Julissa Berrios / Onda Local

AMS considera necesarias las reformas para desmontar la dictadura

Compartir:

La Articulación de Movimientos Sociales “AMS”, esta mañana demandó a las autoridades nacionales el consenso de reformas electorales que contribuyan a la reconstrucción del Estado y erradicar las existentes políticas bipartidistas, que han centralizado el poder, creado partidos corruptos y han afectado al sistema democrático, económico y social del país.

Las reformas que urgen para desmontar la actual dictadura son la no reelección presidencial; elecciones simultáneas en todos los niveles “Nacionales, Regionales y Municipales”; el voto con igual valor en cualquier país; la reestructuración, descentralización y despartidización de toda la estructura electoral; la reforma a la Ley de Partidos que permita la creación de nuevos partidos y alianzas.

Asimismo,  la consulta con la Costa Caribe, garantizando que cualquier reforma respete su gobernanza y la autonomía de sus comunidades; y garantizar el voto en el exterior para las y los nicaragüenses.

El posicionamiento de la AMS ante la situación política nacional, reconoce y declara que el pueblo nicaragüense continúa a la cabeza de la actual resistencia que sostienen distintas organizaciones de la sociedad civil del país.

Reafirma que su naturaleza continúa siendo autónoma, descartando una posible transformación política o partidaria, y afirma que su objetivo es establecerse como un movimiento social que aporte a la reconstrucción del sistema democrático de Nicaragua.

La Articulación de Movimientos Sociales reiteró a la vez, su respaldo hacia las organizaciones y grupos sociales que continúan buscando la restauración de los derechos, la justicia y la verdad por los crímenes de lesa humanidad que ha cometido el gobierno.

En dicha organización converge un grupo de ciudadanas y ciudadanos que conforman más de 50 expresiones colectivas aglutinadas y es parte de la Unidad Nacional Azul y Blanco “UNAB”; mantiene su exigencia al gobierno de ceder en el desarrollo de unas elecciones adelantadas libres y transparentes; la libertad para las presas y presos políticos; el retorno seguro de los 80 mil ciudadanas y ciudadanos exiliados; la desmovilización y desarme de fuerzas paraestatales; la devolución de personerías jurídicas y bienes confiscados a organizaciones defensoras de derechos humanos y medios de comunicación; el reingreso de comités internacionales que observan la situación del país como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “CIDH” y La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos “OACNUDH”

La AMS reiteró su compromiso con el pueblo de Nicaragua para lograr los objetivos de resistencia activa que surgió por la crisis social desde abril de 2018, exigir los derechos que han sido negados por el régimen y de contribuir hasta el final de la restauración de todos los sistemas del país.

Suscríbete a nuestras noticias

Ingresa