los cuerpos que tienen menos poder. Entonces poder enfrentar el miedo, poder gestionar el miedo, poder contestarle a quiénes nos quieren someter por miedo, es un punto de partida necesario. No sólo para enfrentar las dictaduras públicas sino las dictaduras que aperan en el ámbito cotidiano".

Esas dictaduras cotidianas que funcionan en los ámbitos de socialización como la familia, los amigos, las iglesias, la calles se naturalizan con facilidad. “En la propia calle donde cualquiera se siente con el derecho de agredirte porque sos mujer, porque sos lesbiana, porque sos trans, a esas dictaduras cotidianas también interpela la campaña”, expresa Blandón.  

Marvin Mayorga espera que haya una agenda de país inclusiva y participativa, porque nunca ha existido. “Que la iglesia se de cuenta que nosotras y nosotros tenemos derechos que ellos no han reconocido y me parece que tiene que dar un salto de apertura”, comenta Mayorga.

Por su parte, María Teresa manifestó que si realmente se pretende avanzar hacia la democracia no puede haber exclusión para nadie. “La educación sexual, la maternidad voluntaria, la despenalización del aborto terapéutico, el respecto de las personas gay, lesbianas, trans forman parte de las demandas que tenemos, las organizaciones feministas, las organizaciones LGBTI”.

Porque si duda, Es mejor vivir sin miedo.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa